Saltar Navegación
inicio > noticias > 2017 > 11 > 29 > voz-experta-rodrigo-...
Por el sociólogo Miguel Sobrado

Voz experta: Rodrigo Facio: ejemplo de líder transformador

Rodrigo Facio fue una figura clave para las transformaciones institucionales de los años 40, partiendo de la investigación y el estudio de lo nacional enriquecido con el pensamiento más avanzado de América Latina
29 nov 2017Sociedad
Rodrigo Facio Brenes  (Archivo ODI-UCR)
Rodrigo Facio Brenes  (Archivo ODI-UCR)

Rodrigo Facio ejerció un liderazgo discreto durante las transformaciones institucionales de los años 40, partiendo de la investigación y el estudio de lo nacional enriquecido con el pensamiento más avanzado de América Latina.

A los 24 años elaboró un diagnóstico del sistema político. Su visión cimentó, primero, y estimuló, después, la construcción colectiva de un proyecto nacional gestado a través del Centro de Estudios para los Problemas Nacionales.

De los problemas y las inestabilidades cíclicas, derivados del modelo liberal analizado por Facio en su Estudio sobre Economía Costarricense, fueron saliendo propuestas de reorganización institucional para diversificar la economía y abrir nuevos espacios al desarrollo. En ese proceso de maduración de ideas y proyectos, participaron numerosos profesionales y personalidades que desempeñarían un papel activo en la puesta en marcha de la denominada Segunda República.

LEA TAMBIÉN: Voz experta: Rodrigo Facio, reforma universitaria, humanismo y solidaridad

Fue un proceso de construcción con una visión del futuro que aglutinó un conjunto de instrumentos legales e institucionales para llevarlo a cabo.

Reformas institucionales. Este trabajo concluyó con la presentación de un proyecto de Constitución Política que Facio presentó a la Constituyente de 1949. Aunque fue rechazado, sirvió de base para negociar las reformas claves para la Segunda República.

El proceso de reflexión configuró un equipo de trabajo que se integró, ya desde el aparato público, a llevar a cabo las transformaciones institucionales y políticas.

Este grupo puso en marcha el Instituto Costarricense de Electricidad, con Jorge Manuel Dengo a la cabeza, e impulsó desde el Gobierno la construcción de caminos de penetración, la nacionalización bancaria, el crédito rural y la diversificación agrícola. Se garantizaron precios mínimos a través del Consejo Nacional de Producción y, más tarde, se impulsó la política de renovación de cafetales, que colocó al país a la cabeza en productividad.

En las décadas de los 50 y 60, aunque se da una rotación de partidos, el Estado es actor proactivo. Florecen los caminos, las inversiones públicas en energía, la política crediticia y la diversificación agrícola, sumada al incremento de los precios del café, impulsan el crecimiento económico y la distribución del ingreso.

Calidades y matices personales. Rodrigo era, además de abogado, economista, historiador y sociólogo de vocación.

ADEMÁS: Rodrigo Facio 'No fue un ciudadano neutral en una sociedad quieta'

Su búsqueda de conocimiento sobre lo nacional no se limitó a los libros; participaba activamente en las tertulias que los diversos grupos de opinión mantenían en el país. Manuel Mora me comentó en una ocasión que Rodrigo era un joven talentoso que buscaba entender otros puntos de vista.

Aunque era muy prolífico y se preparaba muy bien para cada reunión, prefería mantener un perfil bajo. No le gustaba participar en actividades político-electorales de calle ni en los climas de polarización personal. Mantenía siempre una actitud dialógica y buscaba los puntos de convergencia.

En las actividades del Centro de Estudios para los Problemas Nacionales, utilizó el sistema inductivo incluyente que aplicó, posteriormente, en el Consejo Universitario de la Universidad de Costa Rica (UCR), adonde enviaba con antelación los casos de estudio a los miembros del Consejo y el día que entraba el tema en agenda les pedía primero a sus integrantes la opinión. Él se reservaba la suya para el final y sintetizaba la decisión colectiva.

Es interesante que este estilo de gestión propio no fuera exclusivo de Facio. Varias otras personas de esa época, como Jorge Manuel Dengo, Teodoro Quirós Castro y Rodolfo Solano Orfila, presentaron estilos semejantes de gestión.

El ICE, la mayor empresa costarricense del siglo XX, es producto de esta gestión exitosa, lo mismo que la gerencia pública y privada de don Teodoro Quirós. Rodolfo Solano Orfila le puso su sello a Coopesa, que consolidó la organización y gestión autónoma de los obreros de esa gran cooperativa.

Contexto cultural. ¿Fueron estos estilos de gestión de otros elementos culturales vallecentrinos? Don Teodoro Yoyo Quirós Castro me comentó que en los años 40 Rodrigo Facio tenía una novia en San Isidro de Pérez Zeledón, a la que visitaba con alguna frecuencia. En una tertulia, don Rodrigo le dijo a don Teodoro: “Yoyo, ¿no te has puesto a pensar que San Isidro es ahora como era el Valle Central en el siglo XIX?”.

Rodrigo conocía y estudiaba la cultura costarricense, derivada de la colonización campesina, donde no había hambre porque abundaban las tierras baldías, pero a su vez el Estado era débil o inexistente y las comunidades tenían que actuar organizadamente para resolver sus problemas de transporte y de vida social.

Las relaciones entre campesinos se basaban en la cooperación y la confianza, y en ese contexto la autoridad era producto del conocimiento y las destrezas y no de posiciones preestablecidas por las estructuras.

Síntesis. Frente a una crisis y un malestar social creciente, Rodrigo Facio contribuyó a dilucidar los problemas sistémicos y sus causas. Su compromiso y visión descartaron de la gestión pública la corrupción que había prevalecido en las décadas anteriores.

Estos resultados los pudo lograr gracias a su lectura del momento histórico, pero también por sus cualidades personales para formar equipos de trabajo y negociar. Un estilo de gestión basado en una autoridad integradora derivada del conocimiento y preparación de los temas, no de la posición formal ocupada.

De esta experiencia, nos surgen varios interrogantes en relación a nuestra actual crisis institucional: ¿Existe un diagnóstico sobre las causas sistémicas de nuestro estancamiento? ¿Hay propuestas para superarlo y equipos profesionales y políticos que las compartan? ¿Están articulados, o son articulables a corto plazo estos equipos? Además de capacidad técnica, ¿gozan de un compromiso con el proyecto o se encuentran metidos en redes patrimonialistas?

Regresar Arriba