Saltar Navegación
inicio > noticias > 2021 > 10 > 21 > aspirantes-al-consej...
Entrevista

Aspirantes al Consejo Universitario exponen sus propuestas acerca de distintos temas de interés institucional y nacional

21 oct 2021Gestión UCR
Patricia Fumero y Leonardo Sancho por el área de Artes y Letras, José Francisco Aguilar y Eduardo …
Patricia Fumero y Leonardo Sancho por el área de Artes y Letras, José Francisco Aguilar y Eduardo Calderón, por el área de Ingeniería; Jaime Caravaca y Desirée Sáenz por el área de Salud; y Carlos Araya y Luz Marina Vásquez por el a´rea de Sedes Regionales, son las personas que aspiran a ocupar un puesto en el Consejo Universitario. Foto: Laura Rodríguez Rodríguez.

Una vez más, la Asamblea Plebiscitaria de la Universidad de Costa Rica se enfrenta al reto de elegir a cuatro miembros del Consejo Universitario, que representarán a las áreas de Artes y Letras, Ingeniería, Salud y Sedes Regionales.

La elección se llevará a cabo el miércoles 10 de noviembre y las personas elegidas ocuparán este puesto del 1º. de enero del 2022 al 31 de diciembre del 2025.

En esta ocasión, las personas candidatas son Patricia Fumero Vargas y Leonardo Sancho Dobles, por el área de Artes y Letras; José Francisco Aguilar Pereira y Eduardo Calderón Obaldía, por el área de Ingeniería; Jaime Caravaca Morera y Desirée Sánez Campos; y Carlos Araya Leandro y Luz Marina Vásquez Carranza, por el área de Sedes Regionales.

Las ocho candidaturas se refirieron a diversos temas de interés tanto para la comunidad universitaria como nacional. En este caso, dieron sus puntos de vista y propuestas acerca del fortalecimiento de la institucionalidad, el interinazgo, las mejoras que debe implementar la institución para lograr una universidad ágil y moderna y para fortalecer la relación de la UCR con las comunidades, entre otros temas.

Con esta entrevista, el electorado podrá conocer un poco más lo que ofrece y opina cada persona candidata, con el propósito de que las y los votantes puedan tomar una decisión de voto informada.

Durante el periodo de propaganda, que se extiende del 6 de octubre al 9 de noviembre, la comunidad universitaria tendrá la oportunidad de conocer las propuestas de las y los candidatos mediante debates, conversatorios y entrevistas que realiza el Tribunal y también los medios de comunicación universitarios.

La elección será el miércoles 10 de noviembre de 8:00 a.m. a 6:00 p.m. y se realizará mediante la modalidad de voto electrónico.

Dele click a la foto para leer la entrevista.

Patricia Fumero Vargas

Área de Artes y Letras

En los últimos años la UCR ha tenido que enfrentar ataques desde distintos sectores ¿Cuál debe ser la labor desde el Consejo Universitario para fortalecer la defensa de la institución?

Ante los ataques que han enfrentado la autonomía universitaria y la labor que la universidad es necesario tener un CU desde el cual surjan criterios consensuados. Por ello es fundamental luchar por la defensa del derecho a una educación pública de calidad, con financiamiento garantizado, y sostenibilidad económica.

Defendemos la autonomía para administrar los recursos de acuerdo con las necesidades de la UCR. Para esto debemos, entre otros aspectos, tener claros los efectos de la regla fiscal y su impacto en el modelo de universidad vigente para garantizar equidad en la asignación de los recursos. Ya encontramos fisuras en instituciones de bien social que no pueden administrar sus recursos para cumplir objetivos y mandatos constitucionales. Ya para el próximo año se aumentó el 17.5% del presupuesto para el Programa de Becas Socioeconómicas dando un respiro en el marco del incremento en los índices de desigualdad.

La UCR debe intensificar sus esfuerzos en defensa de su propia autonomía y la de otras autonomías que son fundamentales para la democracia costarricense, como la del Poder Judicial, las municipalidades y la de instituciones como la CCSS. En este plano, la UCR tiene el compromiso de mostrar el por qué iniciativas como la regla fiscal terminan convirtiéndose en herramientas autoritarias para desmantelar la institucionalidad del Estado Social de Derecho y, al final también, la propia libertad de cátedra.

Son tiempos difíciles para la educación superior en el país, desde el punto de vista financiero y político. ¿Cuál considera usted que debe ser el la posición de la UCR para enfrentar esta situación?

Es fundamental que la UCR renueve su compromiso con un modelo económico que reduzca las desigualdades y acreciente las oportunidades, no solo en términos de favorecer el desarrollo económico y social mediante la formación de profesionales comprometidos con el progreso social y cultural del país, sino mediante la crítica oportuna y fundamentada de aquellas políticas públicas que promueven la concentración de la riqueza y naturalizan el fraude fiscal.

Luego de la experiencia que ha tenido la institución en el contexto de la pandemia ¿Qué proyectos o mejoras cree que deben implementarse a lo interno de la Universidad para lograr una institución moderna y ágil en todos sus procesos?

La UCR ya implementa cambios en el marco de la pandemia. En lo técnico, se fortalecieron los sistemas y la capacidad de uso. En el ámbito docente y administrativos, se capacitaron funcionarios en el manejo de programas y plataformas tendientes a mejorar tantos aspectos administrativos, servicios y docencia. Los estudiantes también se capacitaron.

Queda pendiente la capacitación en metodologías y pedagogías vinculadas con la educación virtual, que no es la misma a distancia. Si dejamos un porcentaje de cursos en formato virtual, se deberá mostrar la capacidad para impartir lecciones en forma adecuada a la modalidad. Si hablamos de administrativos, se deberá revisar el manejo del tiempo y trabajar basado en objetivos medibles y comprobables para evitar los problemas existentes con la ralentización de los servicios administrativos y la excesiva burocratización. En cuanto a los estudiantes, se debe promover y luchar por una efectiva ampliación de servicios de internet con calidad en todo el país. En especial en zonas remotas y de alta vulnerabilidad.

El regreso a clases reta al trabajo presencial y a evaluar los aportes de la virtualidad. El reto no debe profundizar las inequidades ya existentes entre las comunidades estudiantiles. Debemos procurar reducir esas desigualdades al asignar recursos para el estudio en forma adecuada y eficiente

¿Cuáles son las principales líneas de trabajo que pretende llevar al CU si es elegida?

Algunos de los puntos ya fueron tocados arriba, como son el fortalecimiento de la UCR, la defensa de la autonomía, el derecho a la educación pública de calidad y la sostenibilidad financiera.

En un segundo momento, también basada en la equidad y como un eje transversal de mi línea de pensamiento está la regionalización. Somos una sola universidad, por lo cual todas las sedes y áreas deberían tener condiciones similares de acuerdo a sus necesidades pues la UCR es compleja y diversa. Ya el presupuesto del 2022 contempla una ampliación en los recursos para la operación de las sedes en un 4.67% y fondos para proyectos de infraestructura en sedes.

