Saltar Navegación
El contexto de la actual pandemia ha obligado a empresas, instituciones públicas y al sistema …
Principal razón de la desconexión a Internet en hogares costarricenses se debe al analfabetismo digital
El contexto de la actual pandemia ha obligado a empresas, instituciones públicas y al sistema educativo en general a digitalizarse y acoplarse a las actuales demandas tecnológicas y de acceso a Internet.  Foto: Laura Rodríguez Rodríguez.
inicio > noticias > 2020 > 12 > 04 > principal-razon-de-l...
Datos arrojados por el “Informe Hacia la Sociedad de la Información y el Conocimiento 2020”, señalan que Costa Rica ha avanzado en cuanto a conexión a Internet en los hogares, pero hay brechas importantes en la calidad y acceso con dispositivos tecnológicos.
4 dic 2020Ciencia y Tecnología

Dentro de los índices internacionales, que miden temas de digitalización en los países, Costa Rica se ha ubicado en los primeros lugares. Usualmente, en la tercera o cuarta posición. Esto se debe, entre otros factores, al considerable nivel de penetración del Internet en hogares y diversas zonas del país.

No obstante, y de acuerdo con el Informe Hacia la Sociedad de la Información y el Conocimiento 2020, a pesar del gran incremento de hogares conectados, existen actualmente 218 mil hogares desconectados, según datos de la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) 2019. 

La investigación se basa en múltiples estudios a nivel nacional e internacional relacionados con el papel de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) y las Telecomunicaciones en las sociedades. Uno de ellos, es la ENAHO realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). 

Del total de hogares desconectados, más del 50% se encuentra en esta condición debido a la analfabetización digital. Es decir, personas que no tienen conocimientos sobre cómo utilizar las herramientas tecnológicas. Mientras que un porcentaje del 38% se debe al poco acceso por condición económica. 

De acuerdo con el investigador del Prosic, Alejandro Amador, parte del trabajo estadístico que realizaron para dicho Informe, abarcó el impacto de distintas variables socioeconómicas que inciden en la probabilidad de que un hogar acceda a Internet. Algunas de estas contemplan los ingresos económicos, si es un hogar con jefatura femenina, cuántos adultos mayores habitan, el nivel educativo, entre otros. 

DESCUBRA MÁS EN: www.prosic.ucr.ac.cr

Sobre esta última, se logró determinar que un hogar con personas que asisten al sistema educativo tiene tres veces más probabilidad de contar con una computadora, teléfono móvil e Internet, que uno en el que las personas no reciban educación de ningún tipo.  

Según Amador, la herramienta más poderosa que tiene Costa Rica para combatir el fenómeno del analfabetismo tecnológico es la educación, ya que esta promueve el uso y acceso a Internet y recursos digitales. 

“Hay una deuda enorme que se tiene con los adultos mayores, en 10 años no hemos logrado hacer nada eficiente para reducir esta brecha. Los hogares en zona rural y con menos ingresos son los mayormente afectados”, subrayó el investigador y economista.

Asimismo, otra brecha considerable en el país tiene que ver con la calidad del servicio y al tipo de dispositivos desde los cuales se accede. Con base en los datos de la ENAHO, el Informe enfatiza en el tipo de dispositivos desde los cuales la población se conecta a Internet. 

Dos terceras partes de los hogares en zonas rurales acceden al servicio a través de dispositivos móviles como el teléfono celular, mientras que solo una tercera parte de hogares en zona urbana lo hace por esta misma vía.

Uno de los principales retos de la telefonía móvil, según indica el investigador, tiene que ver con el límite de descarga de datos para acceder al servicio. Situación que perjudica principalmente a quienes dependen de estos dispositivos para su educación o trabajo durante la pandemia. 

“Si dividimos a la población por su nivel de ingreso en quintiles (cinco grupos en los que cada uno posee el 20% del total de habitantes), donde el primero es el más pobre y el quinto, el más rico: el primero cuenta con un 74% de acceso a Internet y el quinto un 96%”, añadió Amador. 

