Saltar Navegación
> noticias > 2018 > 09 > 21 > la-prueba-de-aptitud...

La Prueba de Aptitud Académica de la UCR promueve la equidad

La institución trabaja cada año en mejoras al instrumento y llega a más localidades para su aplicación
21 sep 2018
La aplicación de la Prueba de Aptitud Académica (PAA) requiere de una gran logística en todo el …
La aplicación de la Prueba de Aptitud Académica (PAA) requiere de una gran logística en todo el país, donde se utilizan principalmente los colegios para reunir a los estudiantes que desean realizar esta evaluación. Foto: Laura Rodríguez Rodríguez.

Un total de 59 911 estudiantes de todo el país realizan durante setiembre y octubre la Prueba de Aptitud Académica (PAA) para ingresar a la Universidad de Costa Rica (UCR) y la Universidad Nacional (UNA).

La evaluación consta de 75 preguntas, 44 de las cuales están planteadas en contextos verbales y las otras 31 de contextos matemáticos. La totalidad de los ítems deben responderse en un tiempo máximo de 3 horas sin usar calculadora.

Cada año la institución realiza diversos esfuerzos para garantizar una mayor equidad en torno a la construcción y aplicación de la PAA, popularmente conocida como examen de admisión.

Según Guarner Rojas, coordinador académico de la PAA en el Instituto de Investigaciones Psicológicas (IIP) de la UCR, lejos de analizar conocimientos específicos en matemática y español, la prueba evalúa el razonamiento integral del estudiante.

Desde el 2015, las preguntas aparecen intercaladas a fin de transmitir una visión de mayor unidad en la evaluación y así, eliminar la perspectiva de que existen dos bloques temáticos separados.

“Los contextos no tienen nada que ver en la medición, podrían ser un contexto verbal, matemático, espacial o numérico, el objetivo es medir el razonamiento independientemente del contexto al que se enfrenta” enfatizó Rojas.

CONSULTE: Proceso de admisión de la UCR

El académico afirma que esta modificación en el instrumento de la PAA, ha favorecido la equidad entre la población, al disminuir las diferencias de ingreso respecto a género, colegio o regiones de procedencia.

Las diferencias se vuelven casi cero independientemente de que uno sea hombre o mujer, venga de un colegio público o privado y este año hemos depurado el proceso final de la prueba en esta perspectiva integral” explicó el experto.

Rojas afirmó que el proceso de elaboración del instrumento es muy riguroso, se extienden durante poco más de un año e involucra una detallada revisión de los ítems por parte de personal institucional y de investigadores externos que apoyan el proceso.

El criterio de los profesionales externos permite garantizar que las preguntas planteen situaciones cercanas a la realidad de los estudiantes, a fin de facilitar su comprensión durante la aplicación de la prueba.

“La intención es generar un diseño más universal que aunque yo no tenga la formación que tuvo otro, por lo menos pueda tener acceso a la pregunta y responderla con mis habilidades y bagaje general” enfatizó Rojas.

Mayor equidad

Además de los ajustes que año con año se hacen a la Prueba de Aptitud Académica, la UCR se ha preocupado también por hacer la aplicación de este instrumento una actividad cada vez más equitativa, brindándole a los estudiantes de todo el país mayores oportunidades de realizar este examen, en el lugar y las condiciones más adecuadas.

Es así como se observa un crecimiento en el número de sedes de aplicación, las cuales para el presente año son 254, en todo el territorio nacional, lo que implica además la movilización de cientos de aplicadores universitarios.

“El esfuerzo institucional relacionado con viabilizar 254 sedes de aplicación, implica el desplazamiento de un ‘hormiguero’ de universitarias y universitarios comprometidos y comprometidas, con un enorme entusiasmo y con una carga de responsabilidad muy alta, desde la fiabilidad del proceso que se sustenta, en primera instancia, en la materia de equidad, que permea todo el quehacer de vida estudiantil”, expresó Ruth De la Asunción Romero, Vicerrectora de Vida Estudiantil.

Estas sedes de aplicación se distribuyen por todo el país, incluso en lugares de difícil acceso, donde la Universidad de Costa Rica desplaza a sus equipos humanos para que estudiantes de diferentes zonas tengan la posibilidad de realizar su prueba de admisión.

De la Asunción explicó que incluso se debe notificar a la policía de fronteras para que se permita el paso de universitarios que van a aplicar la prueba. O se gestiona en pueblos y territorios indígenas para que los alumnos puedan desplazarse a zonas más cercanas, pagándoles el traslado, la alimentación y el costo por pernoctar en una zona distinta a la de su habitación, dado que ellos mismos no pueden asumir estos costos. Se da incluso el caso de personas a las que se les realiza el examen de admisión en su propia casa de habitación por problemas de enfermedad o de desplazamiento que muestran los estudiantes.

Otro aspecto que, a criterio de la Vicerrectora de Vida Estudiantil, favorece una mayor equidad en la aplicación de la prueba de aptitud académica es la implementación de igualdad de condiciones en las que se aplica la prueba, brindando espacios adecuados y en condiciones similares, a todos los estudiantes, en todo el territorio nacional. Por ello, De la Asunción dice que la selección de los centros educativos que pueden fungir como sedes, también es un proceso muy meticuloso.

En ese sentido, las adecuaciones juegan un papel muy importante,  pues se deben brindar condiciones especiales para los estudiantes que las requieren. Para ello, cada año se reúne personal especializado, en materia de discapacidad, de las cinco universidades públicas y se analizan, una a una, las más de 1 500 solicitudes que se reciben para determinar las condiciones que necesitan cada una de estas personas.

Las exoneraciones del pago de la inscripción para realizar la prueba de aptitud académica es otra de las medidas con las que la UCR busca mayor equidad  entre los estudiantes, de modo que este cobro no sea una limitante para realizar la prueba.

Para el año 2018, el paquete de inscripción tuvo un costo de ¢6.600, monto que muchos estudiantes no pueden asumir, por lo que la Institución no se los cobra. Estas exoneraciones han venido creciendo pues, por ejemplo, en el 2004 beneficiaron a 4 609 estudiantes, mientras que para el presente año fueron exonerados de ese pago 21 303 alumnos.

Admisión diferida

Desde hace cuatro años la Universidad de Costa Rica también se ha dado a la tarea de asignar cupos a estudiantes de colegios públicos que resultan entre los menos representativos, una vez que se concluye la etapa de aplicación de la prueba de aptitud académica.

Es así como mediante  el sistema de Admisión Diferida para promover la Equidad cada año tienen posibilidad de ingresar a la Institución más de 500 alumnos, que inicialmente no fueron admitidos, pero que tuvieron una segunda oportunidad de concursar para ingresar a la carrera de su preferencia.

De esta manera, y con un instrumento de aptitud académica más inclusivo, en la UCR cada año se incrementan las condiciones de equidad para que casi 60 000 estudiantes, que participan para ingresar a la Institución, tengan la oportunidad de realizar su proceso de admisión en las  condiciones más adecuadas.

 

Luis Fernando Vargas Vega
Periodista, Oficina de Divulgación e Información
luis.vaalysrgasvega@ucr.cnlyac.cr

Nidia Burgos Quirós
Periodista, Oficina de Divulgación e Información
nidia.aikkburgos@ucr.mkbhac.cr
Etiquetas: admision, ucr, .
Regresar Arriba