Basada en el mismo principio de equidad, considero que debemos reconocer que el interinazgo vulnera a las personas que laboran en esta condición, por lo cual el proceso de desinterinización debería surgir de los derechos humanos y laborales.

La problemática de género va en dos aspectos, uno, garantizar paridad de oportunidades, posibilitar una mayor participación en la vida académica y, sobre todo, presencia en los puestos de decisión política. Este punto es fundamental si hablamos de representatividad.

Otro aspecto es la relación de la universidad con la sociedad desde una perspectiva humanista. Ya hablamos de la necesidad de trabajar por la equidad con el objetivo de ir cerrando la brecha de desigualdad. Finalmente, la sostenibilidad ambiental, un proceso iniciado que debemos seguir con paso firme para potenciarlo.

Estos son algunos de los puntos en los cuales pondría el acento basado en el diálogo, y creación de consensos para aportar y estar más presente en el desarrollo de la Costa Rica pospandemia.

¿Cuál es su propuesta para fortalecer la relación de la UCR con las comunidades y el trabajo de la acción social como agente de cambio en la sociedad costarricense?

La UCR desde sus inicios ha tenido una clara relación con la sociedad costarricense y ha formado profesionales e instancias que promueven el desarrollo comunal. En este momento varias unidades han cuestionado la forma en que estamos entendiendo y promoviendo la acción social, ya que al ser un eje fundamental no tiene el peso que debería tener.

Lograr que la acción social se convierta en agente de cambio también supone una adecuada asignación de recursos, y comprender que muchos de los proyectos solo inciden en el mediano y largo plazo, por lo que debemos dejar de focalizar recursos y atender remedialmente las comunidades.

De igual forma, es conveniente que los resultados de los proyectos de acción tengan valoración en las evaluaciones docentes. Ello también supone que se asigne tiempo para producir conocimiento nuevo.

¿Qué propuestas llevará usted al Consejo Universitario en temas de interinazgo y contrataciones temporales?

El reconocer que el interinazgo vulnera los derechos humanos y laborales de las personas genera cambios en dichas condiciones. Realizar las actividades sustantivas de calidad supone no solo preparación de las lecciones y desarrollar proyectos sino tiempo para reflexionar sobre ellos. Revisar esta problemática supone examinar el uso de los recursos académicos y establecer oportunidades y exigencias similares a todo el cuerpo docente.

¿Cuál es su propuesta para fortalecer y evidenciar la importancia de las carreras del área de Artes y Letras en el desarrollo del país?

La propuesta va en varios sentidos, una tiene que ver con descolonizar los saberes, esto es cambiar el modelo de pensamiento en el cual unos tipos de saberes tienen “más” valor que otros. Tal división no tiene asidero posible. Esa es la base de la transdisciplinaridad y la interdisciplinaridad. El trabajo que he promovido y realizado desde hace casi 8 años en el IIArte dan muestra del posicionamiento logrado para las artes. Hemos fortalecido los vínculos con las llamadas “ciencias básicas”. Hemos trabajado desde las artes, mano a mano con profesionales en química, física, microbiología, meteorología, biología y las ingenierías en pos del desarrollo del país. Analizamos en conjunto problemáticas de diseño de materiales, ambientales, de capacitación, de sistematización y diseño prótesis para personas, así como la socialización de resultados, entre otras. Todo ello ha llevado a la innovación y alcances nunca antes pensado.

Aparte de lo anterior, procuraré que se reconozca la contribución fundamental que el área de Artes y Letras hace a la educación costarricense y a la cultura del país, tanto en términos de sus graduados como del conocimiento producido y de los emprendimientos generados.

 

Leonardo Sancho Dobles

Área de Artes y Letras

En los últimos años la UCR ha tenido que enfrentar ataques desde distintos sectores ¿Cuál debe ser la labor desde el Consejo Universitario para fortalecer la defensa de la institución?

Dentro del campo de actividades que le conciernen al Consejo Universitario le corresponde establecer políticas y fiscalizar la gestión de la Universidad de Costa Rica.

En este sentido es necesario tener claridad de sus funciones para responder a los ataques a la institución que provienen de sectores como las cámaras empresariales privadas y algunos medios de comunicación. Por lo tanto al Consejo Universitario le corresponde ser vigilante y garante de las políticas institucionales y favorecer también la creación de comisiones especiales para que se trabaje en la formulación de mecanismos institucionales de defensa de los principios constitucionales y estatutarios sobre los que se articula la UCR.

Son tiempos difíciles para la educación superior en el país, desde el punto de vista financiero y político. ¿Cuál considera usted que debe ser la posición de la UCR para enfrentar esta situación?

Una posición en la cual se hagan cumplir, dentro del marco del respeto a la institucionalidad nacional, los principios establecidos en el artículo 84 de la Constitución Política.

Como institución académica le corresponde, como se ha venido haciendo también, ejemplificar un modelo de administración del presupuesto con transparencia, justicia y equidad. Por otra parte es necesaria mayor visibilización del trabajo de la UCR en las comunidades para que sea evidente la inversión que se lleva a cabo en pro del crecimiento del país.

Luego de la experiencia que ha tenido la institución en el contexto de la pandemia ¿Qué proyectos o mejoras cree que deben implementarse a lo interno de la Universidad para lograr una institución moderna y ágil en todos sus procesos?

Es el momento de evaluar y considerar las experiencias generadas anteriormente y las que se han tenido que poner en práctica en el contexto de la pandemia en diversas instancias de la UCR.

Es necesario que desde el Consejo Universitario se generen nuevas políticas y normativas que integren los alcances positivos de las diversas experiencias en el entendido se obtenga una modernización y agilización en los procesos administrativos, pedagógicos e investigativos, como por ejemplo el teletrabajo, las reuniones de ciertos órganos colegiados en modalidad remota, metodologías virtuales, cursos a distancia entre otros.

¿Cuáles son las principales líneas de trabajo que pretende llevar al CU si es elegido?

Enmarcadas dentro de una visión integral de la Universidad de Costa Rica, que he logrado conceptualizar a lo largo de la experiencia y también por medio del diálogo con distintos sectores de la academia, como eventual integrante del Consejo Universitario propongo articular las siguientes líneas de trabajo:

Transdisciplinariedad. Trabajo en equipos diversos, diálogo e intercambio de ideas para solucionar los problemas y las necesidades del país que exigen respuestas integrales.

Investigación, Docencia y Acción Social. La articulación real y sin obstáculos de las tres áreas sustantivas de UCR es vital para vida en la academia dinámica, resolutiva y retributiva.

Estudiantes y diversidades. La UCR está llamada a generar acciones afirmativas que atiendan las necesidades de la población estudiantil y también que reflejen su riqueza multicultural y diversa.

