Saltar Navegación
inicio > noticias > 2012 > 10 > 03 > expertos-de-la-lengu...

Expertos de la lengua señalan desaciertos del lenguaje inclusivo

3 oct 2012Artes y Letras
Otros miembros de la Academia Costarricense de la Lengua y el público se manifestaron en contra …
Otros miembros de la Academia Costarricense de la Lengua y el público se manifestaron en contra del uso del lenguaje inclusivo (foto Rafael León).

Los especialistas de la Academia Costarricense de la Lengua intentan demostrar que el lenguaje inclusivo, lejos de visibilizar a la mujer en la sociedad, lo que produce es una serie de estrategias imprácticas e incompatibles con el lenguaje oral y escrito que acaban por deteriorar el estilo.

Sobre este tema hablaron en la Mesa redonda: El género lingüístico español y el lenguaje de género, que se realizó el 26 de setiembre, en la Sede de la Academia Costarricense de Lengua. La sesión contó con los aportes del Dr. Adolfo Constenla Umaña, profesor emérito de la Escuela de Filología, Lingüística y Literatura de la UCR; el Dr. Ronald Ross Viedmark, profesor Ad-Honórem de esta misma escuela y el Dr. Mario Portilla Chaves, director del Instituto de Investigaciones Lingüísticas (INIL).

Según explicó el Dr. Mario Portilla, hay que entender que el género gramatical no se corresponde con el género o sexo. En su opinión, quienes insisten en confundir las categorías de la lengua con categorías del mundo material, se conducen a contradicciones que  llegan al absurdo.

El Dr. Ronald Ross y el Dr. Mario Portilla coincidieron en que el género permite la concordancia …
El Dr. Ronald Ross y el Dr. Mario Portilla coincidieron en que el género permite la concordancia entre sustantivos y otros elementos complementarios (foto Rafael León).

Mencionó que las clases nominales no se limitan a masculino y femenino en todas las lenguas. En el caso del chino o el bribri las palabras se categorizan según su forma (ya sea plana, larga o redonda), otros utilizan las categorías animado/inanimado o racional/irracional. Y  en algunas lenguas africanas existen cinco géneros diferentes.

El Dr. Ronald Ross opinó que no debe confundirse el género con palabras referidas a hombres y mujeres. En nuestro idioma hay dos tipos de género: el formal que se basa en la forma de las palabras y el semántico basado en el sexo del ser humano o animal.

El sustantivo masculino se utiliza para designar a grupos mixtos o a personas de ambos sexos de manera indistinta, a éste se le denomina término no marcado de la oposición.

El Dr. Adolfo Constenla explicó que el sustantivo es el término no marcado que sirve para …
El Dr. Adolfo Constenla explicó que el sustantivo es el término no marcado que sirve para referirse tanto a hombres como a mujeres (foto Rafael León).

El Dr. Adolfo Constenla señaló que es normal que en diferentes lenguas se presente la oposición entre distintas formas en una misma categoría femenino/masculino, animado/inanimado, racional/no racional, y en todos estos casos se utiliza la forma no marcada para abarcar a ambos.

Manifestó que esto también ocurre en nuestra lengua en la categoría de número, con la oposición singular/plural, en la que se utiliza el singular como término no marcado, y en la categoría de tiempo, en la que el presente indicativo sirve para hacer referencia tanto al pasado como al futuro,  pues no tiene marca de tiempo.

 “Algunas personas piensan que se puede calificar a la lengua de machista por emplear el masculino como término no marcado, si esto fuera así entonces también habría que calificarla de singularista y de presentista” argumentó el Dr. Constenla.

Hombres y mujeres opinaron que el lenguaje inclusivo les resulta complicado y en algunos casos …
Hombres y mujeres opinaron que el lenguaje inclusivo les resulta complicado y en algunos casos hasta absurdo (foto Rafael León).

A pesar de que el masculino funciona en español como término no marcado para referir tanto a hombres como mujeres, quienes defienden el lenguaje inclusivo han buscado diversas formas de adaptar la lengua, algunas veces con éxito y otras cayendo en soluciones poco prácticas e insostenibles.

Algunas de estas estrategias, dijo el Dr. Ross, son sustituir la última letra por el símbolo @ en los sustantivos y elementos concordantes, lo cual es incompatible con el lenguaje hablado. Usar la forma masculina seguida de (as) es pronunciable pero no es compatible con el lenguaje oral. Otra es repetir todas las palabras que contengan morfología genérica, lo cual desemboca en una tediosa redundancia. Ninguna de estas propuestas es viable, según el experto.

Los miembros de la academia se mostraron de acuerdo en que la sociedad debe trabajar en el léxico, que es la parte del lenguaje donde se refleja el machismo. Debe evitarse el uso de palabras con connotaciones denigrantes como “perras” para referirse a malos jugadores, solterón y solterona, entre otras.

