Saltar Navegación
inicio > noticias > 2017 > 12 > 06 > pacientes-de-la-caja...

Pacientes de la Caja se benefician con prótesis realizadas por estudiantes de la UCR

Alumnos de la carrera de Ortoprótesis y Ortopedia diseñaron 10 prótesis con un precio superior a los $2.000 cada una
6 dic 2017Salud

“Las sentí como ángeles” así describe Daniela Serrano Rivas a las estudiantes María Laura …

“Las sentí como ángeles” así describe Daniela Serrano Rivas a las estudiantes María Laura Ramos y Sofía Valverde, que le diseñaron la prótesis para su pierna.

 

Foto: Anel Kenjekeeva.
Juan José Castro Morales estaba vacacionando en la playa el 25 de diciembre de 2016, cuando ocurrió el accidente en el que perdería una de sus extremidades inferiores.

Hoy, la alianza entre la Escuela de Tecnologías de Salud de la Universidad de Costa Rica (UCR) y la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), le permite ser parte de los nueve pacientes que recibieron oportunamente una de las 10 prótesis realizadas con materiales de alta tecnología por estudiantes de la carrera de Ortoprótesis y Ortopedia de la UCR.

En total fueron 18 alumnos de tercer año de carrera, quienes con su ingenio lograron que estas personas en lista de espera no tuvieran que aguardar hasta el 2018 para recibir un aliado que permitiera mejorar su calidad de vida.

Para lograrlo, los jóvenes tuvieron que emprender un proceso destinado a descifrar, diseñar y construir las prótesis que los pacientes realmente necesitaban. Durante esta etapa, salieron de los hospitales y realizaron visitas a los hogares, a fin de entrar en contacto con las actividades que realizan usualmente y los lugares que frecuentan. El objetivo era proporcionar un instrumento útil acorde con las necesidades reales del individuo.

Los alumnos llevaron a cabo una valoración exhaustiva del paciente sobre sus condiciones físicas, …

Los alumnos llevaron a cabo una valoración exhaustiva del paciente sobre sus condiciones físicas, de edad, funcionalidad y las patologías de fondo. Todo esto para elaborar la mejor prótesis adaptada a los requerimientos de cada uno.

Foto: Anel Kenjekeeva.

De acuerdo con Diana Fallas Rodríguez, Directora del Departamento de otras carreras de la Escuela Tecnologías de Salud de la UCR, lo anterior implicó un importante reto para los estudiantes, pues los beneficiarios resultaron ser muy activos. Esta característica demandaba mayor calidad de los instrumentos al momento de su elaboración.

Por primera vez en la carrera los estudiantes visitaron las casas de los pacientes. Hacerlo fue un proceso de sensibilización importante, ya que dio la posibilidad de que ellos mismos se den cuenta sobre el alcance de las prótesis, pero ya traducido a la vida diaria del paciente y a sus necesidades. Es algo que no se realiza usualmente en los hospitales” comenta Fallas.

La CCSS atiende a casi 1.000 pacientes que necesitan prótesis nuevas. “La cantidad de técnicos es muy poca y los muchachos dieron una colaboración muy importante no solo con sus pacientes asignados, sino también con otros 29 más”, afirmó Gerardo Montoya, técnico de la CCSS.
 

Es esa relación entre estudiante y paciente lo que llenó la experiencia de humanismo, marcó el verdadero aprendizaje y enriqueció el conocimiento, situación que en general puso a prueba años de estudio.

“El hecho de desprenderse de los datos presentes en el libro, y verlo personificado, para uno como estudiante de Ciencias de la Salud es un impacto. Darse cuenta que el paciente es una papá, un hijo, escuchar su historia, es otra cosa. Ha sido una experiencia muy gratificante por toda la relación que se desarrolló con el paciente, desde la toma de medidas hasta las visitas de campo. Esto hace que uno se identifique con el paciente”, cuenta José Mario Araya Espinoza, estudiante.

