Saltar Navegación
Celebración del aniversario de las carreras de Orientación y Educación Especial

¿Cómo se construye un futuro de paz a través de la educación?

En un contexto marcado por desafíos sociales y la búsqueda constante de la armonía y la inclusión, la Escuela de Orientación y Educación Especial recuerda con orgullo sus hitos históricos.
17 abr 2024Sociedad

Foto 1 Aniversario Carreras Orientación y Educación Especial Facultad de Educación UCR

El proyecto TecnoInclusión, que se desarrolla en conjunto entre la EOEE y la Escuela de Ingeniería Eléctrica, brinda talleres para niñas y niños con alguna discapacidad, quienes son acompañados por sus padres para que juntos participen en dinámicas relacionadas con la tecnología. Foto Laura Rodríguez.

En la conmemoración del 50 aniversario de la carrera de Educación Especial y del 60 aniversario de la carrera de Orientación, la Facultad de Educación se erige como un faro de compromiso y excelencia académica en la formación de profesionales dedicados a la promoción de la equidad y el bienestar social.

Al respecto, la Dra. Julieta Solórzano Salas, directora de la Escuela de Orientación y Educación Especial (EOEE), afirmó que además de la formación académica, estas carreras realizan investigaciones, participan en proyectos de acción social y mantienen vínculos internacionales con universidades de diversos países, pero también contribuyen a la actualización profesional de diversos sectores, como por ejemplo en el Ministerio de Educación Pública y en el Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (Conapam).

A través de su labor, estas carreras impactan en la regionalización de la educación superior y han promovido la inclusión de personas con discapacidad en la vida universitaria. Además, han liderado la creación de asociaciones y centros de apoyo en sus respectivas áreas.

Formación de vanguardia en Orientación y Educación Especial

Desde sus inicios, la EOEE ha sido pionera en Costa Rica en la formación de profesionales que resultan claves para el desarrollo humano y social.

La carrera de Orientación, fundada en 1964, se distingue por su enfoque de facilitar procesos que promuevan un crecimiento armónico del individuo, en diversos ámbitos de su vida. Por su parte, la carrera de Educación Especial, iniciada en 1974, surge como respuesta a la necesidad imperante de brindar una educación inclusiva para personas con diversas capacidades.

“Ambas carreras destacan por su compromiso con la excelencia académica, y la formación de profesionales éticos y comprometidos con el desarrollo integral de la sociedad costarricense”, señaló Solórzano.

Por su parte, la Dra. Alejandrina Mata Segreda, destacada catedrática jubilada de la UCR, destacó la importancia de la orientación como promotora del bienestar y protectora contra los riesgos de la vida.

Mata argumentó que esta profesión en particular se nutre de la investigación, la práctica profesional y el estudio teórico para avanzar. “La orientación, que comenzó como un apoyo para las elecciones vocacionales a finales del siglo XIX, ha evolucionado hacia un enfoque de desarrollo humano y prevención, influyendo en áreas como la educación escolar y laboral. Se acentúa siempre la necesidad de sistematizar la experiencia profesional de los orientadores y fortalecer el enfoque humanista en su formación, para contribuir a una cultura de paz con sentido humano”, indicó.

A su vez, la M. Sc. Melania Monge Rodríguez, profesora e investigadora jubilada de la EOEE y del Instituto de Investigación en Educación (INIE), resaltó la evolución de la educación especial en Costa Rica, desde una perspectiva segregacionista hasta una inclusiva.

“Es de mucha relevancia la formación de profesionales comprometidos con una educación más inclusiva y justa, reconociendo la diversidad como un valor fundamental. Sin embargo, tenemos que estar atentos al desarrollo de los desafíos actuales, como la privatización y la desigualdad en el acceso a la educación de calidad, que perpetúan las injusticias sociales. Ante esto se podría pensar en un cambio en el enfoque económico y educativo que promueva una cultura de paz, haciendo hincapié en la participación activa de esta Universidad, como agente de transformación social”, afirmó Monge.

Las contribuciones a la construcción de una cultura de paz

La acreditación ante el Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (SINAES) y la continuidad de los programas de actualización y mejora constante, evidencian el compromiso de la EOEE con la calidad educativa.

Foto 2 Aniversario Carreras Orientación y Educación Especial Facultad de Educación UCR

La actividad de conmemoración de los aniversarios de las carreras de Orientación y Educación Especial, se realizó el 20 de marzo en el Auditorio de la Facultad de Educación. Foto Laura Rodríguez.

Y en el marco de la Cátedra Emma Gamboa, la EOEE asume el desafío de promover una cultura de paz desde la educación con sentido humano. De esta forma se reconoce la importancia de la educación en la formación de ciudadanos respetuosos y tolerantes, con la misión de sumarse al esfuerzo multidisciplinario por cultivar valores de solidaridad, respeto mutuo y no violencia.

