Saltar Navegación
inicio > multimedios > galerias > mujeres-y-hombres-de...

Mujeres y hombres dedicados al maíz criollo. Nicoya, Guanacaste

28 nov 2019

Lucilo Cano Díaz, vecino de La Cruz, cultiva maíz pujagua. Él es uno de los 32 productores que compartieron sus semillas y saberes en el Encuentro de Maíz Criollo, el 22 y 23 de noviembre de 2019 en Nicoya.

 

Francis Fernández, vecina de La Cruz, cultiva maíz pujagua. Ella quiere rescatar la tradición y encontrar ayuda para comercializar su maíz. “Desde el 2014, me he dedicado a sembrar el maíz pujagua, comencé con este maíz y yo vi que tenía un gusto diferente al maíz blanco para hacer las tortillas, el chicheme, la chicha y para hacer el pozol y el pinol”.

El maíz morado “pujagua” es rico en antocianinas, que son los compuestos polifenólicos que le dan su color característico.  

 
El atol de maíz pujagua es una de las preparaciones tradicionales. Puede consumirse solo o servido con leche. 

Gilberta García Morales, de Liberia, tiene 20 años de cultivar maíz criollo y totalmente orgánico, para el consumo del hogar y los animales. “Para nada lo voy a dejar, porque es una buena variedad de maíz. Es resistente a las plagas, el vestido que tiene no es punta pelada, sino que es grueso, y eso es muy importante, porque —si no fuera por eso— le caerían todas las plagas”.

El maíz amarillo o yema de huevo es una de las variedades criollas que se siembran en la Región Chorotega. 
El intercambio de semillas es una de las prácticas tradicionales de los agricultores de maíz, la cual favorece su conservación. 

José Ángel Méndez cultiva el maíz desde los 10 años. Él siembra maíz maicena, amarillo y pujagua; además, conserva su propia semilla. “Ese ha sido mi trabajo: la agricultura. El maíz nunca lo pagan bien; si lo va comprar para semilla, sí se lo venden caro, pero yo mejor me lo dejo y siembro la misma semilla para no estar comprando, porque es muy cara”.

El maíz blanco de la variedad "maicena" es uno de los maíces criollos que se siembran en la Región Chorotega. 

Félix Alvarado Fernández se dedica al cultivo del maíz desde hace 11 años. Él cultiva diferentes variedades de este grano y disfruta intercambiar semillas con otros productores. “Esa era la manera de la tradición de antes; si yo no tenía, mi vecino me daba y yo le daba a otros. Eso es muy importante para que no se pierda”.

 

Los campesinos llevaron al encuentro sus mazorcas más vistosas. Esta variedad la conocen como "arcoíris". 

Orlando Quirós Vargas, vecino de Nandayure, tiene 75 años de edad y más de 30 años de producir maíz amarillo, blanco y pujagua. Él habló del valor de recuperar la forma de vida del campesino, así como de seguir sembrando maíz, el cual es parte de su tradición. "Tengo 30 años de producir ese maíz, me gusta. El año que no siembro estoy inconforme, yo quisiera que los jóvenes también aprendieran, porque nosotros ya nos vamos”.

Las mujeres siembran maíz y, además, elaboran productos a base de este grano. Por esto, tienen un amplio conocimiento de su cultivo y de cómo aprovecharlo. 
Los propietarios de un restaurante típico guanacasteco, donde elaboran y comercializan alimentos a base de maíz criollo, también están interesados en rescatar este producto tradicional y darle un mayor valor comercial.
La variedad de maíz pujagua "congo" se caracteriza por su intenso color púrpura. 

La emprendedora Ligia Salazar creó la marca "Curubanda" de productos a base de maíz pujagua, con los cuales le da un mayor valor agregado a esta variedad de maíz. “Estos son productos muy alimenticios, que podemos sembrar en Costa Rica, pero ¿cómo hacemos para darles ese valor agregado e ir más allá?, poniéndolo en un empaque atractivo y con etiquetas”.

Las tortillitas de maíz pujagua conservan una excelente textura y el color oscuro característico de esta variedad.
Como cierre del Encuentro sobre Maíz Criollo, se presentaron bailes folclóricos en la plazoleta del parque de Nicoya. 

Nombre:

E-Mail:

Comentario:

Le quedan: 2500 caracteres.

Ver reglamento
Regresar Arriba