Saltar Navegación
inicio > noticias > 2010 > 12 > 20 > innovacion-tambien-l...

Innovación también llega al agro

Premio incentivará pequeña empresa de cajetas a partir de remolacha
20 dic 2010Vida UCR
Kimberly Mora, Rebeca Soto, Cristina Arguedas y Paula Aguilar, pretenden iniciar su propia …
Kimberly Mora, Rebeca Soto, Cristina Arguedas y Paula Aguilar, pretenden iniciar su propia empresa produciendo horticajetas Foto: Laura Rodríguez Rodríguez.

Seis jóvenes estudiantes de la Universidad de Costa Rica (UCR), fueron las ganadoras del Primer Concurso de Ideas Innovadoras en el Campo Agrícola, organizado recientemente por el Proyecto Agro-e y la Estación Experimental Agrícola Fabio Baudrit Moreno (EEFBM) de la Institución.

El objetivo de esta primera “feria de ideas”, fue fomentar el emprendedurismo entre las y los estudiantes de la Facultad de Ciencias Agroalimentarias, con miras a que el alumnado adquiera destrezas para crear grandes empresas a partir de iniciativas propias.

En esta oportunidad el primer lugar fue para Kimberly Mora Alvarado, Rebeca Soto Valverde, Cristina Arguedas García y Paula Aguilar Mora, quienes desarrollaron una idea para fabricar horticajetas.

El producto fue diseñado partiendo de que a muchas personas, especialmente a los niños y niñas, no les agrada mucho el sabor de hortalizas como la remolacha y la zanahoria, que son alimentos funcionales muy importantes para la salud por su contenido de vitaminas, proteínas y otros nutrientes.

A Marisol Zahner le interesa aplicar las nuevas tecnologías para producir “Baby leaf” o “Micro …
A Marisol Zahner le interesa aplicar las nuevas tecnologías para producir “Baby leaf” o “Micro Greens” de hortalizas como lechuga, arugula y albahaca para dar mejor color y sabor a diversos platillos Foto: Laura Rodríguez Rodríguez.

Pensando en cómo darle valor agregado a la remolacha empezaron a experimentar con diversas recetas para darle el punto ideal a las horticajetas, que en sus primeras pruebas de degustación han tenido un buen nivel de aceptación.

Para las muchachas participar en el concurso ha significado pensar en grande y tener claro que no deben limitarse a pasar de las aulas a un trabajo remunerado, sino a desarrollar nuevas ideas para el día de mañana ser dueñas de su propia empresa.

Con el premio de ¢500 mil aportados por el Banco Nacional, patrocinador del concurso, piensan iniciar una pequeña empresa produciendo cajetas a partir de remolacha, para luego extenderlo a otras hortalizas.

El segundo lugar lo ganó Marisol Zahner Ramírez, por su idea para producir “Baby leaf”, que son brotes tiernos u hojas pequeñas de hortalizas, con colores, formas y texturas mejoradas y buen sabor, y “Micro Greens”, que son hojas mini de productos como culantro, amaranto, arugula o albahaca, por ejemplo, que se utilizan en países del norte y Europa para platillos tipo gourmet.

Desde ahora Vanessa Rojas planea desarrollar algún proyecto innovador en reproducción de plantas
Desde ahora Vanessa Rojas planea desarrollar algún proyecto innovador en reproducción de plantas Foto: Laura Rodríguez Rodríguez.

Marisol, quien obtuvo un premio de ¢300 mil, comentó que en este momento su proyecto va bastante avanzado en lo que respecta a producción y actualmente analiza costos de semilla y algunos aspectos del desarrollo de las plantas y de poscosecha tan importantes como el empaque y la marca.

Interesada en una producción de manera constante, saludable y amigable con el ambiente, de momento piensa en aplicar estas tecnologías a hortalizas de hoja principalmente lechuga, arugula y albahaca, como alternativas culinarias para variar las ensaladas, la decoración, el color y el sabor de diversos platillos.

Finalmente, el tercer puesto lo obtuvo la estudiante Vanessa Rojas Ramírez por su idea para la reproducción sexual de helechos.

Vanessa indicó que planteó el proyecto, porque cotidianamente la reproducción de helechos se hace de formas más tediosas y complicadas, cuando existen técnicas utilizadas en otros países que permiten simplificar procesos y ahorrar costos, lo cual es una buena manera de empezar una empresa o de generar más ingresos si ya se es productor de helechos.

Para el Dr. Werner Rodríguez, si tan solo un 1% de los profesionales contara con herramientas …
Para el Dr. Werner Rodríguez, si tan solo un 1% de los profesionales contara con herramientas para concretar sus ideas en negocios, se lograría un país más próspero Foto: Laura Rodríguez Rodríguez.

Indicó que con su premio de ¢200 mil, espera poder desarrollar algún proyecto innovador en reproducción de plantas, sobre todo con el estímulo que significó participar en el concurso.

En esta oportunidad el jurado lo conformaron Rolando González, del Banco Nacional; Evelyn Quesada, de la Vicerrectoría de Investigación; Luis Jiménez, de Proinnova; Erick Mora, subdirector de la EEFBM; Roberto Guillén, de Fundevi; Werner Rodríguez, director de la EEFBM y coordinador del Proyecto Agro-e; Moisés Soto, de la Empresa Promotora de Innovaciones Agrícolas; Mauricio Guzmán, de Corbana; y María del Carmen Acuña, de la Vicerrectoría de Docencia, quienes analizaron nueve propuestas.

Werner Rodríguez, director de la EEFBM, dijo que está convencido de que Costa Rica alcanzará el desarrollo a partir de un uso inteligente del conocimiento, por lo que celebra que hoy por hoy cada vez más estudiantes de la UCR se planteen seriamente la posibilidad de iniciar un negocio propio.

“Todo profesional moderno debe tener claro que su conocimiento tiene un alto valor y que su función en la sociedad consiste en resolver problemas mediante el uso del conocimiento para generar un desarrollo autónomo legítimo”, concluyó.

Rocío Marín González
Periodista Oficina de Divulgación e Información
rociocaba.marin@ucr.bhcoac.cr
Regresar Arriba