Los programas y actividades desarrollados por la EOEE buscan fomentar la resolución pacífica de conflictos, el diálogo intercultural y la comprensión mutua. A través de la formación de profesionales y la vinculación con la comunidad, es que se logra posicionar como un agente activo en la promoción de una convivencia pacífica y armoniosa.

La Dra. Magda Sandí Sandí, decana de la Facultad de Educación, destacó que los programas y actividades implementados en entornos educativos pueden promover la resolución pacífica de conflictos, el diálogo intercultural y la comprensión mutua. Los docentes también tienen un papel fundamental, influyendo positivamente en la percepción y relaciones de los estudiantes con el mundo.

Foto 3 Aniversario Carreras Orientación y Educación Especial Facultad de Educación UCR

Tanto profesores como estudiantes de la EOEE participan en el proyecto TecnoInclusión, en el que aplican diversos métodos modernos de aprendizaje con ayuda de la tecnología. Foto Laura Rodríguez.

“Además de transmitir conocimientos académicos, la educación tiene un poder transformador que puede romper estereotipos, superar prejuicios y promover la empatía y la solidaridad. Empoderando a las personas con herramientas para resolver conflictos de manera pacífica, la educación contribuye al bienestar y desarrollo de la sociedad”, mencionó Sandí.

La Decana agregó que la familia, como primer entorno de socialización, también desempeña un papel crucial en la construcción de una cultura de paz, transmitiendo valores de tolerancia, respeto mutuo y no violencia. Fomentar la comunicación abierta, el apoyo mutuo y la educación emocional son estrategias clave para crear entornos familiares pacíficos y saludables.

“La colaboración entre la familia, la escuela, la comunidad y el Estado es fundamental para abordar los desafíos sociales y promover una cultura de paz. A través de la educación inclusiva y equitativa, se pueden sentar las bases para una convivencia pacífica y constructiva en la sociedad”, recalcó Sandí.

Un compromiso integral con la sociedad costarricense

Y es que la labor de la EOEE trasciende las aulas universitarias, impactando en diversos ámbitos de la sociedad costarricense. La colaboración con instituciones gubernamentales, organizaciones no gubernamentales y la comunidad en general, demuestra el compromiso con el bienestar y la inclusión de todas las personas.

El Dr. Gustavo Gutiérrez Espeleta, rector de la UCR, hizo especial énfasis en la importancia de la cátedra Emma Gamboa, que aborda este año el tema de la construcción de una cultura de paz desde la educación con sentido humano. Enfatiza que este proceso de cambio hacia una sociedad menos violenta requiere una labor gradual, que comienza en las aulas y en otros espacios de convivencia.

“Para lograr una educación con sentido humano, es fundamental formar docentes con una preparación integral, capaces de comprender y atender las diversas necesidades y realidades de los estudiantes. En este contexto, la Universidad de Costa Rica se compromete a formar profesionales con sólidas bases humanistas, alineadas con el respeto a los derechos humanos y la diversidad”, puntualizó Gutiérrez.

El Rector de la UCR subrayó el papel crucial que desempeñan las carreras de Orientación y Educación Especial en ese proceso, ya que proporcionan apoyo y herramientas tanto a estudiantes como a profesionales, promoviendo la toma de decisiones acertadas, el desarrollo de habilidades para la vida y una relación saludable con el entorno.

Asimismo, Gutiérrez resaltó la labor transformadora de la Facultad de Educación, que se proyecta hacia la sociedad a través del trabajo de su fuerza docente, y revalorizó la vinculación de sus carreras con diversas instancias universitarias y nacionales, así como los esfuerzos administrativos para ofrecer oportunidades formativas y expandir las carreras de Orientación y Educación Especial a las sedes regionales, contribuyendo al desarrollo de las comunidades en las que se encuentra la UCR.

Desde la formación de profesionales hasta la promoción de una cultura de paz, la EOEE se consolida como un referente en la búsqueda de una sociedad más justa, equitativa y respetuosa de la diversidad humana. Al conmemorar sus logros y al mirar hacia el futuro, la Facultad de Educación continuará con su labor de transformación social, inspirando a nuevas generaciones para construir en conjunto un mundo mejor para todas y todos.

 
 
 
Otto Salas Murillo
Otto Salas Murillo
Periodista Oficina de Comunicación Institucional
Área de cobertura: Facultades de Ciencias Sociales y Educación
otto.salxgamasmurillo  @ucrjofa.ac.cr

Comentarios:

0
    Utilizar cuenta UCR
    *

    Artículos Similares:

    Regresar Arriba