Saltar Navegación
inicio > noticias > 2014 > 05 > 23 > rectoria-se-pronunci...

Rectoría se pronuncia sobre huelga del Magisterio

UCR ofrece ayuda al MEP para contribuir a la solución
23 may 2014Gestión UCR
Por irregularidades en el pago de planillas los educadores suspendieron lecciones desde hace tres …
Por irregularidades en el pago de planillas los educadores suspendieron lecciones desde hace tres semanas (foto tomada de: www.semanariouniversidad.ucr.cr).

Ante los problemas de falta de pago de salarios a miles de funcionarios del Ministerio de Educación Pública y la huelga del Magisterio Nacional, la Universidad de Costa Rica manifiesta lo siguiente:

1. Lamenta los percances personales y familiares sufridos por las y los funcionarios del MEP afectados, con quienes se solidariza, a la vez que manifiesta su esperanza de que en fecha muy próxima se de solución a este problema, mediante el diálogo y el compromiso de las partes. Para tal fin, la colaboración entre instituciones públicas resulta de gran importancia, por lo que la UCR ofrece su ayuda al MEP para contribuir a la solución definitiva de este penoso asunto.

 2. La educación debe ser comprendida por la ciudadanía como un proceso global, que es la base sustantiva de las oportunidades de movilidad social y la mejora de la calidad de vida de los habitantes. Su fortaleza radica en los aportes de todas las personas que con su labor, y desde las más diversas actividades, participan del proceso educativo.

 3. La actual crisis ha generado graves perjuicios a funcionarios del Magisterio Nacional, pero también numerosos estudiantes se han visto afectados por: a) la interrupción de lecciones que podría incidir en la calidad de la educación en este año; b) el cierre de los comedores escolares, afecta seriamente a estudiantes de escasos recursos, quienes encuentran una parte muy importante de su dieta básica en la alimentación suministrada; c) el potencial efecto negativo sobre el rendimiento en las pruebas de bachillerato de quienes cursan undécimo año en colegios y liceos públicos, especialmente aquellos localizados en zonas con bajo índice de desarrollo y con recursos educativos escasos, con todo lo que ello conlleva en sus expectativas de crecimiento personal, socioeconómico y cultural.     

4. Esta situación refleja debilidades del sistema institucional del Estado, y constituye una llamada de atención a las instituciones públicas para que revisen sus sistemas al servicio de la función pública y de la ciudadanía. No basta con tecnificar los sistemas: debe garantizarse que las inversiones en sistemas generen una operación eficiente, de calidad y de excelencia. Los derechos y la dignidad de la ciudadanía no deben verse afectados por problemas técnicos.

5. El actual Gobierno de la República heredó un grave problema en el sistema de pago salarial del MEP, ante el cual ha procedido con celeridad y buena fe para buscar y ofrecer soluciones a quienes han sido afectados y a la representación sindical. Esta situación plantea el reto no solo de solucionar la actual coyuntura, sino de “ordenar la casa” –aparato del Estado, administración pública y uso de recursos públicos— y de fijar políticas, objetivos y metas claras en la gestión pública, que contribuyan a una mayor equidad y a la paz social.

6. En las pasadas elecciones la ciudadanía manifestó mayoritariamente su deseo de cambiar la manera de hacer política. Eso requiere de procesos y mecanismos que promuevan la cohesión social, con base en la transparencia y la credibilidad, so pena de que el tejido social continúe deshilvanándose. En la presente circunstancia, una condición para encontrar soluciones efectivas y duraderas es favorecer el diálogo y partir de la existencia de una voluntad compartida por salir de la actual crisis.

7. La UCR promoverá actividades orientadas al análisis y discusión de lo sucedido, así como sobre temáticas relacionadas con la gobernabilidad, la gestión y el servicio público, con la finalidad de contribuir al mejoramiento del Estado.

8. La UCR llama a la paz social y a redoblar los esfuerzos por alimentar la esperanza de que es posible recuperar y mantener el bienestar general mediante una política honesta, diáfana y basada en la solidaridad.

Regresar Arriba