Sello UCR

Las prótesis se realizaron con materiales de primera calidad y de última tecnología, traídos de Alemania y Norteamérica. Sin embargo, más allá de los materiales, la calidad radica en cómo se hace la prótesis.

Gerardo Montoya Valverde, técnico de prótesis y órtesis de la CCSS y profesor de la UCR, asegura que después de la primera parte del curso, que se basó en la metodología de la producción, los estudiantes tuvieron que enfrentarse a la práctica, a prueba y error en la mayoría de las veces.

En la foto aparece Aneth Rojas y Alexa Murillo con su paciente Andy, un niño de cuatro años. …

En la foto aparece Aneth Rojas y Alexa Murillo con su paciente Andy, un niño de cuatro años. Ellas duraron más de un mes de trabajo. Algunos de los materiales fueron donados por la UCR, mientras la CCSS aportó el resto.

Foto: Anel Kenjekeeva.

“En esta ocasión los estudiantes tuvieron la oportunidad de modificar los errores que en un principio cometieron porque, por ejemplo, si no se realiza un buen socket- pieza que está en contacto con el muñón, que es el extremo del órgano amputado-, entonces el paciente no va a tener la comodidad de realizar movimientos, puede sentir dolor y dificultad para caminar por ejemplo. Esto es lo verdaderamente innovador del proyecto, que el paciente no se tiene que adaptar a la prótesis, sino que pudimos adaptarla a él”, señaló el profesor Montoya.

Una prótesis a nivel externo de la CCSS puede llegar a costar 2.000 dólares. En este caso, los materiales utilizados por los alumnos de la UCR y los procedimientos aplicados pueden alcanzar los 7.000 dólares en el mercado. Su durabilidad es larga, a excepción de piezas que suelen desgastarse más rápido como los pies. No obstante, en promedio estas herramientas logran superar los cinco años de uso.

Actualmente, la Escuela de Tecnologías de la UCR está haciendo un esfuerzo para abrir un taller de prótesis, con el propósito de potenciar la excelencia académica, la labor de la Caja y para atender a más pacientes.
 

La iniciativa fortalece las tareas de la docencia, la investigación y la acción social de la Escuela de Tecnologías de la Salud. Aunque la carrera nació en el 2014, su alianza con la CCSS permite agilizar las listas de espera, y al mismo tiempo favorece la consolidación de conocimientos de sus estudiantes.

“Se trata de poner el conocimiento al servicio de la comunidad y de la seguridad social. Al ser dos instituciones públicas es importante la retribución social. En este caso, la CCSS con el área técnica y el conocimiento práctico; en el caso de la UCR, desde el recurso humano y académico” concluyó Diana Fallas Rodríguez.

Víctor Mendoza Sanders, paciente atendido, en compañía de Sebastián Antonio Sánchez Guzmán y David René Hernández Zúñiga, estudiantes encargados. Ellos realizaron una prótesis que inicia más abajo de la rodilla.
Albania Peña Matarrita fue la paciente tratada por las estudiantes Alejandra Solís González y Celia Miranda Oporta. Ellas realizaron una prótesis transtibial (por debajo de la rodilla).
Jessy Vanessa Espinoza Ovares y María Fernanda Steller Espinoza trataron a Ashley Luqués Fonseca, una niña de cinco años quien recibió una prótesis para su pierna izquierda.
Jose Mario Araya Espinoza hace entrega de un reconocimiento a Juan José Castro Morales, su paciente, como muestra de agradecimiento por el tiempo compartido.
Aquí están los 18 estudiantes de la carrera de Ortoprótesis y Ortopedia en compañía de sus pacientes. 
En la foto se encuentran los nueve pacientes beneficiados, en compañía del motivador Manuel Barrantes Carrillo, quien es el primero de la fila al lado derecho.
Valeria García Bravo
Periodista, Oficina de Divulgación e Información
valeriavmvi.garcia@ucr.xymxac.cr

Jenniffer Jiménez Córdoba
Periodista Oficina de Divulgación e Información
jenniffer.jiskmpmenezcordoba@ucr.pfzdac.cr
Regresar Arriba