Saltar Navegación
inicio > noticias > 2012 > 06 > 15 > carmen-naranjo-esa-m...
Conversatorio In Memoriam

Carmen Naranjo, esa mujer palabra

15 jun 2012
Carmen Naranjo: “Ser creadora es una actividad cotidiana. Es poder ver lo invisible. El verdadero …
Carmen Naranjo: “Ser creadora es una actividad cotidiana. Es poder ver lo invisible. El verdadero carácter de la gente. Es renunciar a los miedos porque los miedos limitan y para crear no hay que tener miedos” (foto archivo ODI de Luis Alvarado).

La persona y la obra de la escritora costarricense Carmen Naranjo Coto (30 enero 1928- 4 enero 2012); sus reflexiones sobre las contradicciones humanas; su crítica social, filosófica y política; fueron temas de reflexión alrededor de los cuales intercambiaron  anécdotas y enfoques un grupo de destacadas intelectuales, durante el conversatorio In Memoriam “Y si pensar fuera suficiente” del programa Lunes culturales para todos, de la Escuela de Estudios Generales, de la Universidad de Costa Rica.

Para el coordinador del programa, Marvin Camacho Villegas,  este conversatorio fue un homenaje a esa mujer palabra que es sinónimo de la poesía y la narrativa costarricense, a esa ideóloga constante y firme, con una visión muy clara del quehacer cultural de nuestro país, con una vasta producción literaria de cerca de 40 títulos entre poesía, cuento, novela, ensayo y teatro.

Tres destacadas intelectuales, conocedoras a fondo de la vida y obra literaria de Carmen Naranjo, departieron con el público en una tertulia amena, llena de remembranzas y enseñanzas en torno de esta figura trascendental y enigmática de las letras costarricenses, de quien la profesora Marisol Gutiérrez, moderadora del conversatorio, rescató “su legado cultural, intelectual y político de carácter transgresor, un caudal permanente de enseñanza; así como su huella firme en ser consecuente entre el decir y el hacer”.

Una mujer pública

Las comentaristas de la vida y obra de Carmen Naranjo manifestaron su respeto y admiración por …
Las comentaristas de la vida y obra de Carmen Naranjo manifestaron su respeto y admiración por una mujer a la que retrataron como adelantada a su época, valiente, creadora y fiel a sus creencias en cada uno de los actos de su vida (foto Anel Kenjekeeva).

Asidua estudiosa de la obra de Carmen Naranjo, la Máster Virginia Borloz Soto, retomó a la mujer, la ciudadana, la artista, la escritora, desde su libro Carmen Naranjo: una metáfora viviente. Para Borloz, Naranjo fue admiración y asombro, una maestra en el manejo de la palabra y del lenguaje; una traslación de significados, una creadora de significados. Hablar de Naranjo, subrayó Borloz, es hacer metáfora de la literatura y hablar de la primera mujer costarricense que incursionó en el ámbito del poder y la palabra.

El libro de Borloz retrata aspectos bastante íntimos de Carmen Naranjo, como el rechazo materno que experimentó; su condición de mujer pública por ocupar importantes puestos de servicio público, en el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), como primera mujer Ministra de Cultura, Juventud y Deportes (1974-1976),  como embajadora en Israel; Vicepresidenta de la Asociación Mundial de Escritores y Periodistas, Directora del Museo de Arte Costarricense y Directora de la Editorial Universitaria Centroamericana (EDUCA). Cargos en los cuales siempre demostró su irreductible coherencia entre la acción y la palabra, subrayó la comentarista.

Crítica de nuestra idiosincracia

La Licda. Sonia Jones León, con 38 años al frente de la Cátedra de Literatura Costarricense en la UCR, reseñó a Naranjo desde uno de sus más significativos ensayos, Cinco temas en busca de un pensador, del año 1977.

“He encontrado que lo fundamental es trabajar en términos universales dentro del país para que la …
“He encontrado que lo fundamental es trabajar en términos universales dentro del país para que la cultura aunque sea un milímetro crezca en todo el territorio”, Carmen Naranjo (foto archivo ODI de Luis Alvarado).

La obra, detalló Jones, indaga en la identidad del tico; es un clamor por pensadores sobre la realidad y el ser costarricense de la época. Con base en cinco frases ticas de uso popular elegidas por la escritora, Naranjo refleja su profunda preocupación por los ticos y desnuda las falsas poses de esta sociedad.

Las frases elegidas por Naranjo: “ahí vamos”; “qué le vamos a hacer”; “a mí que me importa”; “de por sí”; “¡idiay!”; indican hacia donde va el costarricense con su andanza conformista que termina con cualquier hazaña o proyecto.

Expresiones que, a criterio de Jones, resumen la impotencia del costarricense ante el fracaso de las mediaciones, un consuelo que es mentira; un deseo de libertad irresponsable y egoísta que solo busca su propia comodidad.  Habla así Naranjo de un costarricense sin pasión verdadera, un pueblo frío en un trópico benevolente; una democracia de servilismo y comodidad.

Un análisis ácido del ser costarricense de los años setenta, que demuestra la permanencia y vigencia del pensamiento y obra de Naranjo en la actualidad “si ponemos bajo la lupa a la sociedad costarricense de este siglo XXI”,  concluyó Jones.

La obra de Carmen Naranjo sobre América, sobre el amor, sobre el compromiso social, fue traducida …
La obra de Carmen Naranjo sobre América, sobre el amor, sobre el compromiso social, fue traducida a diferentes idiomas y se vende en variospaíses del mundo (foto archivo ODI).

Transgresora por naturaleza

La transgresión como forma de vida, así resumió la Dra. Ruth Cubillo Paniagua, el carácter y la obra de Carmen Naranjo, quien en alguna ocasión manifestó “soy un riesgo editorial, no un éxito editorial”. Cubillo se refirió a la escritora como una transgresora del modelo de mujer existente en una sociedad patriarcal, cuyo modelo todavía hoy está vigente.

Al incursionar Naranjo en el campo de las letras y la función pública, rompe con la domesticidad, se muestra como una escritora de ruptura, con técnicas vanguardistas y nuevas propuestas temáticas. Esto puede apreciarse en su libro Mujer y cultura, destacó Cubillo.

En sus obras, continúa Cubillo, Naranjo fue una gran crítica del consumismo desaforado de la sociedad costarricense y la deshumanización a la que conlleva, y se describía a sí misma como escritora irreverente. Una escritora que Cubillo definió como “una noción completa de compromiso”.

Regresar Arriba