Para lograr que la mujer se visibilice en el lenguaje, también consideran una buena idea impulsar el cambio de la nomenclatura de organizaciones e instituciones gubernamentales como por ejemplo: hospital nacional de pediatría, en vez de Hospital de Niños; o  consejo nacional de universidades públicas, en vez de Consejo Nacional de Rectores entre otros.

 

Comentarios:

40

  • Carla 04/10/2012 07:44am
    Me parece lamentable que, tratándose de un artículo tan valioso, ni siquiera se hayan tomado el tiempo de releerlo para darse cuenta de que escribieron un HORROR como "hospital nacional de pediatría, en VES de Hospital de Niños".
  • Leonora D. 04/10/2012 09:20am
    Interesante que hablando de lenguaje de género todos los participantes en la mesa redonda sean hombres.
  • Leo J. 04/10/2012 09:38am
    El idioma español es discriminatorio hacia los hombres, cuando se habla en plural no se sabe si solo se refiere a hombres o mas bien a hombres y mujeres. Nuestro género, que debería ser masculino, se vuelve genérico cuando hablamos en plural :-(
  • Juan C. 04/10/2012 10:15am
    Por Dios, VES con la letra "S" al final es de ver, en el artículo esta bien escrito. Si es curioso que solo sean hombres, pero yo he escuchado a mujeres quejándose de este tema de inclusión, toda la vida se ha hablado de una manera correcta, y ahora se cae en redundancias que son perjudiciales para el lenguaje; para el último comentario lo único es que no se le puede quedar bien a nadie definitivamente.
  • Carla 04/10/2012 10:19am
    @Juan C. Ese es el punto: Estaba mal escrito cuando publiqué el comentario. De nada.
  • Víctor Hurtado Oviedo 04/10/2012 11:16am
    A "Leonora D." (?) me gustaría preguntarle por qué es interesante que los expositores hayan sido hombres. Lo interesante es que hayan sido (y sean) personas muy conocedoras del lenguaje. Otra curiosidad "interesante": muchos especialistas en ginecología son hombres. ¿Cuál conclusión "interesante" podríamos obtener de aquello? Parece que algunas personas suponen que "la ciencia tiene sexo". Es cómodo criticar bajo el anonimato, "L. D.".
  • manrique 04/10/2012 11:25am
    Es interesante que los expertos "hombres" no busquen alternativas inclusivas, así como cada cierto tiempo se reúnen para aceptar nuevos vocablos, o para eliminar otros, deberían reunirse para proponer terminología inclusiva, acorde a al idioma y a requerimientos sociales actuales , para que los sectores sociales que están siendo o se sienten excluidos no deban acudir a "ingertos idiomaticos".
  • Jorge P. 04/10/2012 11:31am
    Creo que el final del artículo está muy bien. No creo que la solución consista en añadir complementos a las palabras (como "niños/as"), sino en utilizar un léxico inclusivo, (como "niñez", "personas", "participantes", "ciudadanía", etc.). En las pocas ocasiones cuando esto no sea posible, se podría utilizar el "los y las".
  • Jacqueline Murillo 04/10/2012 12:37pm
    Respondo a la pregunta de Víctor Hurtado: la transversalización de género no implica un cambio cosmético, más bien se trata de transformar los paradigmas desde donde se realizan las enunciaciones. La estrategia de duplicación, la más afamada y combatida por los expertos en gramática (en su mayoría hombres), no es la única estrategia de corrección que se aplica para alcanzar un lenguaje inclusivo. La razón por la que resulta "interesante" que todos los expertos sean varones es porque, ya desde ahí, se demuestra que no hay una postura inclusiva: no se tomó en cuenta la posición de mujeres especialistas en el tema o de mujeres pertenecientes a la Academia de la Lengua. No me puedo considerar una especialista en el tema (o no tengo la arrogancia para hacerlo), pero sí hay mujeres muy calificadas para hablar del lenguaje y también hay mujeres especialistas que forman parte de la Academia de la Lengua, aun cuando este órgano siga siendo muy masculino a nivel internacional (como lo demuestra la actual composición de la RAE). En esta mesa faltó representatividad del cincuenta por ciento de la población que interviene y es abarcada por las enunciaciones lingüísticas de cualquier índole. Así, aplaudo que "los expertos" hablen sobre el tema y tengan espacios muy calificados y autorizados para hablar. Pero me gustaría escuchar las opiniones, aportes y soluciones de "las expertas", para lograr un adecuado balance entre las posturas extremistas de ambos bandos (la gramática que se rehúsa a cambiar y el feminismo dispuesto a modificarla a toda costa) y llegar a ese punto medio en donde el lenguaje inclusivo de género puede alcanzarse en la enunciación sin alterar las reglas básicas de nuestra lengua. Veo, en esta síntesis, una reiteración de tópicos expuestos por otros expertos internacionales (también varones), como la insistencia en la separación entre género gramatical y otras definiciones de género, la insistencia en el masculino genérico o los problemas derivados del uso de la arroba. Pero ese no es el centro, esas son tan solo algunas normas gramaticales y ortotipográficas, casi de sentido común y en las que, en efecto, los expertos tienen la razón. Pero la discusión es mucho más profunda y trasciende la forma. El lenguaje inclusivo no se restringe a cuatro errores gramaticales frecuentes. Es una manera de nombrar el mundo. No es un cambio superfluo en la mesa de corrección.
