Saltar Navegación
> noticias > 2017 > 12 > 18 > rellenos-de-torres-d...

Rellenos de torres de absorción, insecticidas naturales y tanques antisísmicos son resultado del ingenio químico

Proyectos fueron expuestos en la segunda ExpoIQ 2017 de Ingeniería Química de la UCR
18 dic 2017Ciencia y Tecnología
Las instalaciones del Comedor Estudiantil albergaron la segunda edición del 2017 de la ExpoIQ que …
Las instalaciones del Comedor Estudiantil albergaron la segunda edición del 2017 de la ExpoIQ que organiza la Escuela de Ingeniería Química de la UCR (foto Cristian Araya).

En la segunda ExpoIQ de este año, pues se realiza una cada semestre, se presentaron 36 proyectos finales de estudiantes de la carrera de Licenciatura en Ingeniería Química, quienes los expusieron ante representantes del sector industrial, de la academia y público en general, para luego ser evaluados por un panel de jueces.

De esta manera, los distintos trabajos finales de los cursos de laboratorio de esta carrera fueron dados a conocer ante todo aquel que se paseara por las instalaciones del Comedor Estudiantil de la UCR durante la tarde del miércoles 6 de diciembre.

Imprimiendo rellenos eficientes y biodegradables

Los estudiantes Mario Velázques, Olman Vargas, Daniela Gutiérrez y Aníbal Membreño se dieron a la tarea de diseñar rellenos para torres de absorción y probar la nueva impresora 3D de la Escuela de Ingeniería Química para darles vida.

En estas torres de absorción se busca separar uno o más componentes de una materia en estado gaseoso con ayuda de un solvente líquido. El relleno de estas torres debe permitir un mejor contacto entre la fase líquida y la gaseosa a la hora de hacer la separación en la mezcla.

En la industria ya se fabrican distintos tipos de rellenos que normalmente contienen materiales metálicos, cerámica o plásticos, sin embargo “este relleno es fácil de construir, mucho más barato y cumple la misma función con la misma eficiencia que uno esperaría que tuvieran los rellenos y muy importante: es biodegradable”, según explicó Mario Velásquez.

Asimismo, el diseño propuesto es original de este grupo de estudiantes UCR, ya que aunque tuvieron que adaptarlo a las posibilidades de la impresora 3D, lograron crear un relleno que, como comentó Velásquez, “consiste en cilindros con forma de rombo que permiten el flujo de gas ascendente y de líquido descendente. El posicionamiento de los rombos permite que en cada plano se dé un movimiento en zig zag del fluido, lo que aumenta la zona de contacto y la turbulencia del mismo”, acotó.

Los estudiantes (en orden usual) Mario Velázques, Olman Vargas, Aníbal Membreño y Daniela Gutiérrez son los creadores del proyecto Imprimiendo rellenos eficientes y biodegradables (foto Cristian Araya).

Soluciones agrícolas verdes

Crear un insecticida natural, reciclable y fácil de conseguir fue el objetivo de los estudiantes Katherine Umaña, Montserrat Escobedo, Aurora Jiménez y Mark Lu, quienes a base del epazote (planta común en Costa Rica) encontraron una manera de poder ayudar a las y los agricultores del país.

La idea surgió del abuelo de Katherine Umaña, Modesto Campos, quien es agricultor y ha tenido problemas en sus cosechas debido a distintas plagas, por lo que el grupo buscó la manera de resolver esta situación de manera natural y tomando en cuenta “la problemática que enfrenta nuestro país ya que se caracteriza por ser de los principales usuarios de agroquímicos, lo que trae grandes consecuencias negativas en las personas y en el hábitat natural”, mencionó la estudiante Aurora Jiménez.

Su compañero de equipo, Mark Lu, aseveró por su parte que “hay una nueva tendencia a buscar procesos más amigables con el ambiente y que sean más naturales, se trata de la química verde. Entonces esto se enmarca en el futuro de lo que hará el país y la humanidad”.

En el proceso tuvieron que ubicar la planta, secar y moler las hojas y tallos, realizar pruebas con una disolución de 50 % etanol y 50 % agua, y otra con 100 % etanol para luego medir su absorbencia; de esta manera lograron concluir que “para obtener mayor cantidad de ascaridol se necesita una configuración, sin importar el método de extracción, en la que se usen las hojas y una disolución de etanol puro”, contó Katherine Umaña.

Este grupo de estudiantes fueron enfáticos al decir que sin el apoyo del Centro de Investigación en Productos Naturales (CIPRONA) y la asesoría del investigador M.Sc. Víctor Vázquez Cháves no hubiesen logrado conseguir el equipo necesario para obtener los resultados, los cuales además indicaron que el consumo energético para este insecticida es reducido.

El proyecto del insecticida natural fue desarrollado por los estudiantes (en orden usual) Mark Lu, Aurora Jiménez, Katherine Umaña y Montserrat Escobedo (foto Cristian Araya).

Un tanque de almacenamiento antisísmico

A manera de reconocimiento por la investigación sobresaliente en un curso teórico de mecánica de la carrera de Ingeniería Química, los estudiantes Francisco Granados, Michael Chávez, Marco Ramírez, Luis Arrieta, Fabrid Castro y Oscar Cordero fueron invitados a mostrar su trabajo en la Expo IQ 2017.

Su proyecto consistió en el diseño de un tanque de almacenamiento de palma africana desde el punto de vista mecánico, es decir, diseñar un tanque que se sostuviera por principios de mecánica.

La principal diferencia de este diseño teórico del tanque es que por las propiedades físicas de la palma africana hay que mantener controlada la temperatura del tanque, lo que les ayudó a definir el material a utilizar y para ello se eligió el acero con aleación de carbono.

El motivo por el cual el grupo decidió realizar este proyecto fue “porque en Costa Rica se da mucho consumo interno de manteca y margarina, y también para exportar el aceite de mesa; como hay mucha industrialización del aceite de palma, para nosotros es importante buscar que se realice un adecuado almacenamiento”, concluyó Marco Ramírez.

Francisco Granados, Marco Ramírez y Michael Chávez trabajaron juntos para elaborar un tanque de almacenamiento antisísmico (foto Cristian Araya).

Regresar Arriba