Saltar Navegación
Laguna del volcán Poás
Reconocimiento internacional
El volcán Poás destaca en la lista de patrimonios geológicos mundiales

El cráter principal del volcán Poás es uno de los cráteres tipo géiser más grandes del mundo. Foto: cortesía Paulo Ruiz Cubillo, Escuela Centroamericana de Geología.

El Parque Nacional Poás es uno de los que tiene mayor visitación por parte del turismo, tanto nacional como extranjero
18 feb 2023

El volcán Poás fue elegido por la Unión Internacional de Ciencias Geológicas (IUGS, por sus siglas en inglés) para formar parte de un listado de 100 patrimonios geológicos alrededor del mundo.

El coloso se sitúa a la par de otros sitios geológicos como el Gran Cañón, en Estados Unidos; las Cataratas de Iguazú, en Argentina y Brasil; y Namakdán, la cueva de sal más grande del mundo, ubicada en Irán.

“Para Costa Rica es un gran honor, porque se está codeando y equiparando con países que tienen grandísimas riquezas geológicas y geomorfológicas muy reconocidas mundialmente”, expresó el docente e investigador de la Universidad de Costa Rica (UCR), Adolfo Quesada Román, geógrafo especializado en geomorfología. Él propuso el sitio ganador junto al cerro Chirripó, el cual no resultó elegido.

La IUGS es una organización no gubernamental dedicada a la colaboración internacional en el área de la geología. Esta creó una lista de sitios de patrimonio geológico, como parte de la celebración de su 60 aniversario de existencia.

Según la institución, un sitio de patrimonio geológico de la IUGS es “un lugar que cumple con elementos geológicos y/o procesos de relevancia científica internacional, usado como referencia, y que tiene una contribución sustancial para el desarrollo de las ciencias geológicas a lo largo de la historia”.

El volcán Poás es una atracción turística reconocida a nivel mundial, además de su valor para las personas profesionales en geología, debido a que “puede enseñar mucho a la comunidad geológica”, según explicó Gerardo Soto Bonilla, geólogo y vulcanólogo de la UCR, representante del Colegio de Geólogos ante la IUGS.

Quesada concordó con el vulcanólogo en que lo más destacable de este volcán para llegar a formar parte de dicha lista “es que ha sido muy estudiado desde el punto de vista de la geología, no hay geólogo ni geógrafo en Costa Rica que no conozca el volcán Poás”, indicó

Para el especialista, “la IUGS lo que reconoce es cuánta investigación, cuánto se conoce de un geositio y cuánto peso cultural tiene para el país y para la región. Debe tener una relevancia mundial, esa es la diferencia con otros sitios”.

Entre los estudios que se utilizaron como referencia científica para la declaratoria, destacan el libro Costa Rica y sus volcanes, de Guillermo Alvarado Induni, así como los artículos de Andrea Borgia, profesor invitado por la Escuela Centroamericana de Geología; de Paulo Ruiz Cubillo, de Walter Montero Polly y de Dennis Pérez Umaña, en su mayoría generados en la UCR.

Comparado con un géiser

Su peligrosidad, fases eruptivas y procesos de formación genera curiosidad nacional e internacionalmente, así como las diferentes formaciones geológicas que presenta.

Entre estas destacan las Andesitas La Paz, que dan hacia las cataratas de La Paz, y las lagunas, como la Laguna de Hule y la Laguna de Río Cuarto.

Soto caracteriza a los volcanes del país, especialmente a los de la Cordillera Volcánica Central, como “unos monstruos”, refiriéndose a que “son muy grandes, muy voluminosos y con una historia muy amplia, cerca de un millón de años de historia”.

El vulcanólogo explicó que “el Poás tiene algunas características como volcán que no son muy comunes (...), erróneamente se le llamó durante muchos años ´el géiser más grande del mundo´, eso no es cierto, pero es como si fuera un géiser, por ese tipo de erupciones que hacía teniendo un lago”.