Sedes y transnacionalización. La UCR debe proyectarse en todo el territorio nacional como una sola unidad de manera que se promueva el desarrollo de las sedes como centros de generación de cambio e impacto social y se construyan propuestas desde la visión de cada territorio, sus realidades y sus necesidades.

Salud en todas sus dimensiones. Es prioritario proteger la salud y la salud mental de estudiantes, docentes y personal administrativo, por ello deben crearse políticas y prácticas institucionales que promuevan hábitos de vida que integren todas las variables de la salud.

Metodologías de enseñanza aprendizaje mixtas. La llamada nueva normalidad exige que la UCR elabore normativas, políticas y planes que definan los procesos de enseñanza-aprendizaje mediados por tecnologías de la información y del conocimiento de acuerdo con las características de los cursos y las necesidades estudiantiles y se tome en cuenta que la virtualidad ha facilitado el acceso a la educación a un segmento de estudiantes y quedan otros sectores que no se han visto favorecidos en el proceso.

¿Cuál es su propuesta para fortalecer la relación de la UCR con las comunidades y el trabajo de la acción social como agente de cambio en la sociedad costarricense?

El Artículo 3 del Estatuto Orgánico de la Universidad de Costa Rica, en el capítulo en que se establecen los fines y principios de la institución, define con claridad el vínculo de la UCR con la sociedad, en este sentido la propuesta para fortalecer los nexos de la institución con las comunidades se relaciona la proyección que se hace por medio del trabajo que se realiza en los centros e institutos de investigación y el vínculo que se realiza en las sedes y las diversas regiones.

La UCR es integral, se construye en las aulas, la investigación y la comunidad de manera que la acción social genera un impacto positivo como factor de cambio y debe favorecer el desarrollo de todos los segmentos que conforman el país. En este sentido la propuesta es desde el Consejo Universitario como es un órgano colegiado político de supervisión vigilar que las políticas relativas la Universidad y Sociedad sean desarrolladas de manera efectiva y generen cambios positivos en la sociedad.

¿Qué propuestas llevará usted al Consejo Universitario en temas de interinazgo y contrataciones temporales?

En días pasados el Consejo Universitario aprobó una reforma al artículo 20 del “Reglamento de Régimen Académico y Servicio Docente” precisamente el que se refiere a la condición del interinazgo docente y en la reforma se especifican las modalidades de los nombramientos de docentes en condición de interinazgo y se establecen las categorías de nombramientos por sustitución, temporal o aspirante.

Dadas estas circunstancias recientes, al Consejo Universitario le corresponde fiscalizar que las unidades académicas cumplan con establecido en el mencionado reglamento y que definan estrategias para que se ponga en práctica, se establezcan mecanismos y condiciones para procurarle estabilidad a docentes en condición de interinazgo y que, según las posibilidades presupuestarias, se realicen concursos de antecedentes para asignar las plazas libres.

¿Cuál es su propuesta para fortalecer y evidenciar la importancia de las carreras del área de Artes y Letras en el desarrollo del país?

El área de Artes y Letras tiene características que la diferencian, como también se diferencian y tienen sus particularidades las otras las áreas que conforman la Universidad de Costa Rica.

En el caso específico de las carreras del área de Artes y Letras hay dos rasgos que definen su especificidad y son el pensamiento crítico y la creatividad, estos rasgos le permiten a la población estudiantil, que luego ejercerá como profesional, tener una perspectiva y una sensibilidad que se distinguen de quienes ejercen otros empleos y disciplinas.

El fortalecimiento de las carreras del área debe estar asociado a un cambio de pensamiento en el que la cultura es una parte integral de la sociedad y, como tal, las artes y las letras estimulan el pensamiento y a la sensibilidad humanas. De tal manera como eventual integrante del Consejo Universitario en representación de esta área me interesa fomentar proyectos transdisciplinarios y proponer una mayor visibilización, dentro y fuera de la UCR, de proyectos ya existentes en como el “Bus de las Artes”, “Electrizarte”, “Archivo histórico musical” y repositorios documentales y patrimoniales entre otros, para que quienes cursan las diversas carreras del área se involucren y pongan en práctica posibilidades de insertarse de manera crítica y creativa en el mercado laboral y así aportar desde su propia formación académica a la sociedad.

 

José Francisco Aguilar Pereira

Área de Ingeniería

En los últimos años la UCR ha tenido que enfrentar ataques desde distintos sectores ¿Cuál debe ser la labor desde el Consejo Universitario para fortalecer la defensa de la institución?

La mejor defensa es evidenciar el gran beneficio mutuo, presente e histórico, de la relación de la UCR con la sociedad, fortaleciendo su posicionamiento y reconocimiento social. También es necesario analizar las preocupaciones y valoraciones que sustentan los señalamientos, a fin de que el Consejo Universitario (CU), en conjunto con la administración y la comunidad universitaria, desarrollen estrategias de comunicación para atenderlos de manera asertiva y transparente. El CU, en el marco de sus competencias, puede emitir pronunciamientos y tomar acuerdos en defensa de la buena marcha de la institución, a fin de cuidar un legado histórico que nos enorgullece, y mantener los altos niveles de credibilidad obtenidos gracias a sus actividades sustantivas. Una buena interacción con la sociedad fortalece su posicionamiento y favorece sus metas constitucionales, en el marco de su compromiso social y su autonomía.

Son tiempos difíciles para la educación superior en el país, desde el punto de vista financiero y político. ¿Cuál considera usted que debe ser la posición de la UCR para enfrentar esta situación?

Una menor inversión en la educación superior pública tiene muy serias consecuencias para el desarrollo integral del país. Es vital recordar el valor crucial del sistema educativo nacional y el papel de la educación superior pública, y basta recordar las muy negativas consecuencias, expuestas por el Estado de la Nación, de la menor inversión en educación hecha a raíz de la crisis de los ochentas, para demostrarlo. El estado social de derecho es y ha sido estratégico para nuestro país, y el principal elemento para la movilidad social, la cual debe ser fortalecida e integrada en las políticas públicas sobre cobertura y accesibilidad educativa en todas las regiones del país. La Universidad debe de tener una posición sólida en defensa al presupuesto establecido constitucionalmente. El presupuesto en educación superior pública no es un gasto sino una inversión estratégica nacional, y debemos gestionarla y aprovecharla al máximo, para brindar el mayor horizonte de esperanza y oportunidades para la sociedad costarricense, según lo indica nuestro Estatuto Orgánico.

Luego de la experiencia que ha tenido la institución en el contexto de la pandemia ¿Qué proyectos o mejoras cree que deben implementarse a lo interno de la Universidad para lograr una institución moderna y ágil en todos sus procesos?

