Saltar Navegación
Resultados de las pruebas de monitoreo del dominio de idiomas de la UCR donadas al MEP

Mayoría de estudiantes de último año de colegio presentan un dominio de principiante en inglés

Evaluaciones son de A1 y A2 (principiante y dominio básico) en todas las destrezas evaluadas
12 dic 2023Sociedad

Trece estudiantes de espaldas a la cámara y de frente a su respectiva computadora haciendo un …

Todas las pruebas de monitoreo de la UCR donadas al MEP fueron aplicadas mediante computadora y no requirieron la impresión de ningún material. Foto con fines ilustrativos cortesía de PELEx.

La Universidad de Costa Rica (UCR) aplicó un total de 5 625 pruebas de inglés a estudiantes de undécimo y duodécimo año de todo el país, este grupo contó con un reforzamiento de este idioma en sus colegios, ya sea porque pertenecen a un colegio técnico profesional con componente bilingüe, a un colegio experimental bilingüe, a una sección bilingüe de un colegio académico, o forman parte de un Taller de Inglés para la Conversación (INCO).

Según el perfil de salida establecido por el Ministerio de Educación Pública (MEP) para estas modalidades, los estudiantes deben alcanzar, como mínimo, el rango B2 para liceos y secciones bilingües y B1 para colegios, según el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCERL). Este nivel es el que, usualmente, demandan las empresas para contratar personal que no requiere un dominio experto o avanzado de la lengua. Sin embargo, en la más reciente evaluación de la UCR, la mayoría de los estudiantes no alcanzó esa meta.

Por ejemplo, en comprensión de escucha, más del 70 % se ubicó entre las bandas A1 (principiante) y A2 (dominio básico), mientras que solo el 16.8 % logró el nivel B1 (preintermedio), aún insuficiente para alcanzar la meta mínima.

Gráfico con porcentajes de comprensión de escucha de los undécimos y duodécimos años

Los resultados no son mejores en comprensión de lectura. En ese apartado, cerca del 80 % se concentró en los niveles A1 (principiante) y A2 (dominio básico), mientras que solo el 11.5 % se ubicó en el rango B1 (preintermedio). Nuevamente, no se alcanzó la meta mínima.

Gráfico con porcentajes de comprensión de lectura de undécimos y duodécimos años

El mejor desempeño de la población evaluada fue en la habilidad de producción oral, donde el 40.5 % logró ubicarse en la banda A2 (dominio básico), mientras que el 23.4 % lo hizo en la B1 (preintermedio). Sin embargo, el 19.4 % no logró superar la banda A1 (principiante). Tan solo el 8.3 % del total alcanzó la banda B2 (intermedio), mientras que es preocupante que el 6.4 % se ubique en el rango Pre-A1, tomando en consideración que ya está terminando su educación secundaria y pertenece a un colegio en el que, se supone, recibió un reforzamiento de esta lengua.

Gráfico con porcentajes de producción oral en inglés de undécimos y duodécimos años

Walter Araya Garita, coordinador del Programa de Evaluación en Lenguas Extranjeras (PELEx), destacó que la producción oral en Secundaria se evaluó por medio del uso de inteligencia artificial. “Esto la convierte en el primer ejercicio de este tipo en el país y marca un antes y un después en la evaluación estandarizada para el sistema educativo costarricense”, apuntó.

En esta destreza, si bien los resultados muestran una mejoría en comparación con las habilidades receptivas (comprensión lectora y comprensión de escucha), sigue sin alcanzarse la meta mínima establecida en el perfil de salida. Por ejemplo, poco más del 40 % de las personas se ubicaron en la banda A2 (dominio básico).

El mejor desempeño en producción oral lo obtuvieron estudiantes procedentes de colegios experimentales bilingües, con un 31.2 % que logró ubicarse en la banda B1 (preintermedio), seguidos de cerca por representantes de colegios con secciones bilingües, con 29 %. Mientras tanto, los colegios técnicos profesionales mostraron el desempeño más bajo, ya que casi una cuarta parte (24.8 %) de ellos obtuvo un resultado de A1 (principiante).