  • Jacqueline Murillo 04/10/2012 12:58pm
    Tal vez fue buena la intención de los expertos (todos varones), pero son un poco desafortunados los resultados. Creo que ya es imposible combatir el uso del lenguaje inclusivo, menos con argumentos científicos que terminan en la ridiculización, como los aquí empleados. Por el contrario, soy una de las mujeres profesionales en lengua que dedica esfuerzos a lograr un lenguaje inclusivo digno, gramaticalmente correcto, transparente en su capacidad comunicativa, sin escollos de lectura y, sobre todo, estratégicamente diseñado para hacer visibles a hombres y mujeres en la enunciación, tanto como la lengua lo permita, sin llegar al absurdo. Nada fácil, y no siempre se logra, pero es bonito el reto. Mientras más se toma consciencia de la capacidad enunciativa del lenguaje, más molesta su incapacidad para nombrar a quienes lo ejercen, más allá de si nuestra lengua está diseñada por categorías de masculino/femenino, animado/inanimado, racional/irracional. De ahí que la Academia de la Lengua, en mi opinión, podría enfocar sus esfuerzos a diseñar mejores y rectas estrategias para normar el lenguaje inclusivo, en lugar de limitarse a censurar los muy evidentes usos abiertamente agramaticales y carentes de eficiencia comunicativa. Esos ya han sido censurados hasta el hartazgo —con argumentos tan sólidos como estos— y ya sabemos cómo eliminarlos desde la mesa de corrección con un poquito de dignidad y mucha creatividad.
  • Jose Andres Mata 04/10/2012 01:06pm
    Víctor Hurtado Oviedo: Muy acertado su comentario como siempre. Saludos Profesor Solecismo. Siempre leo su articulo en SOHO con mucha satiscaccion. A proposito del tema, me recuerda a una profesora de la universidad, que insistia en que a los participantes de un grupo no se les llamaba "miembros" por la obvia connotacion masculina.. :S
  • Carlos Solís 04/10/2012 02:27pm
    Hace tiempo propuse una solución intermedia: agregar un nuevo género neutro, con su debida pronunciación: http://azkware.wordpress.com/2010/09/18/ocupamos-un-genero-neutro-en-el-idioma-espanol/ . Esta propuesta ha sido también acogida, con variantes, por terceros: http://stallman.org/articles/castellano-sin-genero.html . Otra alternativa, menos agresiva, es recurrir a sustantivos cuya interpretación sea neutra: "las personas menores de edad" en vez de "los niños y las niñas", "las personas trabajadoras" en vez de "las trabajadoras y los trabajadores", etcétera.
  • Ileana T. 04/10/2012 04:20pm
    ¡Ojalá quitaran esa cochinada de "lenguaje inclusivo", que lo único que representa es un atraso! Ahora todo tiene que ir: a todos y todas, a los niños y las niñas, a los ancianos y a las ancianas, y es una pereza espantosa estar en esa estupidez, sólo porque saber quién se sintió ofendido u ofendida y discriminado o discriminada... Solemne tontería, incorrecto gramaticalmente y además, una solemne pérdida de tiempo. Sinceramente, como mujer, NUNCA me he sentí dejada de lado porque no existiera el lenguaje "inclusivo". Por favor, ¡quiten esa tontería de una vez!
  • Víctor Hurtado Oviedo. 04/10/2012 05:51pm
    Señora Murillo: Como otros idiomas romances, el castellano exhibe rasgos machistas porque el latín era machista porque la sociedad romana era machista. Si las mujeres hubieran sido el sexo (no el "género") dominante, el latín habría privilegiado el género femenino como género no marcado. Ahora bien, el asunto real (no imaginario) es que el lenguaje machista castellano es más económico (más ahorrativo de tiempo y de palabras) que el "lenguaje inclusivo" que incluye (por inclusivo) la manía delirante de "los y las", que ni usted usa cuando habla: ¿o me equivoco? Responda, pues. ¿Habla usted en "los y las"? Si no habla así, no pida que los demás hablen de ese modo imaginario. Lo que sí debe hacerse es eliminar rasgos menores del machismo (como decir "el hombre" en vez de "las personas", "el género humano", etc.). Habría que eliminar también