Como Vicerrector de Administración y coordinador del Centro Coordinador Institucional de Operaciones (CCIO)  en la administración de transición, observé el gran compromiso de la comunidad universitaria con sus funciones; la unión y empatía colaborativa fueron claves para dar continuidad a las actividades académicas y administrativas en la emergencia, en condiciones de mucha incertidumbre. Lo aprendido y logrado en el uso de las plataformas para realizar actividades virtuales académicas y administrativas, son los pilares para una universidad post-pandemia moderna y ágil. Las actividades virtuales y el trabajo remoto vinieron para quedarse, y hemos podido madurar y contrastar sus ventajas y desventajas. Ahora es necesario ajustar la normativa existente, diseñada para escenarios de presencialidad, salvo la reciente norma que regula las reuniones virtuales de los órganos colegiados. Este reconocimiento de las bondades de la virtualidad, sea sincrónica o asincrónica, con su respectivo balance, ha permitido no solo dar un paso hacia la adopción tecnológica sino tener condiciones para aprovechar oportunidades, innovar y fortalecer la misión institucional, logrando un mayor alcance en la cobertura y acceso inclusivo al derecho de la educación superior.

¿Cuáles son las principales líneas de trabajo que pretende llevar al CU si es elegido?

Seis de ellas son las siguientes:

Una mirada autocrítica en el Consejo Universitario. Propongo detectar oportunidades de mejora en todos sus ámbitos de competencia institucional.

Estudiantil: Derecho a la educación superior. Este derecho, ante la crisis sanitaria actual apela a mantener una constante valoración de escenarios que favorezcan la igualdad de oportunidades.

Sostenibilidad financiera y presupuestaria. Busca analizar, evaluar y fiscalizar los diferentes escenarios financieros y presupuestarios institucionales con miras a garantizar su sostenibilidad.

Análisis integral de la normativa. Pretendo que el CU determine y resuelva los principales obstáculos reglamentarios que impiden a la UCR ser más flexible en sus actividades académicas y administrativas.

Aprovechamiento de espacios participativos universitarios. Evaluar y potenciar los espacios de que se dispone para facilitar los aportes de la comunidad.

Fortalecimiento de la relación Universidad y Sociedad. Proponer estrategias para visibilizar las actividades académicas mediante una interacción eficaz con su entorno, con acciones y proyectos de beneficio mutuo.

¿Cuál es su propuesta para fortalecer la relación de la UCR con las comunidades y el trabajo de la acción social como agente de cambio en la sociedad costarricense?

La dinámica y cambios en la sociedad costarricense requieren fortalecer la relación Universidad-Sociedad, la cual requiere modos de interacción basados en el conocimiento, y debidamente articulados desde la acción social con la docencia y la investigación, apoyados logísticamente por la administración. Es imperativo concebir una estructura que facilite los puntos de encuentro con las comunidades, que permita potenciar los beneficios mutuos, y faciliten los procesos de recepción y atención de las necesidades de los diferentes sectores sociales, económicos, políticos y ambientales, con prioridad de los más vulnerables. La interacción con las comunidades es un pilar indispensable en los retos y oportunidades que enfrenta la sociedad costarricense en el siglo XXI, que ofrece nuevas formas de interacción, y mayores desafíos por la complejidad de los problemas existentes. Este proceso de maduración de la relación Universidad-Sociedad debe permear a la institución, y requiere del apoyo de la comunidad universitaria docente, estudiantil y administrativa, resguardando siempre la misión y visión de la UCR, enmarcados en sus principios orientadores como institución autónoma de educación superior. Lo anterior hace necesario el establecimiento de políticas institucionales que fomenten el desarrollo de una cultura institucional en un marco normativo claro y flexible, con procedimientos ágiles para la gestión de los recursos humanos y financieros necesarios, que permitan cumplir y dar respuesta a las comunidades.

¿Qué propuestas llevará usted al Consejo Universitario en temas de interinazgo y contrataciones temporales?

Es una problemática con la que me siento muy identificado pues afecta la estabilidad laboral y emocional, en especial en aquellas personas que no tienen nombramientos en tiempos de receso, lo que tiene implicaciones económicas en estos periodos. Existen políticas institucionales en estos temas, y se requiere evaluar su impacto y darle seguimiento. Es fundamental que esta condición laboral tenga un tiempo límite, pero esto requiere de aperturas de concursos en plazas disponibles en las unidades, debiendo imperar la transparencia de la selección por mérito académico y buen desempeño.

¿Cómo fortalecería usted los esfuerzos para la elaboración de proyectos de investigación en las sedes en donde existen carreras del área de Ingeniería?

Incentivando políticas institucionales existentes y futuras para el desarrollo de capacidades en la investigación en conjunto entre varias sedes y recintos, con su respectivo seguimiento de instrumentación. Se debe habilitar ofertas de grado y posgrado propias en ingeniería, acompañadas de robustos planes de internacionalización y desarrollo de habilidades blandas, como herramientas que catalicen la generación de conocimiento, la innovación y el emprendimiento. Estas políticas institucionales apoyadas con trabajo cooperativo y colaborativo académico serán fundamentales para la buena marcha de los proyectos de investigación en las sedes. Lo anterior potenciaría la educación superior como instrumento clave en el desarrollo territorial del país, desde una perspectiva crítica de la realidad nacional.

 

Eduardo Calderón Obaldía

Área de Ingeniería

En los últimos años la UCR ha tenido que enfrentar ataques desde distintos sectores ¿Cuál debe ser la labor desde el Consejo Universitario para fortalecer la defensa de la institución?

El artículo 88 de la Constitución Política le otorga a la UCR la potestad de pronunciarse en relación con los proyectos de ley que se encuentran en la corriente Legislativa y aportar con un criterio técnico y ético, su perspectiva. También debemos dialogar, confrontar y convocar a los diferentes sectores gubernamentales para ofrecerles una mejor comprensión del panorama que se plantea, diálogo y concertación a lo interno y a lo externo deben clave para avanzar en los temas de debate social .

Son tiempos difíciles para la educación superior en el país, desde el punto de vista financiero y político. ¿Cuál considera usted que debe ser la posición de la UCR para enfrentar esta situación?

En materia presupuestaria, resulta indispensable velar por la sostenibilidad financiera de la Institución, mediante una gestión responsable, transparente y acorde con el contexto de crisis actual, pero también facilitando procesos de creación de vínculo externo comprometidos con los fines y propósitos de la Universidad humanista que somos, según los intereses y necesidades de las Unidades Académicas. La creatividad será clave para la consecución de nuevas fuentes de financiamiento, y en la U encontramos múltiples ejemplos de ello: CICAP, Escuela de Nutrición, Formación Continua, Comunicación Colectiva, Lenguas Modernas, CICANUM, entre muchos otros.

Luego de la experiencia que ha tenido la institución en el contexto de la pandemia ¿Qué proyectos o mejoras cree que deben implementarse a lo interno de la Universidad para lograr una institución moderna y ágil en todos sus procesos?

