Saltar Navegación
inicio > noticias > 2022 > 07 > 29 > la-pandemia-pauso-la...
Análisis del Centro Centroamericano de Población de la UCR

La pandemia ''pausó'' la conformación de nuevos hogares en el 2020

El número de nuevos miembros en los hogares aumentó, sobre todo de personas con algún empleo que retornaron a su familia para protegerse económicamente.
29 Jul 2022Economía
Las familias conformadas por personas mayores de 65 años fueron las que más recibieron nuevos …
Las familias conformadas por personas mayores de 65 años fueron las que más recibieron nuevos integrantes durante la pandemia. Si se toma en cuenta la totalidad de hogares con crecimiento de sus miembros, los encabezadas por adultos mayores pasaron de ser un 19 %, en el 2019, a un 28 %, en el 2020. (Imagen con fines ilustrativos). Foto: Karla Richmond.

Daniela Cordero y Gerardo Luna tenían un año de noviazgo cuando se comprometieron, en noviembre del 2019, con la esperanza de casarse en setiembre del 2020. Empezaron a organizarlo todo y a hacer la lista de invitados para su boda, pero en marzo de ese año, un invitado inesperado confirmó su presencia sin invitación: el COVID-19.

Para la pareja, la pandemia fue una situación que conllevó mucho estrés y por eso prefirieron posponer su boda hasta doce meses después. En todo caso, ellos no fueron los únicos que tomaron esta decisión: según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), en el 2020 se registraron 18 852 matrimonios (civiles y religiosos), 3 825 menos que en 2019, o lo que es igual, un descenso del 17%.

Y, tal como sucedió con Gerardo y Daniela, al año siguiente la cantidad de casos volvió a retomar fuerza. Aunque para el 2021 la pandemia no había pasado, los noviazgos que decidieron seguir con sus proyectos de contraer nupcias y los matrimonios volvieron a aumentar, alcanzando las 24 352 bodas (aumento del 29 %) y superando por 1 675 ceremonias las realizadas en 2019, antes de la pandemia.

De acuerdo con un análisis hecho por el investigador y estadístico del Centro Centroamericano de Población (CCP) de la Universidad de Costa Rica (UCR), Gilbert Brenes, con base en los números del INEC, es evidente que las personas que no se casaron en 2020, como la familia Luna Cordero, postergaron su decisión para el 2021, lo que engrosó las cifras al punto de superar los tiempos prepandémicos.

Los (pocos) nuevos hogares en 2020

Incluso, este descenso también se vio reportado en los nuevos hogares conformados, ya fuera por matrimonios, uniones de hecho, amigos o compañeros de trabajo que viven juntos en una residencia.

En este apartado, la proporción en la creación de nuevos hogares bajó a casi la mitad desde 2019 a 2020: de 2,9 % a 1,6 %. Pero, esta esta volvió al valor que tenía antes de la pandemia: 2,9% en 2021.

Es decir, en lugar de crearse nuevos hogares, los que ya se encontraban establecidos vieron aumentar la cantidad de sus miembros y no necesariamente por nuevos nacimientos, ya que el índice de fecundidad (hijos) por mujer pasó de 1,56 en 2019 a 1,41 en 2020 y cayendo finalmente a 1,31 en 2021 (en 2010, esta tasa era de 1,86). Brenes señala que la baja en matrimonios y en hogares jóvenes han sido las causantes de este fenómeno.

Las familias conformadas por personas mayores de 65 años fueron las que más recibieron nuevos integrantes durante la pandemia. Si se toma en cuenta la totalidad de hogares con crecimiento de sus miembros, las encabezadas por adultos mayores pasaron de ser un 19 %, en el 2019, a un 28 %, en el 2020. Es decir, que más gente viven ahora con personas mayores. 

LEA: CCP-UCR: El país tendría 141 000 habitantes menos de lo que suponen los cálculos

Lo contrario pasó con personas que se unían a hogares jefeados por jóvenes: estos se redujeron en proporción de 24 % en 2019 al 11 % en 2020, lo que incluye también la baja en la natalidad.

Por otra parte, antes de la pandemia se sabía que cuanto mayor era el nivel educativo de la jefatura de hogar, más probabilidad tenía de conformar una nueva familia. Pero, para 2021, esa relación se cayó. El posible motivo: las personas con más estudios pospusieron la decisión de conformar nuevos hogares en estos últimos dos años.

También llama la atención que las personas que viven bajo un nuevo techo son ahora más jóvenes y eligen casas alquiladas o prestadas para hacerlo. Esta tendencia a desestimar la habitación en casas propias evidencia una caída en los ingresos de las familias. Pero, también es una muestra de cómo el déficit habitacional del país perjudica los intereses de personas adultas con menos años. 

Situación de los nuevos miembros en los hogares ticos

En general, las personas que se integraron a hogares ya conformados tienen un perfil que las identifica: son jóvenes, solteras y con una educación promedio menor que la familia que las recibía. El experto del CCP explicó que estos hogares de acogida estaban conformados por seres cercanos a estos nuevos integrantes (familiares o amigos), dispuestos a dar cobijo económico a los individuos que se sumaron a su techo.

Por otra parte, la probabilidad de que un nuevo miembro en los hogares consiguiera trabajo se triplicó entre 2020 y 2021. Esto habla de la reactivación económica producto del levantamiento de las restricciones sanitarias, pero también de la urgente necesidad de salier a buscar sustento para el hogar que tenían sus integrantes.

La llegada de nuevos miembros extranjeros a familias establecidas en el país también se redujo considerablemente durante la pandemia. Mientras que para 2019, el 23 % de los nuevos miembros de las familias en territorio nacional eran forasteros, para el 2020 solo el 7 % provenían de fuera de nuestras fronteras. Ya para el 2021, el porcentaje de nuevas personas extranjeras en hogares retomó los números previos a la pandemia y se ubicó en el 20 %.

ADEMÁS: ¿Cómo los estudios sobre población en Costa Rica han impactado el desarrollo regional?

Según el experto, lo anterior evidencia el efecto del cierre de fronteras y las dificultades de movilización internacional para buscar trabajos, o por la dureza de la crisis económica que vivió el país, el cual perdió atractivo como destino de migración en el 2020.

A futuro, pese a la difícil situación económica que vive el país y a que los efectos de la pandemia aún no acaban, el estadístico del CCP augura que la natalidad podría tener un leve incremento en los próximos años, producto de la reactivación de matrimonios y uniones de hecho en el país. Otros rubros posiblemente retomarían la tendencia que mostraban antes de la pandemia.

Pablo Mora Vargas
Pablo Mora Vargas
Periodista, Oficina de Divulgación e Información
pablo.mojnfpravargas@ucr.yklqac.cr
Regresar Arriba