la costumbre de decir "la presidenta". Por lo demás, es también delirante la acusación de que, porque son hombres, los ponentes son machistas. Corolario absurdo: mujeres ponentes (¿o ya son "ponentas"?) habrían argumentado lo opuesto. ¿Puede demostrarlo? No; no puede. De paso sea dicho: ¿qué hacemos con los ginecólogos: los ahorcamos? ¿Qué saben los ginecólogos de las enfermedades de las mujeres si son hombres? A ver, explíqueme: ¿qué hacemos con los ginecólogos? El idioma machista no plenamente inclusivo permanecerá porque ahorra esfuerzo y tiempo, no porque me/nos guste. A mí no me gusta, pero no estoy dispuesto a caer en la neurosis de losylasizar el lenguaje; y esto no me hace machista. Soy feminista desde los 15 años, cuando adquirí conciencia de muchas injusticias -incluidas las que sufren las mujeres-, actitud que comparten los ponentes de esta conferencia.
  • Alma 05/10/2012 10:31am
    Que interesane ponencia, sobre todo, la afirmación que es más importante eliminar el uso del lenguaje discriminatorio hacia la mujer. En EL Salvador, en algunas empresas y Universidades, las Ingenieras ganan menos que los ingenieros ¿por se mujeres?. No puedo afirmarlo, más importante que "Ingeniera/Ingeniero", deben ser los salarios sin importancia del sexo. Por otra parte, que hacemos con palabras como "periodista","colega" "dulzura" pedirán los hombres llamarse ¿periodisto, colego, dulzuro?. Luchemos, si por la igualdad y respecto de los derechos humanos, para todos, sin importar si es hombre, mujer, niño, niña. Si es de clase adinera o un empleado que gana el salario minimo.
  • Jacqueline Murillo 06/10/2012 07:11am
    Señor Hurtado: veo, en general, tanto en sus comentarios como en el extracto de la noticia (no puedo afirmar que esto haya sido así en una conferencia a la que no asistí), una falta de definición del objeto bajo discusión. A ver si logro explicarme: ¿qué está entendiendo usted por "lenguaje inclusivo"?, ¿qué entendían los ponentes por "lenguaje inclusivo"? Aquí, por lo tanto, valen algunas aclaraciones, aunque, desde mi perspectiva, está pendiente una auténtica definición epistemológicamente mejor fundamentada tanto en teorías lingüísticas como otras de género, sociedad, psicología, etcétera. El término "inclusivo" abarca una amplia gama de diversidades, no solo la de género. Incluye discapacidades, etnias, culturas, nacionalidades, diversidad lingüística, elección sexual, segmentos etarios, enfermedades… En otras palabras, el lenguaje inclusivo de género no es el único lenguaje inclusivo que existe. Ahora vamos un paso más allá: ¿qué estamos entendiendo por "lenguaje inclusivo de género"? Deduzco de los comentarios y deduzco de la síntesis de las exposiciones de los expertos, que se está entendiendo lenguaje inclusivo como sinónimo de uso exhaustivo e indiscriminado de "los y las". Bien, aquí vale otra aclaración esencial y, para que sea más fácil entendernos, llamémosle a esto "duplicación", es decir, la duplicación constante de sustantivos masculinos y femeninos como técnica para reducir el machismo inherente de la lengua española en la enunciación del discurso. Pues bien, la duplicación es tan solo una de las decenas de técnicas de corrección empleadas para alcanzar un lenguaje inclusivo. Es la técnica más facilista de todas porque no requiere ningún esfuerzo intelectual para modificar la enunciación. La duplicación no solo es una técnica agotadora, tanto para quien escribe como para quien lee, también, en la mayoría de los casos, es aplicada de manera incorrecta. Me explico: "los y las niñas de esta escuela…" es agramatical, si se va a utilizar la duplicación, que sea con todas las de ley: "los niños y las niñas de esta escuela…". Ahora bien, en la mesa se discutió otra técnica de inclusión: el uso de la arroba. También me opongo al uso de este recurso impronunciable con un símbolo cuya tradición semántica nada tiene que ver con expresar masculino y femenino. La arroba era una unidad de medida medieval y el signo @, en su contexto actual, es propio de la comunicación por inte
  • Jacqueline Murillo 06/10/2012 07:25am
