Saltar Navegación
> noticias > 2018 > 12 > 22 > directores-generan-n...

Directores generan nuevas propuestas y rutas de gestión administrativa para el 2019

Finaliza el primer módulo de Direcciona UCR, un espacio para el desarrollo de la gestión académica administrativa universitaria
22 dic 2018
Direcciona UCR contó con la participación de 32 personas en puestos de dirección y decanaturas, y …

Direcciona UCR contó con la participación de 32 personas en puestos de dirección y decanaturas, y desarrolló durante el primer módulo temáticas relacionadas con el rol directivo y administrativo, la planificación, el origen de los recursos públicos y la autonomía presupuestaria, aspectos legales de la gestión de docentes interinos, y la gestión de la investigación (foto Bárbara Ocampo).

Diálogo y cambio, esa fue la tónica durante las más de 20 horas de la primera edición de Direcciona UCR, iniciativa creada por la Vicerrectoría de Docencia y la Red Institucional de Formación y Evaluación Docente (RIFED), para apoyar a las personas quienes trabajan en puestos de dirección o decanaturas, en cuanto a sus funciones y responsabilidades.

Direcciona UCR apela a crear comunidad entre los participantes y por supuesto a beneficiar a la institución y la calidad de la enseñanza, trata sobre “darles herramientas prácticas a los directores y decanos para que puedan atender las diferentes situaciones que se presentan en sus unidades académicas, herramientas que no necesariamente nosotros manejamos desde la perspectiva académica”, expresó Marlen León Guzmán, vicerrectora de Docencia.

Para Danny Barrantes Acuña, coordinador general de RIFED, “el esfuerzo apunta a que el mensaje que construimos en conjunto detone un efecto multiplicador en la realidad de cada unidad académica y su recurso humano. Esperamos que sean agentes políticos de cambio capaces de sumar y poder sacudir del desconocimiento normativo al profesorado, para que puedan cumplir con excelencia su labor docente”.

Entre lo habitual y lo inusitado

El día a día de un director o directora puede transcurrir entre “firmar documentos, asistir a reuniones y distribuir las cargas académicas”, es decir, la cotidianidad puede desenfocar la atención de lo estratégico, explicó Teresita Ramellini Centella, directora de la Escuela de Psicología.

Esta especialista agregó que como docentes es más fácil relacionarse con la investigación y la acción social, pero normalmente se desconocen las implicaciones de la gestión administrativa; actualmente ella está en su segunda gestión (2014-2017, 2018-2021) y al comparar ambos periodos indicó que le “hubiera encantado recibir estos módulos el primer año de su gestión”, para afrontar de manera más segura los aspectos financieros o de recursos humanos.

Asumir una dirección también conlleva solucionar situaciones heredadas y asumirlas como parte de sus obligaciones, aseveró Luis Enrique Gómez Alpízar, director de la Escuela de Agronomía. Para él, “las decisiones que tomamos no solo nos afectan en lo inmediato, sino a la institución como un todo. Somos responsables de la imagen de la Universidad, de las consecuencias que hayan en el futuro al ser funcionarios públicos”, relató.

La incertidumbre puede ser alta, ya que existe “mucha normativa y procesos, y uno no los conoce todos, acá en Direcciona UCR nos enteramos de lo que hay y además vemos que los problemas que suceden en nuestra escuela no son exclusivos, que también se dan en otras unidades académicas”, manifestó por su parte Jhymer Rojas Vásquez, director de la Escuela de Ingeniería Mecánica.

Ante la complejidad de la estructura y organización de la UCR y la presencia de normas contradictorias o vacíos legales que dificultan la actuación de las autoridades, muchas veces “es indispensable empoderarles de distintas herramientas desde el punto de vista gerencial, que faciliten y justifiquen la toma de decisiones de manera razonada para garantizar el interés público, las actuaciones de la administración y los derechos de los trabajadores”, argumentó Karen Vargas López, asesora legal de la Vicerrectoría de Docencia y una de las facilitadoras del primer módulo.

Catarsis y construcción colectiva

Lizbeth Salazar Sánchez, directora de la Escuela de Medicina, reconoció como una de las fortalezas de Direcciona UCR que es un espacio que permite compartir con personas quienes tienen diferentes experiencias, como por ejemplo Daniel Briceño Lobo, quien además de ser director en dos ocasiones de la Escuela de Biología, ha sido miembro del Consejo Universitario; él aseguró que “le permitió aportar en las diversas discusiones con una visión más global”.

Más allá de las labores diarias, cada uno de los participantes tiene claro que “todas las reflexiones y acciones tienen que redundar en beneficio de la sociedad en general, mejorar las condiciones y la calidad de vida de los ciudadanos. Debemos crear espacios de diálogo y discusión donde se ventilen todas las problemáticas nacionales, para darles una respuesta desde el rol académico y administrativo”, comentó Francisco Guevara Guiel, director de la Escuela de Lenguas Modernas.

Frente a la coyuntura nacional, Lizbeth Salazar consideró que es necesario “unirnos más todos los directores y acompañar a la administración de la educación superior, nosotros tenemos que saber qué es lo que está pasando.” En esto coincidió Marlen León, ya que frente a los retos económicos que vive el país, Direcciona UCR permite hacer una reflexión en el ámbito institucional y “establecer acciones con cierto nivel estratégico, como actores en conjunto y no como unidades separadas, con el fin mejorar la capacidad de gestión presupuestaria, de planificación y priorización de las actividades, y fortalecer la comunicación externa e interna”, aseveró la Vicerrectora.

Futuro cercano

Las sesiones están diseñadas para que los participantes reflexionen sobre su práctica directiva e implementen acciones: ¿Qué funciona en su gestión? ¿Cómo solucionar sus problemas? ¿Qué podrían hacer diferente? ¿Qué transformaciones se requieren?

Por ejemplo, Rosa Julia Cerdas González coordinadora del Recinto de Guápiles, Sede del Atlántico, indicó que para el 2019 se fortalecerá la contratación administrativa, definirán cuáles son los perfiles y aspectos de seguimiento. También buscarán “docentes que permitan generar el músculo académico que ocupamos, para hacer los trabajos de investigación y acción social, por medio de concursos para tener profesores a tiempo completo o por lo menos a medio tiempo”, puntualizó.

Por otra parte, la Escuela de Lenguas Modernas creará la carrera de Chino, una maestría en traducción e interpretación, una maestría en estudios asiáticos, y un centro de evaluación y certificación de lenguas extranjeras. “La idea es que esos proyectos vean la luz con base en una planificación más rigurosa. En el caso del centro por ejemplo, tenemos que dar una configuración y una estructura más homogénea y de mayor impacto”, comentó Francisco Guevara.

Aunado a esto, Daniel Briceño de la Escuela de Biología señaló que están volcados sobre el proceso de acreditación, revisando el plan de estudios y el plan estratégico de desarrollo, y esperan culminar con éxito en los próximos dos años. En la misma línea trabaja la Escuela de Agronomía, que se concentrará en los compromisos de mejora con miras a la reacreditación para el año 2020.

Estos procesos conllevan en promedio dos años de esfuerzos de coordinación, planificación, comunicación, organización de información, reflexión crítica o autocrítica, y de estrategias para lograr una cultura de calidad en la carrera, como señaló Evelyn Zamora Serrano del Departamento de Investigación y Evaluación Académica del Centro de Evaluación Académica (CEA). A la fecha, la UCR tiene 39 carreras acreditadas, dos en proceso de autoevaluación para hacerlo por primera vez y 21 en proceso de reacreditación.

Regresar Arriba