Saltar Navegación
inicio > noticias > 2017 > 08 > 21 > optimizacion-calidad...

Optimización, calidad y novedad estuvieron presentes en proyectos de Expo IQ 2017

Al menos 43 iniciativas fueron presentados por 150 estudiantes divididos en grupos de trabajo
21 ago 2017Ciencia y Tecnología
Los estudiantes Elías Torres, Maura Gamboa, Pablo Corrales y Roberto Aguilar presentaron uno de …

Los estudiantes Elías Torres, Maura Gamboa, Pablo Corrales y Roberto Aguilar presentaron uno de los 43 proyectos en la Expo IQ 2017 realizada por la Escuela de Ingeniería Química en el mes de julio (foto Anel Kenjekeeva).

El ingenio de las y los estudiantes de la Escuela de Ingeniería Química (EIQ) les lleva a completar proyectos que procuran dar solución a necesidades de diferentes sectores de la industria nacional y precisamente estas propuestas son las que nutren cada año a la Expo IQ, una actividad que tiene como objetivo dar a conocer estos trabajos que surgen de los cursos de laboratorio.

Para este 2017 un total de 43 proyectos, en los que trabajaron 150 estudiantes, fueron presentados ante las y los asistentes a la Expo IQ 2017.

Mejorando la calidad del café de micro beneficios

Los estudiantes de tercer año Elías Torres, Maura Gamboa, Pablo Corrales y Roberto Aguilar presentaron una idea con la que buscaron medir la humedad del café oro, el cual es el que se exporta, utilizando un sensor de contenido de humedad a través de la humedad relativa.

“El contenido de humedad es importante porque está relacionado con la actividad del agua, el cual es un parámetro muy importante en los productos alimenticios ya que depediendo de su valor se le relaciona con el crecimientos de microorganismos que pueden afectar el café”, explicó Elías Torres.

Los medidores de humedad en el mercado funcionan midiendo la capacitancia, mientras que el de esta propuesta lo hace calculando la humedad del ambiente, pues ésta busca un balance y con los datos obtenidos se obtiene una relación mediante una curva; este proceso puede tomar entre seis y ocho horas de duración.

Torres comentó que “este proceso hay que realizarlo, todos los exportadores de café lo hacen, los compradores tienen sus propios equipos y sus propios procesos de calidad cuando van a comprar un lote de café”.

Los niveles óptimos de humedad son de un poco menos del 12%, ya que un porcentaje más alto de humedad afecta al producto de exportación por la posibilidad del crecimiento de microorganismos; menos del 12% afecta el sabor del grano.

El proyecto está pensado para que los microbeneficios puedan implementar una manera barata de medición del café”, contaron los estudiantes, “cuando empezamos el proyecto no sabíamos en lo que nos estábamos metiendo, definitivamente fue un gran aprendizaje para nosotros”.

La iniciativa sobre el cálculo de la humedad del café oro se creó con la meta de crear un dispositivo funcional y de bajo costo para garantizar la calidad de este tipo de café (foto Anel Kenjekeeva).

Buscando madera nacional como fuente de energía

El almendro, laurel y cedro fueron las maderas escogidas por las estudiantes Laura González, Mariam Vargas, Amarilys Pacheco y Blanca Espinoza para estudiarlas y conocer su posible utilización como pellets o cilindros pequeños compactados que sirven como combustible.

Nuestro objetivo era estudiar distintos tipos de madera que no se hayan investigado antes para su posible uso como pellets. Los pellets son residuos de biomasa o biomasa que se compactan para utilizarlos como fuente de energía”, señaló la estudiante Laura González.

Además de que no han sido estudiadas, estas maderas se han reforestado en Costa Rica desde 1960, por lo que el uso de sus residuos a nivel nacional sería factible y beneficioso.

El proceso para conocer el calor de combustión que son capaces de producir estas maderas surge al conseguir piezas sobrantes de la madera, molerla para conseguir aserrín, matizarla y conseguir que esté bien compacta, luego se le agregan distintos tipos de aceite para la medición del calor.

Aunque algunos resultados no fueron iguales a los encontrados en la literatura, las estudiantes recomiendan maderas duras para pellets, cuya densidad es útil ya que genera más energía. De igual forma, recomiendan su uso a pequeña escala en casas para cocinar o calentar agua.

Además, destacaron que al usar pellets se pasa a ser carbono neutral, ya que no se rompe el ciclo del carbón, sólo se utiliza el material que de todas formas se va a descomponer; sin embargo, todo esto es beneficioso para el ambiente y para el negocio cafetero nacional, a menos que se deforeste para crear los pellets.

Laura González, Mariam Vargas, Amarilys Pacheco y Blanca Espinoza estudiaron algunas de las maderas existentes en nuestro país, y de las que no se tuviera investigación previa específica, para usarlas como fuente de energía alternativa (foto Anel Kenjekeeva).

Optimizando el agua residual de la lavadora

Por la preocupación al desperdicio de las aguas usadas en los hogares, los estudiantes Jorge Agüero, Liza Sancho, María Fernanda Marroquí y Hans Bedoya trabajaron en la formulación de un proyecto que ayudara a maximizar el proceso de lavado de reutilizando el agua de las lavadoras por medio de un filtrado.

Estas aguas una vez tratadas se pueden usar casi que para cualquier fin, excepto para consumo humano. Después de utilizado, el filtro se puede usar para una piscina, regar plantas, para el servicio sanitario o incluso almacenarla para una posible reutilización en la lavadora”, mencionó el estudiante Jorge Agüero.

En este proyecto se realizó un diseño de tuberías y un filtro para tratar las aguas grises resultantes del lavado de ropa, pero para definir si el tratamiento era efectivo tuvieron que hacer una serie de mediciones para comprobarlo.

Al respecto Aguero dijo que “lo más difícil fue realizar las mediciones para los distintos parámetros por la legislación que existe en este tema, pues son pruebas muy costosas; además hay que mejorar en lo posible la precisión de los análisis para que los experimentos tengan validez”.

Para concientizar sobre el ahorro de agua, los estudiantes Jorge Agüero, Liza Sancho, María Fernanda Marroquí y Hans Bedoya crearon un sistema de filtrado que permite reutilizar el agua residual de las lavadoras (foto Anel Kenjekeeva).

Afortunadamente este grupo de jóvenes de la UCR logró que la precisión fuese suficiente y que las mediciones fueran favorables; pero lo que quieren dejar en claro con esta iniciativa es la importancia que encierra el desarrollo de la conciencia ambiental y evitar el consumo innecesario o el desperdicio del agua.

Regresar Arriba