Conforme a nuestro modelo de Universidad humanista, crítica y socialmente comprometida, se trata de revisar y adaptar la normativa referente a las políticas y metodologías de trabajo en materia de virtualidad, presencialidad e hibridez, de manera que podamos asegurar el éxito y la excelencia académica en los procesos de formación del estudiantado y, en paralelo, velar por el equilibrio en la salud mental de la población docente y estudiantil. En la era de la virtualidad, deberá también facilitarse y reforzarse los procesos de intercambio académico y de cooperación internacional, potenciando la virtualización de ciertas actividades en favor de la economía universitaria y el beneficio ecológico.

¿Cuáles son las principales líneas de trabajo que pretende llevar al CU si es elegido?

La Universidad de Costa Rica es un pilar fundamental de la democracia costarricense y del Estado social de Derecho. Desde mis funciones en el seno del Consejo Universitario, mi tarea será reforzar estos principios y trabajar con la comunidad universitaria, en una actitud de consulta, escucha y consenso así como de diálogo permanente, de cara a los grandes desafíos internos y nacionales que enfrentamos como Institución para fortalecerla.

En efecto, algunos aspectos relevantes en la consecución de estos objetivos son:

Suplir los vacíos en la normativa en cuanto a las actividades sustantivas.

Revisar y adaptar la normativa referente a las políticas y metodologías de trabajo en materia de virtualidad, presencialidad e hibridez.

En materia presupuestaria, velar por la sostenibilidad financiera de la Institución, pero también facilitando procesos de vínculo externo comprometidos con los fines y propósitos de la Universidad humanista que somos.

Reforzar el papel de consultoría que le otorga el Ordenamiento Jurídico costarricense a la Universidad de Costa Rica sobre los proyectos de ley que se encuentren en la corriente legislativa.

Para estos y otros cometidos, desde el Consejo Universitario buscaré promover nuestro quehacer institucional como generador de cambios sociales significativos y como vector estratégico en la mejora de la calidad de vida de los costarricenses, la Universidad de Costa Rica, consciencia lúcida de la Nación, siendo entendida como receptáculo del conocimiento transformador, ético y comprometido, pero también como motor de la creación, la innovación, la cooperación internacional y del enriquecimiento de la cultura nacional.

Por ello será esencial reforzar los canales de difusión y de divulgación del quehacer universitario tanto a lo interno como a nivel comunitario y nacional, y sobre todo, hacer valer ante las esferas políticas el valor público de nuestra Alma Mater, verdadera Lucem Auspicio de nuestro país, en la búsqueda constante de la verdad, la belleza y el bien social.

¿Cuál es su propuesta para fortalecer la relación de la UCR con las comunidades y el trabajo de la acción social como agente de cambio en la sociedad costarricense?

Debemos tener claro el papel y las competencias del Consejo Universitario de aquellas que le corresponden por normativa tanto a la Rectoría como a sus Vicerrectorías, en el caso concreto de la Acción Social, las políticas que se desprendan de la Vicerrectoría deben estar acordes con los fines y propósitos de la UCR establecidas en el Estatuto Orgánico, que es cumplir esa misión de servir a la comunidad nacional para mejorar su condición de vida. Desde el Consejo Universitario podemos impulsar políticas y normativa acordes con esos fines y propósitos, de manera que facilitemos y fomentemos un trabajo eficiente y eficaz de parte de la Vicerrectoría de Acción Social .

¿Qué propuestas llevará usted al Consejo Universitario en temas de interinazgo y contrataciones temporales?

En efecto, la situación del interinazgo en la institución es estructural y compleja, y algunos parámetros escapan al control de la misma. La Universidad de Costa Rica debe velar por crear y mantener relaciones de contratación, no solo humanas, sino que respeten los derechos laborales de todas las personas docentes, y por ende, de las personas interinas.

Por otra parte, considero que es muy importante realizar un diagnóstico que refleje la realidad del interinazgo y que determine e identifique pero también clasifique, conforme a los intereses y expectativas del personal interino, puesto que existe una gama de situaciones y contextos en que las personas interinas requieren y aspiran llevar a cabo con la Institución, desde el punto de vista laboral. Así, por ejemplo, existen personas que en razón de su profesión desean laborar solo parcial y/o temporalmente con la UCR puesto que ejercen liberalmente fuera de la Institución, mientras que hay otras que desean tener un contrato laboral en propiedad a tiempo parcial o completo. Clarificar este panorama me parece una de las primeras etapas del proceso a abordar.

¿Cómo fortalecería usted los esfuerzos para la elaboración de proyectos de investigación en las sedes en donde existen carreras del área de Ingeniería?

Hablando del tema del fortalecimiento de las sedes regionales y que no es un esfuerzo exclusivo de una área como la de Ingeniería, sino de todas las áreas de la universidad, se trata de fortalecer no sola la investigación sino la docencia y la acción social, en una actitud de retroalimentación porque no se trata de que desde la sede central vamos a repartir conocimiento y saber hacer sino, a fortalecer lo que ya existe en las sedes que de por si, tienen grandes proyectos en todas las áreas sustantivas. Entonces deben nutrirse y favorecerse estas relaciones gracias a procesos como la desconcentración y la descentralización de carreras .

 

Jaime Caravaca Morera

Área de Salud

En los últimos años la UCR ha tenido que enfrentar ataques desde distintos sectores ¿Cuál debe ser la labor desde el Consejo Universitario para fortalecer la defensa de la institución?

Vivimos un escenario complejo donde la UCR se encuentra bajo el ataque sistemático de intereses que buscan su minimización y depreciación. En este sentido, tal como menciona Boaventura dos Santos, la Universidad debe organizar sus acciones de manera estratégica para compensar el ataque radical hacia su existencia a través del fortalecimiento de sus funciones sustantivas, simbólicas y materiales. Ese tal vez sea el desafío que debemos enfrentar: comprender la esencia de las dinámicas universitarias y el fondo de las políticas gubernamentales, con el objetivo de buscar nuevos y mejores caminos de resistencia y existencia.

Por ello, debemos desde el CU movilizarnos para garantizar la sostenibilidad del presente y futuro de la Universidad. Debemos tener un posicionamiento de defensa claro ante las amenazas de diversos sectores para evidenciar que el desarrollo y la calidad de vida de una nación dependen del valor de la educación de calidad como la compartida en el seno de la UCR. Esto lo alcanzamos a través de la promoción de campañas de divulgación extramuros, utilizando medios y estrategias innovadoras y de amplio alcance dirigidos a las personas tomadoras de decisión y a las comunidades en general. Lo anterior para evidenciar los aportes y contribuciones de la UCR hacia la sociedad costarricense. Por otra parte, siendo que muchos de los ataques que recibimos reposan su justificación en aspectos financieros, el CU debe ser garante que una vez aprobado el presupuesto – el cual debe dirigirse a solución de las necesidades más explícitas de la comunidad universitaria – este se ejecute de forma transparente y responsable. El CU tiene un rol preponderante en la definición de las políticas universitarias del futuro, que a todas luces contempla aspectos de sensibilidad ecosocial, liderazgo, calidad y excelencia a través de acciones que se traduzcan en impactos concretos en investigación, vida estudiantil, acción social, docencia y administración.