    Señor Hurtado: [prosigo y me disculpa la verbosidad, pero este apasionante tema —se nota que despierta las pasiones más que las razones— no puede abarcarse y responderse en pocas palabras]. En mi comentario anterior quedó cortada la palabra "internet". En fin, que veo un esfuerzo académico por fundamentar la oposición a un cierto conjunto de técnicas de inclusión de género mal orientadas, mal aplicadas y, algunas de ellas, abiertamente agramaticales. Está bien, sí, para eso está la Academia, pero yo, como profesional de lengua dentro de un contexto en donde el lenguaje inclusivo de género es obligatorio e incombatible, y como mujer que paulatinamente va convenciéndose de la necesidad de enunciar a la mujer en el discurso dentro de una lengua que, como usted bien lo ha expuesto, es machista —por razones históricas—, quisiera ver a estas eminencias trascendiendo este conjunto de técnicas erróneas y proponiendo soluciones integrales para alcanzar un lenguaje inclusivo de género que no resulte cansado de leer o enunciar, que sea pronunciable, que sea gramaticalmente correcto y que no se limite a una propuesta léxica (como se sugirió en esta mesa). La inclusión más allá del léxico. Muchas de las técnicas no se restringen a reemplazar un sustantivo por otro: hay que modificar la oración completa, hay que usar verbo y adjetivos, hay que hacer uso de conjunciones relativas y paráfrasis moderadas, hay que "pensar" distinto para evitar un masculino genérico ahí en donde debe abarcar hombres y mujeres. En el resto de la lengua, el masculino genérico sigue valiendo (para objetos inanimados, animales, etcétera). Usted me hace una pregunta abierta: ¿hablo yo en "los y las"? Si mi respuesta anterior no ha sido clara, le respondo para no ser malinterpretada: no, señor; lo combato y quienes conocen mi trabajo profesional lo saben. Pero sí uso lenguaje inclusivo (tanto oral como escrito), y le reto a analizar mis comentarios para que vea que, sin el uso de la duplicación (o con un uso estratégico y moderado, en puntos claves del discurso), tampoco me he visto obligada a restringir la enunciación al masculino genérico. Le cuento que sí conozco textos publicados que "hablan en los y las" y son abiertamente machistas. Por lo tanto, esa es una solución cosmética, facilista y que no garantiza de modo alguno la inclusión de las mujeres en el discurso.
  • Yislen Barboza Hidalgo 06/10/2012 07:41am
    Como mujer y estudiante de Filología Española de la UCR, me parece que el lenguaje inclusivo no tiene sentido; es poco económico; se cae en redundancias ridículas y, al final de cuentas, el texto pierde la estética que una vez podría haber tenido. No entiendo porqué dicen que el español es machista y que se debe visibilizar a la mujer cuando en otras lenguas, como el inglés, ni siquiera hay un género definido para las cosas, aun cuando se trata de un sustantivo que refiere al femenino (cat: ¿gato o gata?; president: (presidente o presidenta?; lawyer: ¿abogada o abogado?...) ¿Acaso que ellos andan haciendo alboroto por estas cosas? Seamos más sensatos y estudiemos primero la lengua antes de andar hablando y escribiendo raro con @.
  • Jacqueline Murillo 06/10/2012 07:41am
    Ahora bien, señor Hurtado, soy yo quien levanta la pregunta: ¿es la ridiculización la mejor estrategia que tiene la Academia para dejar de promover el uso de técnicas agramaticales para la inclusión de la mujer en el discurso? Si es así, me permito decir que ese es el campo de la comedia. El corto de La Media Docena sobre el abuso de la duplicación para alcanzar el lenguaje inclusivo es ejemplar, brillante, muy cómico y suelo utilizarlo como ejemplo para crear consciencia de que esa no es la mejor técnica posible. Dejo aquí el vínculo para que defensores y detractores del tema se tomen su tiempo para reír un rato: http://www.youtube.com/watch?v=yfBgyj_MhcQ. ¿Cuál es o debe ser la función de la Academia en este tema? Bueno, aquí vemos ya aportes valiosos: si hay una demostración lingüística e histórica de que el español es una lengua machista —en palabras, no me parece que hayan sido las de A. Constenla—, entonces ya las agrupaciones feministas tienen camino ganado porque muchos discursos sobre el tema se basan en negar el machismo de la lengua española. Entonces vamos al siguiente punto: ¿está la sociedad actual y presente (no la romana de hace dos mil años) dispuesta a sostener el machismo en la lengua? Yo no. El poder de la palabra para inventar, crear y recrear el mundo es brutal. La neurolingüística ya ha probado la capacidad de determinación de afirmaciones sencillas cotidianas como el uso de negaciones en lugar de afirmaciones. Las muy vendidas obras de autoayuda tienen éxito porque logran ayudarles a muchas personas a transformar su manera de enunciarse a sí mismas y a enunciar sus proyectos de vida. Sí, el lenguaje cuenta y mucho. Por eso es necesaria una revolución en donde académicos y académicas con tanta trayectoria como los caballeros de esta mesa contribuyan a encontrar soluciones, en lugar de centrar sus esfuerzos en combatir un puñado de técnicas. Pero en mi comentario, del de Leonor o de otra persona en esta discusión no se ha descalificado a nadie por razones de género. Lo que se ha solicitado es la inclusión: y yo solicito la inclusión de expertas en el debate. ¿Es tan difícil de comprender esta sencilla petición y alcanzarla? Como dije, "incluir" no es "usar los y las"; incluir es incluir, desde el debate, a hombres y mujeres, no solo en el papel.
