Saltar Navegación
inicio > noticias > 2008 > 11 > 24 > estamos-ante-una-cri...

Estamos ante una crisis ética y de civilización

24 nov 2008
Dr. Wim Dierckxsens: “la crisis económica actual es una crisis del sistema capitalista” (foto …
Dr. Wim Dierckxsens: “la crisis económica actual es una crisis del sistema capitalista” (foto Omar Mena)

La crisis económica internacional no solo es una crisis financiera, sino que va más allá: es una crisis ética y de la civilización moderna, que abarca múltiples dimensiones y sobre la cual aún no se vislumbra una salida a corto plazo, aseguraron especialistas durante un foro realizado en la Universidad de Costa Rica (UCR).

La actividad fue organizada por el Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de esta casa de estudios, con el propósito de caracterizar y entender dicha crisis y sus manifestaciones desde diferentes perspectivas.

Participaron como expositores el Dr. Wim Dierckxsens, economista e investigador del Departamento Ecuménico de Investigaciones (DEI); el Dr. Jorge Arturo Chaves, economista, sacerdote, director del Centro Dominico de Investigación y catedrático de la Universidad Nacional; y el Ing. Juan Figuerola, ecologista de la Federación Conservacionista de Costa Rica (FECON).

Para el Dr. Dierckxsens, la crisis es civilizatoria y ética, en la que se juntan todas las crisis: ecológica, alimentaria y energética, entre otras.

Agregó que se trata de una crisis del capitalismo y de la modernidad, así como la consecuencia de un modelo neoliberal sin salida.

“En primer lugar, es una crisis financiera como consecuencia de un neoliberalismo sin salida, del agotamiento del reparto de un pastel entre las grandes empresas transnacionales que acaparaban a mediados de los años 70 un 25% del mercado mundial y a mediados de los 90 un 50%, así como también un 50% del Producto Industrial Bruto”, argumentó Dierckxsens.

La primera crisis bursátil se produjo en el 2000 y lo que vino después fue una reducción de las tasas de interés para estimular el crédito. Luego, “al no haber un pastel para repartir se empezó a hipotecar el futuro para poder apostar a una riqueza que debería hacerse, pero que en el fondo no se hace”, agregó el economista.

Dijo que la crisis hipotecaria, originada en la inversión en servicios financieros especulativos, ahora se trasladó a la economía real y se encamina hacia una recesión internacional.

Dr. Jorge Arturo Chaves: “Se debe hablar de salvar a las personas, no solamente al sistema” (foto …
Dr. Jorge Arturo Chaves: “Se debe hablar de salvar a las personas, no solamente al sistema” (foto Omar Mena).

“Ahora es el turno de las empresas, que como los grandes íconos de la industria automotriz, están en serios problemas de colocación de sus productos; la gente está cauta ante la inseguridad y ante la dificultad de obtener créditos de los bancos. Todo esto se encadena y hace que vayamos hacia una crisis de la economía real, lo cual es recesión”.

El mundo actual está sumamente integrado y globalizado, y por lo tanto, esta recesión no va a ser solo en un país, sino que va a ser internacional, comentó Dierckxsens.

Como consecuencia, la lucha por la soberanía agrícola y los recursos naturales se va a incrementar en los próximos años.

En ese sentido, América Latina está a la cabeza de una política que trata de apartarse del proceso de globalización, con acciones como la oposición al Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

El especialista no auguró un futuro muy optimista en lo económico con el triunfo de Barak Obama como presidente de Estados Unidos, pues aunque él tenga buenas intenciones, no depende de una sola persona la solución a una crisis de tal magnitud, opinó.

Para Dierckxsens, en la modernidad los seres humanos han tratado a la naturaleza como objeto y no como sujeto -al intentar subyugarla-, pero no ha entendido que “si no hay lugar para la Tierra, no habrá un lugar para nosotros”.

Consideró que la ética de la muerte impera en el actual modelo económico, porque “la muerte da vida al capital y destruye”, aunque contamine el ambiente.

Al respecto explicó: “Si nosotros hacemos más corta la vida media de las cosas, mi rotación del capital aumenta. Cuando más desechable sea una cosa, más rápido hago dinero y vuelvo a obtener ganancia”.

La crisis financiera y algo más se tituló el foro organizado por el Instituto de Investigaciones …
La crisis financiera y algo más se tituló el foro organizado por el Instituto de Investigaciones Sociales de la UCR para entender dicha crisis (foto Omar Mena)

Dimensión ética

Al analizar la crisis económica desde un enfoque de la ética, el Dr. Jorge Arturo Chaves aseguró que la pregunta clave es cómo llevar equidad, justicia, libertad y solidaridad efectivas a la economía.

A su juicio, aunque se habla de la economía como un hecho impersonal, como fenómenos cuasi naturales, esto no es cierto, pues las fuerzas económicas tienen un soporte y una realidad que las sustenta.

“Lo que da ese soporte real a las fuerzas económicas es un conjunto interrelacionado de decisiones de personas y de grupos que juegan dentro de una cancha y con unas reglas que ellos mismos u otros previos han diseñado”, expresó Chaves.

Según el conferencista, esto se aplica a las afirmaciones que se hacen de que hay que financiar la crisis, pero debemos preguntarnos a quiénes hay que salvar de la quiebra. “Se debe de hablar de salvar a las personas, no únicamente al sistema”, aclaró.

Asimismo, cuestionó la retórica y una actitud moralista para lograr que una economía funcione conforme a valores humanizantes para todas las personas.

“Algunos han empezado a hablar de una dimensión ética como si esta consistiera en ir a decirles a los ejecutivos de Merrill Lynch que hagan las cosas bien. Pero esto no tiene sentido, la pura predicación moralizante no cabe dentro de un enfoque ético”, advirtió.

Chaves enfatizó en que “la rectificación de las tendencias éticamente negativas de la economía no se va a lograr solamente atacando la codicia de los que juegan con las mayorías”, ya que es preciso redefinir las instituciones financieras, políticas y económicas, así como las leyes, de manera que sirvan a los intereses de todos los afectados potenciales.

Para ello es necesario lograr consensos ciudadanos, solo así se podría logar “algo que podamos considerar una ética económica”, concluyó el catedrático y sacerdote.

Patricia Blanco Picado.
Periodista Oficina de Divulgación e Información
patricia.bfzeqlancopicado@ucr.hldcac.cr
Regresar Arriba