Saltar Navegación
inicio > noticias > 2008 > 12 > 02 > mitos-entorpecen-deb...

Mitos entorpecen debate y abordaje de la violencia en América

2 dic 2008
El Vicerrector de Investigación de la UCR, Dr. Henning Jensen presentó la videoconferencia que …
El Vicerrector de Investigación de la UCR, Dr. Henning Jensen presentó la videoconferencia que impartió el Dr. Bernardo Kliksberg desde Nueva York. (foto: Luis Alvarado)

Pensar que la criminalidad es una sola, que los jueces tienen la culpa de la delincuencia y buscar soluciones reduccionistas, son los tres mitos o falacias que impiden a América Latina abordar el problema de la violencia con efectividad.

Según, el Dr. Bernardo Kliksberg, reconocido economista argentino, quien ofreció la conferencia inaugural del I Simposio Violencia y Sociedad que se realiza en la Universidad de Costa Rica del 1 al 4 de diciembre del 2008, estas tres falacias tienen entrampada a la opinión pública y empujan a adoptar soluciones ineficaces que empeoran el problema.

El Dr. Kliksberg es asesor de más de 30 gobiernos y numerosos organismos internacionales como la ONU, el BID, Unesco, Unicef, OPS y OEA. Ha orientado y ayudado al diseño de algunos de los mayores programas de lucha contra la pobreza de la región, a la sanción de leyes sociales, programas de participación ciudadana, programas de movilización de la cultura en políticas sociales entre otros.

Inseguridad preocupa a latinos

El experto destacó que según la más reciente encuesta Latinbarómero realizada entre setiembre y octubre del 2008 en 19 países, la inseguridad ciudadana es el tema que más les preocupa actualmente a los latinoamericanos. En esta encuesta el 17% de la población lo consideró el problema número uno, seguido por la desocupación en segundo lugar.

Considera que los latinoamericanos tienen razón de estar preocupados ya es una de las regiones con mayor inseguridad ciudadana en el mundo, donde las tasa de homicidios se ha duplicado en los últimos 30 años, (25 homicidios por cada cien mil habitantes por año) lo cual representa 25 veces la tasa de los países nórdicos.

No obstante, opina que estas inquietudes no son canalizados adecuadamente, ya que aunque existe un gran debate en la región al respecto, éste resulta inútil y hasta regresivo, “yo diría que un debate de extrema pobreza y mediocridad, un debate muy simplificador lleno de mitos y de falacias, un debate que en muchos países está desembocando en soluciones que en realidad complican mucho más el problema en lugar de ayudar” sentenció.

El Dr. Bernardo Kliksberg, reconocido economista argentino, ofreció la videoconferencia inaugural …
El Dr. Bernardo Kliksberg, reconocido economista argentino, ofreció la videoconferencia inaugural del I Simposio Violencia y Sociedad que se realiza en la Universidad de Costa Rica del 1 al 4 de diciembre del 2008. (Foto tomada de: www.fundacioncarolina.es)

Falacias del crimen

Según Kliksberg en América Latina se está discutiendo el tema en medio de una gran simplificación en la que el crimen se considera un enemigo público que la sociedad debe combatir usando los métodos más duros. Pero la criminalidad es un fenómeno muy diverso en la región donde existen múltiples formas de violencia como la violencia armada, la violencia doméstica, el crimen organizado, el narcotráfico y la delincuencia juvenil, entre otros. El riesgo de ver el crimen como una sola cosa es caer en soluciones que no tienen mucho que ver con la realidad concreta, considera Kliksberg.

La segunda falacia del debate latinoamericano, según el Dr. Kliksberg es echarle la culpa a los jueces por dejar libres a los delincuentes jóvenes, quienes reinciden tan pronto como los sueltan. No obstante, opina Kliksberg que esta perspectiva es señal del pobre debate que existe en la región y del desconocimiento de las personas sobre cómo funciona la reincidencia penal. Explica que la posibilidad de reincidencia es muy alta, porque tiene que ver con los mismos factores que causaron el delito inicial (exclusión, falta de educación y oportunidades) que se ven potenciados y reforzados tras el encarcelamiento.

La tercera falacia que expone Kliksberg es el reduccionismo en que se desenvuelve el debate. Considera que los cuerpos policiales son los indicados para enfrentar el crimen organizado, no así para reprimir la delincuencia juvenil, porque no manejan las causas de la misma. Al respecto, opina que el reduccionismo al abordar este problema como un asunto de índole policial, ignorando las causas sociales, condena al fracaso a las iniciativas de tipo “mano dura”, las cuales según Kliksberg han demostrado ser absolutamente ineficaces.

Jóvenes en la mira

El Dr. Bernardo Kliksberg trata con especial atención el tema de la delincuencia juvenil. Destaca que uno de cada cuatro jóvenes en América Latina está fuera del sistema educativo y del mercado de trabajo. Mientras que la sociedad no hace más que tratar a los jóvenes excluidos que cometen delitos menores desde la “mano dura” sin ofrecerles oportunidades, el crimen organizado les ofrece una carrera con incentivos.

Al respecto, menciona datos de la Secretaría de Seguridad Pública de Ciudad Juárez que señalan que uno de los cárteles de la droga tiene el control de 521 pandillas juveniles integradas por 14 mil menores de 14 a 17 años. Al respecto, reflexiona que “si tenemos una delictualidad joven que la tratamos solamente con el reduccionismo de la mano dura, estamos creando todos los incentivos para que se convierta en la mano de obra esclava del crimen organizado”.

La falacia de echarle la culpa a los jueces y del reduccionismo total en el análisis y el abordaje de la situación está llevando a una América Latina donde la mano dura está avanzando legalmente y policialmente y está avanzando en la percepción de la realidad por parte de sectores muy importante de la opinión pública y esto es lo más peligroso, considera el Dr. Bernardo Kliksberg.

Katzy O`neal Coto.
Periodista Oficina de Divulgación e Información
katzyeguz.oneal@ucr.osmbac.cr
Regresar Arriba