  • Jacqueline Murillo 06/10/2012 07:48am
    Por último, señor Hurtado, y quisiera que esto no le produzca ofensa, pero sobre sus reacciones nada puedo hacer, veo que usted insiste en acudir a la técnica retórica de la analogía para tratar de probar su punto con el tema de los ginecólogos. Tal vez si usted fuera mujer, esto le sería más fácil de entender: yo, que he sido atendida en diversas ocasiones por profesionales de ambos sexos, prefiero visitar a las ginecólogas, porque no me agrada que un hombre desconocido (y muchas veces, insensible y desconocedor de lo que verdaderamente se siente tener una fisiología femenina), por más experto que sea, deambule por mis partes íntimas. No sé si tendrá usted el mismo prejuicio con las urólogas, porque eso es algo muy personal y no es una opinión generalizada. Muchas mujeres criadas en la consciencia machista confían más en la capacidad profesional de un hombre que de una mujer. Hay experiencias que se obtienen en teoría pero jamás en la práctica. Pues, de igual manera, hay experiencias que muchos ginecólogos no llegan a vivir y no hacen el esfuerzo por comprender. ¿Pienso que todos los ginecólogos son unos incompetentes? Nunca lo he dicho ni lo creo. ¿He conocido buenos ginecólogos, con los que podría permitirme tener la confianza para convertirlos en mi médico personal? En todos estos años (ya no pocos), solo he conocido uno. Pero eso, señor Hurtado, en nada se relaciona con el tema del lenguaje y tampoco soluciona en nada el hecho de que usted haya decidido apegarse a la falacia de autoridad en lugar de permitirse imaginar cómo sería la discusión si, en lugar de "expertos" hubiéramos tenido "expertos y expertas". Mis saludos para usted y espero que su declarado feminismo florezca en el futuro a través de sus palabras.
  • Antonio Romero 06/10/2012 11:16pm
    Es cierto los expositores no son un grupo inclusivo, además de opinión de la mujer falto la opinión, de un Negro, de un chino, de un Enano, de un Homosexual, de un discapacitado, de un pachuco y por supuesto de una Negra, de una China, de una Enana, De una Femisexual, de una discapacitada, de una pachuca... Ni las Feministas ni los Especialistas nos pueden poner a hablar como si jueramos de cuerda, el lenguaje es verdaderamente inclusivo y permite que todos hablen a su antojo, nos comunicamos e inventamos palabras a diario, nadie nos detiene, si todos terminamos hablando mal, nos ponemos de acuerdo y cambiamos la Lengua o el Lenguo, digo para no ofender a las o los mujeres.
  • Mario Rodriguez V 07/10/2012 06:01am
    qué cansado que es la actitud de algunas mujeres de sentirse a la defensiva y de culpar a su género de sus frustraciones. Vivimos en un país donde nadie es igual y en donde todos pueden sacar provecho de sus diferencias, es una vulgar escusa creer que las mujeres ganan menos que los hombres, cualquier jovencita atractiva puede ganar mucho dinero sin experiencia, mucho más que un jovencito, hay cualquier cantidad de mujeres con salarios mayores a los de muchísimos hombres, vivimos en un país donde una mujer puede ser presidente, igual de pésima que los presidentes hombres, pero sin duda alguna con mayores ingresos que la mayoría de los hombres, cuantas mujeres son dueñas de empresas, tenemos hasta una boxeadora que puede knoquear al hombre promedio, la mayoría de las medallas olímpicas de este país las han aportado las mujeres,así que estas notas de género y ese dizque lenguaje inclusivo sólo sirven para poner en evidencia a la mujer mediocre que piensa que con las y los ante cada palabra harán mejorar su vida, queda en evidencia el machismo que envidian al pensar que inclusión es eliminar todo lo masculino de donde sea. para rematar un hombre no puede decir nada sin que lo acusen de machista, las leyes familiares están inclinadas al lado feminista, si bien protegen a la sociedad de la violencia física del hombre contra la mujer, al mismo tiempo fomenta la violencia contra el hombre, cuantas mujeres le tienen pensión a un abanico de hombres, cuantos hombres crían hijos ajenos...el punto es, que en tiempos de igualdad como en los que vivimos hoy, uno hombre o una mujer pueden ser tan iguales como diferentes, es cosa del hombre o la mujer aportar con positivismo en la sociedad, no importa si tiene mayor salario, belleza o riqueza de lenguaje.
  • UCR 08/10/2012 12:42pm