Son tiempos difíciles para la educación superior en el país, desde el punto de vista financiero y político. ¿Cuál considera usted que debe ser el la posición de la UCR para enfrentar esta situación?

Debemos asumir una posición responsable en materia presupuestaria y además fortalecer nuestro eje de liderazgo social. Vivimos situaciones excepcionales no solamente epidemiológicamente sino también en la dimensión socioeconómica y política, por ello debemos ser muy eficientes en el uso de nuestros recursos y destinarlos al mejoramiento de las necesidades explícitas en las áreas sustantivas académicas en los espacios territoriales que más lo necesiten.

Adicionalmente, considero que debemos reducir los trámites administrativos y privilegiar sobre todo el acto académico y la gestión académica. Lo anterior utilizando las nuevas tecnologías como aliadas para la simplificación de trámites, la agilización, la interconexión entre plataformas y definitivamente que esto nos permita aumentar la cobertura de educación superior con calidad en todas las sedes universitarias.

Luego de la experiencia que ha tenido la institución en el contexto de la pandemia ¿Qué proyectos o mejoras cree que deben implementarse a lo interno de la Universidad para lograr una institución moderna y ágil en todos sus procesos?

Las acciones deben centrarse en la gestión académica e impulsar a través de políticas, la agilidad, dinamización y reducción de los procedimientos administrativos, así como la interconexión entre herramientas, con el objetivo de garantizar mejores resultados en nuestras actividades sustantivas y la calidad de vida de todas las personas que formamos parte de la comunidad universitaria.

Lo que implica un uso intensivo de las TICs y un cambio en la gestión. Consecuentemente una reflexión sobre las funciones de las oficinas administrativas: preguntarnos cuál es su función, cuál es el perfil profesional que se requiere en estas instancias (en materia de actualización o formación continua) y la evaluación de logros estratégicos y las acciones realizadas. Es necesario pensar en la flexibilización como un eje transversal en docencia, investigación, acción social, vida estudiantil y administración. No podemos olvidar en la gestión de la innovación y el aseguramiento de la calidad como elementos medulares de esta mejoría que necesitamos en la Universidad.

¿Cuáles son las principales líneas de trabajo que pretende llevar al CU si es elegido?

Aumento de la cobertura con calidad y excelencia del acto académico en Vida Estudiantil, Investigación, Docencia y Acción Social, esto nos convoca a reformas sustantivas en reglamentos sobre regionalización.

Disminución de barreras en ingreso, matrícula, permanencia y graduación en las personas estudiantes, a través de medidas normativas de actualización de reglamentos y acciones de actualización del Modelo de Becas, un futuro reglamento de matrícula e impulso del nuevo modelo de salud universitario.

Promover la sostenibilidad financiera a través de acciones de la defensa de los recursos por Ley asignados, del fortalecimiento de acciones de ejecución presupuestaria responsable y además de la regulación de otras acciones que puedan colaborar con nuevos ingresos.

Fortalecimiento de las prácticas académicas en todas las áreas sustantivas, humanizadas, actuales y ágiles lo cual implica dinamización de procedimientos.

Fortalecimiento del Nuevo modelo de salud apostando por acciones de promoción de la salud, corresponsabilidad, educación en salud, prevención de enfermedades y habilidades para la vida.

¿Cuál es su propuesta para fortalecer la relación de la UCR con las comunidades y el trabajo de la acción social como agente de cambio en la sociedad costarricense?

La Acción Social debe ser comprendida como la estrategia que democratiza el conocimiento y permite la aproximación de la Universidad con las comunidades. Por ello, desde la academia debe estar mejor articulada e interconectada con la investigación, vida estudiantil y docencia. Se torna fundamental la modificación reglamentaria para que existan rutas más ágiles en el proceso administrativo y que esto permita la sinergia y proyección comunitaria.

Complementariamente, el trabajo articulado de divulgación y comunicación extramuros debe ser una premisa de acción y además, debemos fortalecer la articulación con otras instancias sociales clave como la sociedad civil organizada y ministerios, por ejemplo para que el alcance e impacto de las acciones sean mayores.

¿Qué propuestas llevará usted al Consejo Universitario en temas de interinazgo y contrataciones temporales?

El CU ya aprobó la modificación del Art. 20 del Reglamento de Régimen académico y servicio docente que tiene tres objetivos concretos: Ordenar la situación del Interinato en la Universidad y tipificar las modalidades de contratación de personas docentes interinas, de forma que le permita a las Unidades Académicas realizar los nombramientos de manera clara y estratégica. Segundo, establecer las necesidades desde un punto de vista reglamentario de tener planes estratégicos actualizados que incluyan acciones de reducción del interinato según las características y necesidades de cada unidad y respetando las particularidades y autonomía de ellas, pero permitiéndole a la Vicerrectoría de Docencia ser vigilante y establecer directrices y plazos para el seguimiento y cumplimiento de esos planes. Tercero, asegurar la transparencia e idoneidad en los nombramientos de manera que se establezca un proceso de reclutamiento y selección a nivel básico y simplificado para elegir de una nómina la persona ideal.

En cuanto a las acciones que se pueden establecer en seguimiento a lo anterior y, analizando la perspectiva multidimensional (DDHH, principios de legalidad y realidad presupuestaria) del interinato, debemos promover las condiciones que le permitan a las personas interinas realizar sus estudios de formación en posgrado, partiendo de la premisa que la Universidad definió el posgrado como el piso para ingresar a régimen académico.

En el proceso de fiscalización – labor esencial del CU – se debe seguir el cumplimiento de lo propuesto por esta reforma reglamentaria, sus tiempos y sus transitorios. Entiendo que lo propuesto antes, fue la puerta de entrada para la regulación del reglamento y que aún existen otros artículos del Reglamento que deben ser actualizados y acciones que se deben ejecutar por las diferentes fuerzas involucradas.

Según su criterio, ¿cuáles son los principales desafíos que enfrenta el área de salud y cómo usted, desde el Consejo Universitario, podría contribuir a enfrentarlos?

La salud integral de las personas que participan del acto académico en el área de salud. En esta línea el CU tiene el deber de fortalecer el Nuevo Modelo de Salud, acompañar el diagnóstico de necesidades en salud de la comunidad universitaria y además, espero desde el CU consolidar el cambio estructural en la Oficina de Bienestar y Salud que estoy proponiendo, con el objetivo de lograr un mayor alcance y acompañamiento a la salud universitaria.

Relación con la CCSS e impacto en las diferentes áreas sustantivas de la Universidad. Lo anterior se debe trabajar a través del fortalecimiento del vínculo entre ambas instituciones, evidenciando los aportes que realizamos, pero además, innovar en la búsqueda de nuevos campos clínicos, inclusive posicionar la discusión de una futura creación de espacio que permita dar respuesta a esta necesidad.

