Saltar Navegación

Isla del Coco, el tesoro es la isla

20 abr 2007
Jóvenes viendo afiches en exposición
Este viernes 20 de abril, de 8 a.m. a 5 p.m., habrá exposición de fotografías submarinas y afiches de la Isla del Coco en el auditorio de la Ciudad de la Investigación.

Muchas expediciones científicas han visitado la Isla del Coco desde el siglo XIX. Producto de estos estudios sabemos que se trata de un punto caliente de diversidad terrestre, pero especialmente la biodiversidad marina. Esta riqueza biológica aunada a la belleza escénica de esta isla un verdadero tesoro.

Así se expresó el Dr. Jorge Cortés, de la Escuela de Biología y del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (CIMAR), de la Universidad de Costa Rica, en una conferencia que brindó con motivo de una exposición de fotografía submarina, afiches y charlas informativas sobre el mundo submarino del Parque Nacional Isla del Coco, patrocinada por el Área de Conservación Marina Isla del Coco y la Fundación MarViva.

El científico rememoró que dicha Isla, a más de 500 kilómetros de la costa de Golfito, fue descubierta por Joan Cabecas en 1526.

Durante los siglos XVII y XVIII fue guarida de piratas y existen leyendas de dos grandes tesoros enterrados allí.

Ya en los siglos XIX y principios del XX, fue parada obligatoria de los barcos balleneros, menciona Cortés, quien agrega que el 15 de setiembre de 1869 Costa Rica toma posesión de este territorio, que fungió como presidio entre 1872 y 1874, pero por el costo de ir hasta allá, fue abandonado.

A partir de 1897 y hasta 1932, vivió el alemán August Gissler, nombrado gobernador de la Isla del Coco.

En 1978, durante la administración del Dr. Rodrigo Carazo Odio, fue declarada Isla como Parque Nacional, lo cual fue muy importante porque con esta declaratoria Costa Rica tiene derecho a 200 millas de mar alrededor de la Isla, lo que resulta en un área marina nacional enorme.

En 1991 la isla es declarada un humedal de importancia internacional, dentro de la Convención de Humedales RAMSAR.

Pero, sin duda lo principal se dio en 1997, en que fue designada por la UNESCO como Patrimonio Natural de la Humanidad. Lo significativo de esta declaratoria, dice Cortés, es el reconocimiento de esta isla como Tesoro biológico, en el Océano Pacífico.

Luis Fernando Cordero Mora.
Periodista Oficina de Divulgación e Información
lfcozhcqrder  @cariarilpmd.ucr.ac.cr

Comentarios:

0
    Utilizar cuenta UCR
    *

    Artículos Similares:

    Regresar Arriba