    Jacqueline, gracias por sus aportes, no obstante le recordamos que en el reglamento de nuestros comentarios dice: "El espacio de comentarios en la Sección de Noticias del sitio web de la Universidad de Costa Rica (UCR) fue creado para conocer la opinión de los lectores y lectoras acerca del tema central de las noticias, y para que puedan expresar sus ideas, comentarios o preguntas en torno a su contenido. Los comentarios podrían inducir a discusiones originadas en el tema de la noticia, sin embargo, este espacio no debe utilizarse como tribuna para la defensa de posiciones personales acerca de temas filosóficos, ideológicos, religiosos o políticos en general".


  • Eric Leitón 09/10/2012 11:43am
    A pesar de lo extensos y reduntantes, los comentarios de la señora Murillo, ya advertida del objetivo de este espacio, resultan ser los de mayor contenido para un lector como yo, que topé con este tema por casualidad. No obstante su evidente conocimiento del tema, señora Murillo, usted confunde, o tergiversa, a drede o no, no sé, el tema de la conversación de los expertos, con lo que, a su juicio deberían de estar haciendo ellos. Entiendo que la discusión versó sobre el desatino en las propuestas del "lenguaje inclusivo"... Tema aparte, y al que usted se dedica prioritariamente en sus comentarios, es qué hacer para mejorar la lengua. La lengua de los pueblos, y no voy a ser yo quien se lo aclare a alguien con su preparación en este campo, pertenece a los pueblos y no a sus intelectuales. Nosotros, los no estudiosos de la lengua, nosotros profesionales de otras ciencias, solo conocemos por lenguaje inclusivo lo que los llamados a hacerlo, nos han querido enseñar: el uso de los y las; el uso de la arroba, y un sin fin de "genialidades" vulgares, populares, tal vez diseñadas en las gradas de un estadio mientras salta a la cancha el mounstro o el team florense. ¿Me explico señora Murillo? Usted sabe. Estas genialidades han llevado a nuestra Presidenta a decir "los y las personas", produciendo con ello un rechino en el tímpano. En fin, el tema era otro señora Murillo, era denunciar que esos esfuerzos, están mal, muy muy mal; pero usted se dedicó a comentar otra cosa, iniciando con comentarios como que extraña la presencia de expertas...¿para qué expertas si habían expertos? No creo que hagan falta, no creo que las expertas hubieran concluido algo diferente. El tema al que la llevaron a usted, el del ginecólogo es una trampa en la que usted cayó, pero lo que describió de sus vivencias personales, probablemente no le pasa con dentistas, abogados o ingenieros. ¿por qué le pasa con los expertos filólogos? Cito lo siguiente de uno de sus textos: "cómo sería la discusión si, en lugar de "expertos" hubiéramos tenido "expertos y expertas". El dictamen del médico, el abogado o el ingeniero, no dependen de su género sino de su calidad. Pedir expertas Sra. Murillo, no tiene sentido; refleja que se siente minoría, es menos y no la respetan si no hay una mujer allí. Eso es falso, estedes deben empezar a cambiar esa concepción, para que obtengan lo que buscan. ¿cuál 50% extraña usted en la RAE? Finalmente le agradezco el uso del térmi
  • Eric Leitón 09/10/2012 11:47am
    Finalmente le agradezco el uso del término "facilismo". No lo conocía. (así debió haber terminado mi comentario anterior).
  • Sergio Arroyo 09/10/2012 12:14pm
    Sr. Carlos Solís: su propuesta no es nueva, desde hace años se viene mencionando de cuando en cuando. Nunca ha sido tomada en serio.
  • Jacqueline Murillo 12/10/2012 05:06pm
    Estimada UCR: tiene mi autorización para borrar mis comentarios si así lo desea. Mi opinión sobre la noticia se mantiene: es una lástima la falta de representatividad del sector femenino (como ocurre a la inversa en las guías de lenguaje no sexista, en su mayoría escritas por mujeres no lingüistas), el énfasis de la redacción de la noticia (y, se asume, de la mesa de discusión) sobre el hecho de que se combate todo el lenguaje inclusivo de género y no solo sus técnicas más desafortunadas (como puede verse en el pie de foto elegido) y el hecho lamentable de que los expertos de la mesa no estén realizando esfuerzos más sustanciales para contribuir a lograr un lenguaje inclusivo de género más exitoso. Más allá de la comunicación diaria, si el lenguaje inclusivo de género es directriz obligatoria en el Estado e instituciones educativas, se necesitan soluciones; no solo ridiculizaciones científicamente fundamentadas.
  • Leda Mèndez 22/10/2012 08:33pm
    Mi opinión femenina es que el lenguaje no es el culpable de la discriminación. Confundiendonos a la la hora de hablar tampoco contribuye a desaparecer esa conducta detestable. Yo como mujer no comparto esa lucha linguistica. Preferiria que todos habláramos en masculino pero sentir que somos tomadas como iguales, porque podemos dar la talla y sobradamente, iguales para ser electas en puestos, para valorar el trabajo doméstico, para exigir nuestros derechos etc.. Y no como el caso nacional que no se escoge por la excelencia y eficiencia personal sino por el género y luego entonces tenemos un problema de discriminaciòn contra las personas eficientes que deben ceder el lugar para cumplir a fuerza con esa lucha de generos. Yo seguiré hablando como siempre he usado el idioma, haré algunas aclaraciones mínimas cuando sea necesario e insistiré en que luchemos desde la cuna para que haya respeto por las mujeres. Así veo las cosas.