Demanda insatisfecha a futuro. Acompañar y apoyar las decisiones que puedan ser tomadas por las Unidades Académicas y la Vicerrectoría de Docencia ante esta situación, basadas en las reformas reglamentarias que permitan la flexibilidad curricular.

 

Desirée Sáenz Campos

Área de Salud

En los últimos años la UCR ha tenido que enfrentar ataques desde distintos sectores ¿Cuál debe ser la labor desde el Consejo Universitario para fortalecer la defensa de la institución?

Al tutelar la gestión y desarrollar las políticas universitarias, el Consejo puede redirigir las instancias especializadas en comunicación y promoción institucional hacia la defensa de la institución. Entre otras ideas, cabe proponer una política dirigida a defender a la UCR con iniciativas novedosas, es imperativo destacar el aporte al desarrollo integral de la sociedad y la contribución al avance de nuestra nación, enfatizar la necesidad de inversión pública en la educación superior que propone la más amplia oferta académica del país, con igualdad de oportunidades y en cualquier lugar de nuestro territorio, con un especial reconocimiento a la formación humanista y a la excelencia.

Son tiempos difíciles para la educación superior en el país, desde el punto de vista financiero y político. ¿Cuál considera usted que debe ser la posición de la UCR para enfrentar esta situación? 

Los tiempos difíciles permiten potenciar la creatividad y priorizar necesidades. Desde la perspectiva financiera y política, la UCR debe afianzarse como una institución pública esencial y proyectarse al país como promotora de desarrollo en todos los ámbitos de la sociedad, útil y necesaria para fomentar y responder, de manera efectiva, a la necesidad de un desarrollo integral de las personas.

La gestión pública ha cambiado, varió la forma de atender los asuntos, la interacción entre el aparato administrativo y los usuarios, el manejo de la información y la exposición mediática; por eso, la planificación estratégica destaca la priorización hacia actividades sustantivas y el aprovechamiento óptimo de lo recursos disponibles.

Entre otras propuestas, cabe consolidar a la UCR como modelo a favor de la transparencia y la racionalidad, al incorporar la rendición de cuentas como una práctica sistemática en la gestión universitaria.

Luego de la experiencia que ha tenido la institución en el contexto de la pandemia ¿Qué proyectos o mejoras cree que deben implementarse a lo interno de la Universidad para lograr una institución moderna y ágil en todos sus procesos?

Con el propósito de lograr una institución moderna y ágil en sus procesos, es permisible considerar primero un cambio de actitud en las personas, funcionarias y usuarias; no es conveniente desaprovechar el impulso que ha brindado la pandemia para reconocer las múltiples oportunidades de mejora en la gestión y en las normativas, modernizar el aparato universitario es imperativo junto con una efectiva simplificación de trámites y el fortalecimiento de la gestión remota. También es necesario, contar con la participación activa de todos los miembros de la comunidad universitaria, creando espacios de diálogo e involucrando a los distintos sectores, pasando por un análisis de la racionalidad y conveniencia de la implementación de la virtualidad y uso de TICs según los diferentes escenarios del quehacer universitario en todo el país.

¿Cuáles son las principales líneas de trabajo que pretende llevar al CU si es elegida?

Estamos ante una gran necesidad de modernizar la institución en procura de procesos ágiles, junto con una normativa remozada y acorde con los adelantos que facilitan una mejor gestión que beneficie a toda la comunidad universitaria. Por lo que reviste suma importancia, colaborar con la administración en torno a la gestión del recurso humano, en procura de disminuir el interinazgo docente y propiciar un análisis de la racionalidad y pertinencia de la figura del nombramiento interciclo, con docentes que sufren momentos de una injusta temporalidad cuando la intermitente continuidad es evidente.

Por otra parte y de forma específica para el Área de la Salud, la pandemia también nos evidenció una vulnerabilidad universitaria que se tradujo en la interrupción temporal de la formación en grado y posgrado, con un justo reclamo de la responsabilidad de la UCR como instancia académica; razón que justifica, la necesidad de retomar el análisis de las potenciales alternativas autogestionadas y sostenibles, con una participación multidisciplinar, que permitan a la UCR alcanzar la suficiencia y disponer de escenarios idóneos para las prácticas de las personas estudiantes.

¿Cuál es su propuesta para fortalecer la relación de la UCR con las comunidades y el trabajo de la acción social como agente de cambio en la sociedad costarricense?

Podemos coincidir en que la acción social es una actividad sustantiva que integra a la UCR con la comunidad nacional e internacional, posiciona la capacidad académica institucional para contribuir con las transformaciones requeridas para el mejoramiento de la calidad de vida y la promoción del bienestar biopsicosocial de las personas; esta inmersión en el espacio extrauniversitario nos retroalimenta de forma permanente y valida nuestra alianza con la sociedad, en procura de una mayor inclusión, justicia y solidaridad.

Esta labor, inherente al quehacer como universidad pública, debe ser apoyado y estimulado de forma sistemática, por lo que es indispensable generar esfuerzos dirigidos a fomentar la aplicación de un principio de equidad, que permita el ejercicio integral de la labor docente de manera más equilibrada, concordante con un quehacer sustantivo efectivamente legitimador de la triada docencia, investigación y acción social; se debe consolidar la relación Universidad-Sociedad y el beneficio a las comunidades, propiciando el establecimiento de más alianzas con las instituciones públicas y las organizaciones privadas.

¿Qué propuestas llevará usted al Consejo Universitario en temas de interinazgo y contrataciones temporales?

El asunto del interinazgo y las contrataciones temporales es una línea específica y de gran interés. Es imperativo propiciar una colaboración multiparticipativa en relación con la gestión del recurso humano, con un análisis profundo que permita generar estrategias eficientes para disminuir el interinazgo docente. Por otro lado, es justo propiciar el análisis y la sana discusión de la racionalidad y pertinencia del nombramiento docente con temporalidad interciclo, sin demeritar como una figura útil y conveniente en algunas carreras y para atender materias específicas; su aplicación conlleva un referente práctico de limitación al desempeño en las tres actividades sustantivas de la UCR: acción social, investigación y docencia.

Estamos ante un claro ejemplo de la inmediata necesidad de concordar una gestión de calidad que articule y oriente el sistema administrativo para satisfacer las necesidades prioritarias de la comunidad universitaria, en cumplimiento de su dedicación a la enseñanza, la investigación, la acción social, el estudio, la meditación, la creación artística y la difusión del conocimiento. 

Según su criterio, ¿cuáles son los principales desafíos que enfrenta el área de salud y cómo usted, desde el Consejo Universitario, podría contribuir a enfrentarlos?