Sobre este tema, el investigador concluyó que solo 1 de cada 4 hogares del 20% más pobre (primer quintil) tiene computadora, mientras que casi el 80% de hogares más ricos cuentan con este dispositivo. Según sugirió Amador, en otras tecnologías la brecha es aún más grande.

La conectividad a Internet como derecho humano 

El pasado 19 de octubre de 2020, el rector Dr. Carlos Araya Leandro emitió el oficio R-5903-2020, en la cual además de destacar la incansable labor y esfuerzos de la Universidad en la virtualización de las actividades académicas y administrativas, hizo una solicitud en torno al tema al presidente Carlos Alvarado Quesada.

La solicitud se realizó con el objetivo de que el Poder Ejecutivo reconociera la conectividad a Internet como derecho humano para todo habitante de nuestro país y promover el acceso universal y gratuito en todo el territorio nacional. 

“Es una necesidad del Siglo XXI, porque claramente si no se está conectado, se ven retados otros derechos como el de acceso a la información. Una declaración de este tipo viene a reconocer la importancia que tienen las TIC en el desarrollo de nuestras sociedades y evidencia que hay un contexto de alta digitalización al que nos enfrentamos”, mencionó la investigadora del Prosic, Valeria Castro. 

Según la politóloga e investigadora, hay desafíos sobre cómo esto va a afectar la productividad de los países, empresas y a nivel del recurso humano que se forma en el país, tomando en cuenta la clase de destrezas, habilidades y conocimientos que este tendría para insertarse en el mercado laboral.  

Por otro lado, Castro destaca la importancia de dicha solicitud en cuanto a la visibilización de la existencia de brechas en términos del acceso y cómo son utilizadas las TICs. La brecha, menciona, no es una sola ya que es multidimensional y está atravesada por muchos factores. 

“En la actualidad la sociedad mundial está cada vez más digitalizada, especialmente en el contexto de la pandemia. Incluso índices internacionales señalaban que el contar con digitalización en el hogar mitigaría en cierta medida el impacto de la crisis sanitaria. El acceso a Internet genera bienestar”, aseguró Alejandro Amador.

Sobre el Informe   

El Informe está compuesto por ocho capítulos que abordan temas relacionados al marco institucional y políticas públicas TIC, marco regulatorio del sector de las telecomunicaciones, acceso y uso de las TIC en el Estado, en los hogares costarricenses y sector productivo.

Asimismo, incluye los capítulos sobre retos regulatorios en la protección de datos personales en Costa Rica; Tecnología del futuro: Internet de las cosas e Inteligencia Artificial, así como Hospitales y ciudades inteligentes: perspectiva de las TIC en Costa Rica. 

Este fue publicado el pasado 28 de octubre luego de un extenso proceso de investigación y recolección de datos, según comentó la investigadora y politóloga Valeria Castro. 

Con respecto al avance en conexión en el sector público y la capacidad del Estado para poder asegurar dicho acceso, la investigadora enfatiza en que el contexto actual ha venido a demostrarle a quienes antes no creían que la tecnología era importante, que en este momento es imprescindible recurrir a ella no solo para facilitar trámites a usuarios, sino también para modernizar instituciones públicas y privadas.

Ambos investigadores destacaron la importante labor y avance que han tenido algunas municipalidades a nivel nacional en los últimos años en cuanto a la ejecución de proyectos y procesos de digitalización. 

Sobre esta línea, la politóloga Valeria Castro comentó que muchas de las limitaciones en el desarrollo de infraestructura y propuestas para modernizar el alcance de las TIC y Telecomunicaciones en el país están relacionadas a leyes y otro tipo de normativas en las municipalidades que son necesarias de reformar para promover el crecimiento tecnológico.

Regresar Arriba