  • Maria J. 29/10/2012 08:28am
    Hay una cosita más que nadie ha dicho, que me gustaría comentar. Me parece que la obligación de utilizar el lenguaje inclusivo, en vez de promover la igualdad, tiene precisamente el efecto contrario, ya que nos recuerda constantemente el tema de la desigualdad o de la discriminación... ¿no creen?
  • Jeanina Umaña 29/10/2012 04:15pm
    Leda Méndez dijo una verdad que oímos quienes fuimos a la mesa redonda: el lenguaje en sí no puede ser ni machista ni feminista. Es un sistema formal que resuelve problemas con los elementos con que cuenta y las posibilidades varían entre tipos de lenguas. Los usuarios somos otra cosa, miembros de sociedades machistas... Lástima que Jacqueriline Murillo saque conclusiones sobre lo dicho sin haber asistido. El tema es muy complejo y no se puede resolver a partir de una nota periodística ni de las pasiones basadas en la mala experiencia personal. Nadie negó nunca la existencia del machismo en el español, que se origina en el léxico y hay formas inteligentes de neutralizarlo. Centremos los esfuerzos en educar y promover a las mujeres. Así no se sienten discriminadas y se pueden defender cuando no las tratan como se debe.
  • L. Ronald Ross 29/10/2012 07:56pm
    Es lamentable que la descripción de las ponencias que aparece en el sitio web de la UCR no haya logrado captar la esencia de ninguna. En algunos casos, comentarios hechos por miembros del público aparecen atribuidos a alguno de los tres ponentes. En el caso mío, se mencionan varios de mis comentarios relativos a las estrategias que critico, pero ni una sola palabra se dedica a lo que propongo en su lugar. Es una lástima, por tanto, que toda esta rica discusión no haya podido tomar en cuenta los verdaderos argumentos de quienes participamos en la mesa redonda. L. Ronald Ross
  • Carlos Soley 11/03/2013 04:01pm
    Sencillamente la reiteración ad infinitum de la distinción de sexos mediante los artículos los y las al estilo Pepillo Figueres es una aberración.
  • Ronald O. 02/10/2013 09:36pm
    Que mal, por lo menos lean el artículo, muchas y michos personas y personos no están entendiendo la idea creo yo...
  • Laura Solis 02/06/2014 08:37pm
    Las feministas son muy necias con esto del lenguaje "inclusivo". La verdad es que además de destruir el idioma es totalmente innecesario.
  • Maria G. 24/11/2014 09:24am
    Una discusión que es política, se reduce a una discusión aparentemente técnica, pero cargada en términos ideológicos. Abran un debate. Vamos a confrontar argumentos. Pero así, atrincherados detrás de la máscara de la disciplinariedad, da la impresión de que no quieren debatir sino refunfuñar.
  • Leonardo Zapata 24/11/2014 03:37pm
    Recomiendo este informe de la RAE, que aborda profunda y concienzudamente este controversial tema: Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer -> http://www.rae.es/sites/default/files/Sexismo_linguistico_y_visibilidad_de_la_mujer_0.pdf
  • Rafael Rivas Ducca 15/12/2014 01:23am
    Los aportes de Jacqueline Murillo me resultan de inmenso valor. Me interesa establecer amistad Facebook con ella.
  • Imelda C 05/05/2015 01:54pm
    La evolución de la humanidad tiene qué ver con la capacidad para ser y vivir mejor ... recordarán ustedes cuando mujeres y hombres inventaron una forma de comunicarse? Eso ha evolucionado!!! Muchas de las personas que han participado en este apartado, como yo, tengo orígenes mayas y tarahumaras, a quién le preocupó que la conquista española nos quitara usos y costumbres de la diversidad de culturas... Lamento recordarles que el español junto con la RAE es sólo una imposición por lo tanto tiene como objetivo dominar y, por supuesto, imponer. Otro ejemplo... Si el "hombre" fuera el representante universal real de la humanidad, porque las Convenciones sobre derechos humanos tienen que ser taaaan específicas, como la(s) Declaración(es) de las niñas y niños, de las personas con discapacidad...de las mujeres, de los pueblos..etcétera...PORQUE SOMOS DIFERENTES, SOMOS UNA DIVERSIDAD que el lenguaje sexista ha minimizado y sobre todo discriminado...la propuesta es nombrar toda la diferencia social y cultural... la propuesta es que dejemos de naturalizar la violencia y la discriminación, que salgan de su zona de confort de no cambiar nada, para seguir cómo? cerrando los ojos ante la desigualdad en el mundo en toooodo el mundo, donde por cierto, la mayor de las discriminaciones es contra las mujeres aunque muchos de ustedes lo nieguen... ojalá hagan algo para heradar a las persona en su entorno que se quiere un mundo mejor... donde yo, si quiero participar!!!
  • Olga Mercedes VArela Solís 08/06/2015 03:39pm
    disculpen, me salgo un poco del tema, pero hace unos cuantos años, cuando terminé mi Licenciatura, me corrijieron mis borradores de la tesis en el sentido de usar "de que" y lo correcto, casi en general, es usar "que..." y en casi todos los comentarios observo que ponen (ejemplo) "de que no quieren debatir...", hago el comentario porque algunas personas critican cómo está la redacción del informe y, me da la impresión, que andan un poco perdidas.
  • Patricio Lons 24/02/2016 08:01am
    Entre los asistentes veo seis mujeres y cinco hombres. No entiendo el comentario feminista

Nombre:

E-Mail:

Comentario:

Le quedan: 2500 caracteres.

Ver reglamento
Regresar Arriba