Estas pruebas forman parte de una donación que le realizó la UCR al MEP, la cual también incluye a estudiantes de noveno año y de primaria. Asimismo, se realizaron pruebas en los idiomas de francés e italiano.

Los resultados de las pruebas de inglés que se aplicaron a estudiantes de noveno año no distan mucho de los alcanzados por sus pares de último año de secundaria. Por ejemplo, más de la mitad se ubicó en la banda A1 (principiante), mientras que el 27.2 % lo hizo en la banda A2 (dominio básico) en lo referente a comprensión de escucha. Tan solo el 8.9 % alcanzó la banda B1 (preintermedio). Estos resultados son muy similares para la competencia de comprensión de lectura para esta población.

En cuanto a la producción oral se reporta una leve mejoría, ya que el 33.4 % de quienes aplicaron la prueba se ubicó en la banda A1 (principiante), mientras que el 39.7 % lo hizo en la banda A2 (dominio básico) y el 13.8 % en la banda B1 (preintermedio). La banda esperada para esta población es B1.

Por su parte, la población de primaria que realizó la prueba también se concentra en las bandas A1 (principiante) y A2 (dominio básico) tanto en comprensión de escucha como en comprensión de lectura. En lo referente a la producción oral, la inmensa mayoría (casi el 70 %) se ubicó en el rango A1 (principiante), mientras que el porcentaje restante se distribuyó entre las bandas Pre-A1 y A2 (dominio básico).

Los resultados escolares son más deficientes en la habilidad de la producción escrita, donde el 66.4 % se ubicó en la banda Pre-A1, mientras que el 20.4 % tan solo pudo alcanzar el nivel A1 (principiante).

Allen Quesada Pacheco, director de la Escuela de Lenguas Modernas, resaltó que estos resultados hay que analizarlos con mucha cautela y a la luz de los contextos, de los recursos con los que cuenta el personal docente, de la infraestructura y del acompañamiento desde las asesorías regionales y nacionales, con la finalidad de facilitar una mediación pedagógica en el aula más pertinente para cada realidad.

“Considero que estos datos le permitirán al MEP reflexionar desde las asesorías nacionales y la Dirección Curricular y hacer esfuerzos para mejorar, tanto en los recursos tecnológicos y didácticos como en los acompañamientos diferenciados a las diferentes modalidades, además de tomar decisiones y hacer los ajustes necesarios en términos de currículo y acompañamientos”, subrayó Quesada.

Un poco mejor en francés

La prueba de francés fue aplicada a 3 963 estudiantes de todo el país y comprendió dos destrezas receptivas: comprensión escrita y comprensión oral. Al igual que la prueba de inglés, en la de francés participaron estudiantes de noveno y undécimo año de secundaria.

La mayoría de pruebas se aplicaron a estudiantes de noveno año (76.2 %). De ese total, en comprensión de escucha, el 58.3 % se ubicó en la banda A2 (dominio básico), mientras que el 34.4 % lo hizo en la banda B1 (preintermedio).

Gráfico con porcentajes de comprensión de escucha en francés de los novenos años

Estos resultados son similares a los de la habilidad de comprensión de lectura, donde el 62 % de estudiantes logró ubicarse en la banda A2 (dominio básico), mientras que el 27.6 % lo hizo en la banda B1 (preintermedio).

Por su parte, el 23.8 % del grupo evaluado en francés cursaba el undécimo año (943 estudiantes). De ese grupo, en comprensión de escucha, el 48.9 % su ubicó en la banda B1 (preintermedio), mientras que el segundo grupo más grande se ubicó en la banda A2 (dominio básico).

Para la destreza de comprensión de lectura, la mayoría de estudiantes volvieron a ubicarse en las bandas A2 (dominio básico) y B1 (preintermedio), con porcentajes de 44.9 % y 44.7 %, respectivamente. Tan solo el 6.3 % logró avanzar hasta la banda B2 (intermedio).