Este volcán tiene uno de los cráteres activos más grandes del mundo, con una profundidad de 300 metros y un diámetro de 1 320 metros, según el Sistema Nacional de Áreas de Conservación de Costa Rica (Sinac), del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae).

Dentro de ese cráter se puede encontrar la conocida Laguna Caliente, que es un sistema eficiente de transmisión energética. Según detalló el geólogo, “hay un continuo y eficiente intercambio de calor y de elementos que están contenidos en el magma”.

Entonces, sucede algo que no se presenta en muchos volcanes y es que su reservorio magmático es “relativamente somero”, es decir, que se encuentra a poca profundidad, lo cual facilita su estudio.

“Nos da la oportunidad de tener un sistema termodinámico muy eficiente, en el que ese intercambio de calor desde el magma y de los componentes está dando un continuo ciclo y entonces por eso es que se calienta la laguna y genera erupciones, que se asemejan a un géiser”, amplió Soto.

Todas estas características, sumadas a la accesibilidad que presenta al estar cerca del Gran Área Metropolitana, permiten que el Poás sea uno de los volcanes más conocidos desde el punto de vista geológico.

Quesada destacó que como resultado de los estudios de la flora y la fauna efectuados en la zona del Poás, han podido determinar que existen gran cantidad de especies endémicas debido a los tipos de suelos derivados de las cenizas volcánicas y de la lava.

Estos suelos generan altas tasas de fertilidad, lo cual a lo largo de los años ha permitido el desarrollo agrícola en las laderas del volcán. Por ejemplo, en sus alrededores se siembra café, caña de azúcar y en los últimos años, se han creado viveros de flores, helechos y plantas ornamentales, algunos para la exportación.

Significado del reconocimiento para Costa Rica

Soto, el geólogo de la UCR y representante del Colegio de Geólogos, consideró que este tipo de reconocimientos llama la atención de la academia e invita a los científicos y científicas a estudiar más los sitios geológicos de nuestro país.

Además, señaló la importancia de tal designación para el turismo, ya que el Parque Nacional Poás es uno de los que tiene mayor visitación, tanto por parte de la población costarricense como extranjera. Por ende, esto trae beneficios para las personas que se dedican a esta actividad alrededor del volcán. 

El geógrafo de la UCR agregó que estos reconocimientos toman en cuenta la riqueza que hay en la geodiversidad del país. 

Los volcanes son unas de las zonas de importancia geológica, aunque también tenemos zonas montañosas con cataratas y cerros, zonas cársticas, como las Cavernas de Venado, y las regiones costeras, que se unen a una riqueza fluvial y ecológica.

“Siempre y cuando se integre con la parte ecológica, me parece a mí que la riqueza de todas las áreas del país es un pequeño laboratorio para los científicos que quieran estudiar la zona tropical”, concluyó Quesada.

Según expresaron ambos expertos, el reconocimiento del volcán Poás podría impulsar la geología nacional.

Soto enfatiza en que hay deficiencia en los servicios geológicos y pone como ejemplo la falta de sitios de patrimonio geológico en Costa Rica.

“Tenemos un montón de parques nacionales, lo cual está bien, por supuesto, lo que pasa es que el grueso de los parques nacionales, a pesar de que hay muchos de índole geológica, están más encaminados hacia el lado de la biodiversidad y se habla muy poco de la geodiversidad”, criticó.

Por su parte, Quesada tiene la esperanza de que el reconocimiento internacional sea el inicio de una fase de identificación de geositios en nuestro país, por medio de una ruta turística que se enfoque en la difusión y enseñanza de su valor.

Laguna Botos

Una de las lagunas del volcán Poás es la Laguna Botos, rodeada de bosque nuboso. Su belleza la convierte en uno de los principales atractivos para el turismo. Foto: cortesía de Paulo Ruiz Cubillo, Escuela Centroamericana de Geología.

Karol Quesada Noguera
Asistente de comunicación en la sección de prensa
karol.quesbczsadanoguera  @ucrhhaq.ac.cr

Comentarios:

0
    Utilizar cuenta UCR
    *

    Artículos Similares:

    Regresar Arriba