Gráfico con porcentajes de comprensión de lectura de francés de undécimos años

De acuerdo con el equipo investigador, se observa una mejora en el desempeño de las personas a través de los años. A pesar de que la diferencia de los resultados entre novenos y undécimos años no es significativa, sí se percibe un mejor desempeño por quienes están a punto de egresar del colegio, tanto en la destreza de comprensión oral como en la de comprensión escrita.

El italiano, levemente mejor

En el caso del idioma italiano, se evaluó las destrezas de comprensión de escucha y de lectura. Su aplicación se concentró en dos instituciones con un total de 61 pruebas efectivas.

En comprensión de escucha, poco más de la mitad de estudiantes se ubicaron en la banda A2 (dominio básico) con un 55.7 %, mientras que el 24.6 % alcanzó el rango B1 (preintermedio). Llama la atención que casi el 20 % del grupo evaluado se haya ubicado en el rango A1 (principiante).

El desempeño del grupo evaluado mostró una mejoría en la destreza de comprensión lectora porque casi 7 de cada 10 personas se ubicaron en el nivel B1 (preintermedio), mientras que el 24.6 % se concentró en el rango A2 (dominio básico).

___________________________

Estos hallazgos obtenidos durante el 2023 son el resultado de la aplicación de un total de 20 152 pruebas en tres idiomas: inglés, francés e italiano, las cuales fueron realizadas en computador y con inteligencia artificial. En el idioma inglés se evaluaron 7 830 personas en secundaria y 8 298 en primaria. Para ambas poblaciones se utilizaron pruebas para las habilidades receptivas y una prueba oral con inteligencia artificial; para primaria, además de las 3 destrezas antes mencionadas, se evaluó también producción escrita. Por su parte, en francés se evaluaron 3 963 estudiantes, mientras que, en italiano, se evaluó un total de 61 personas. En estas últimas dos lenguas, se evaluaron únicamente las habilidades de comprensión escrita y comprensión oral.

Walter Araya Garita, coordinador del Programa de Evaluación en Lenguas Extranjeras (PELEx):

Los resultados de este ejercicio de monitoreo hay que analizarlos desde tres aristas diferentes:

1. En los idiomas de francés e italiano encontramos un desempeño esperanzador después de que los estudiantes vienen saliendo de años de mediación difícil, principalmente por todo lo que sucedió a raíz de la pandemia. En este caso tenemos resultados que demuestran que los muchachos tienen desempeños en las destrezas receptivas en una banda intermedia como lo es la B1 y que, con un poquito más de esfuerzo, podrían llegar a la banda B2.

2. Lo que sucede en primaria es muy interesante porque este ejercicio se ha repetido durante tres años en las mismas escuelas que el Ministerio de Educación ha escogido para hacer este ejercicio de evaluación, entonces se está creando una cultura evaluativa, y en las destrezas receptivas que ya se han evaluado anteriormente los resultados son bastante positivos, con desempeños que ubican a casi la mitad de los estudiantes en la banda A2.

3. En el caso de los colegios, nos preocupa bastante ver un estancamiento e, inclusive, un retroceso. Esperábamos mejores resultados porque el programa para los liceos experimentales bilingües y las secciones bilingües están para que tengan un desempeño de B2 que no se logra en estas poblaciones, en ninguna de las tres destrezas evaluadas: comprensión de lectura, comprensión auditiva y producción oral. Hay un grupo de estudiantes que llega a esa banda, pero es un grupo muy pequeño. Resaltan algunos colegios donde el desempeño es bastante pobre. El MEP debería ponerles especial atención a estos casos específicos.

 

Fernando Montero Bolaños
Fernando Montero Bolaños
Periodista, Oficina de Comunicación Institucional
fernando.moydvinterobolanos  @ucrhkgi.ac.cr

Comentarios:

0
    Utilizar cuenta UCR
    *

    Artículos Similares:

    Regresar Arriba