En el Área de Salud, resulta necesario dirigir los esfuerzos para el aseguramiento del desarrollo de la actividad académica en todas las carreras, abarcando los campos clínicos/convenio marco con CCSS, la creación de espacios alternativos idóneos para el desarrollo de las prácticas y la actualización constante de los planes de estudio; lo cual implica, retomar el análisis de las posibles alternativas universitarias que permitan alcanzar los escenarios idóneos para las prácticas de las personas estudiantes.

Como se comentó anteriormente, la pandemia nos evidenció una vulnerabilidad institucional que se tradujo en la interrupción temporal de la formación en grado y posgrado, con un justo reclamo estudiantil en cuanto a la ineludible responsabilidad de la UCR como instancia académica para garantizar el cumplimiento del plan de estudios; como parte de la comunidad universitaria, estamos llamados a generar las estrategias y procurar los medios para minimizar la postergación de su proyecto de vida y afectar su bienestar biopsicosocial.

 

Carlos Eduardo Araya Leandro

Área de Sedes Regionales

En los últimos años la UCR ha tenido que enfrentar ataques desde distintos sectores ¿Cuál debe ser la labor desde el Consejo Universitario para fortalecer la defensa de la institución?

En primer lugar, el Consejo Universitario y Administración deben estar articulados, para desde la administración superior procurar el vínculo institucional que permita la defensa del Estado Social de Derecho y de la Universidad Pública.

En segundo lugar, para alcanzar los acuerdos y decisiones que efectivamente favorezcan el accionar de la Universidad, el Consejo Universitario debe convertirse en un actor fundamental en la construcción de mecanismos de escucha y diálogo a lo interno de la institución y con los diferentes sectores de la sociedad costarricense.

Son tiempos difíciles para la educación superior en el país, desde el punto de vista financiero y político. ¿Cuál considera usted que debe ser la posición de la UCR para enfrentar esta situación? 

En este tema considero necesario el replanteamiento de los mecanismos de financiamiento del Fondo Especial de la Educación Superior (FEES). Si bien constitucionalmente la negociación del FEES es responsabilidad de las personas que ocupan las rectorías de las Universidades Públicas, lo cierto es que, desde el Consejo Universitario se pueden promover políticas y estrategias que favorezcan la acción de la Administración Universitaria. En consonancia con lo establecido en el Plan Nacional de la Educación Superior (PLANES) vigente y en el Plan Nacional de Desarrollo, que colocan el desarrollo regional como eje transversal y en lo indicado en el artículo 85 de la Constitución Política; se negocie para este quinquenio, un incremento real del FEES que se pueda destinar exclusivamente al fortalecimiento de la acción de las Universidades Estatales en las diferentes regiones fuera del GAM. En relación con la Regla Fiscal y su impacto en las finanzas institucionales, se hace fundamental la negociación política que permita, que los recursos de la vinculación externa no sean regulados por este mecanismo, en tanto no ejercen ninguna presión fiscal sobre las finanzas del Estado.

Luego de la experiencia que ha tenido la institución en el contexto de la pandemia ¿Qué proyectos o mejoras cree que deben implementarse a lo interno de la Universidad para lograr una institución moderna y ágil en todos sus procesos?

Será fundamental, en primer término, adaptar la reglamentación institucional a las nuevas condiciones, de manera que funcione frente a situaciones emergentes e imprevistas y la comunidad universitaria posea claros marcos de acción.

En segundo término, se hace indispensable continuar trabajando para que el cuerpo docente mejore sus competencias digitales, de manera que esté capacitado no solo para trabajar recurriendo a la mediación virtual, sino también para que comprenda la innovación metodológica y pedagógica que ello implica.

La virtualización en la actividad docente debe potenciar la democratización en el acceso y permanencia en el sistema de educación superior, un ejemplo en esta línea es el caso de algunos programas de posgrado.

Por otra parte, la virtualización de diversos aspectos de la gestión administrativa, junto con la humanización en la prestación de los servicios, debe reducir la tramitología administrativa, haciéndola más eficiente, eficaz y transparente.

¿Cuáles son las principales líneas de trabajo que pretende llevar al CU si es elegido?

Abordar la planificación de la Universidad postpandemia, con la respectiva regulación de la virtualización de las actividades institucionales específicas

Ampliar la presencia y la acción de la Universidad de Costa Rica en las regiones, así como la reducción de inequidades en materia de regionalización

Procurar la sostenibilidad financiera institucional

Ante lo dispuesto por la Ley de Empleo Público y la Sala Constitucional sobre el sistema salarial institucional, preservar el Sistema de Régimen Académico y sus servicios de apoyo

La atención integral de la Salud Mental de estudiantes, docentes y personal administrativo

La promoción de una cultura de mayor respeto entre las personas miembros de la comunidad universitaria, que sensibilice, humanice y promueva la resolución alterna de conflictos

Dictar las políticas y normativas que permitan regularizar las condiciones del interinato docente en procura del respeto de los derechos laborales de las personas que se encuentran en esta situación.

¿Cuál es su propuesta para fortalecer la relación de la UCR con las comunidades y el trabajo de la acción social como agente de cambio en la sociedad costarricense?

La vulnerabilidad de muchas comunidades nacionales ha aumentado como producto de la compleja situación económica del país, que se ha agudizado por la Pandemia. Por décadas, la UCR ha contribuido en el mejoramiento de la calidad de vida y la formación técnica y cultural de las comunidades. En el contexto actual, la UCR debe reforzar y agilizar sus vínculos con estas comunidades y extenderlos a otras, con la finalidad de detectar sus necesidades y contribuir con acciones positivas efectivas, para lo que serán necesarias políticas y normativas que permitan: a) Articular los distintos proyectos de Acción Social que comparten objetos de intervención y que se desarrollan en las mismas comunidades por parte de distintas Unidades Académicas; b) Potenciar el papel protagónico de las comunidades y de los grupos para seguir fortaleciendo diálogo de saberes. c) A lo interno de las Unidades Académicas se debe potenciar la Acción Social para que realmente sea una actividad sustantiva integrada con la Docencia y la Investigación. d) Facilitar los mecanismos que ofrece la virtualización para aumentar la cobertura y potenciar la Acción Social en aquellas comunidades y sectores que requieran asesoría, formación técnica y capacitación. e) Finalmente, se debe fortalecer el presupuesto de la Acción Social para ampliar su cobertura y suprimir prácticas tendientes a que los proyectos de Acción Social sean asumidos desde el voluntariado.

¿Qué propuestas llevará usted al Consejo Universitario en temas de interinazgo y contrataciones temporales?

Es necesario agrupar a las personas interinas, según la según su condición de su nombramiento, priorizando acciones de solución con jornadas significativas que realizan labores que siempre son requeridas. Para estos casos, la situación debe ser resuelta cuanto antes, ya que se trata de un grupo numeroso de personas, en condiciones laborales injustas y precarias.

La solución pasa, entre otras, por realizar ajustes a la normativa, pero también por la concientización de las Unidades Académicas para resolver un problema. Al igual que otras situaciones que aquejan a la Institución, la solución requiere de amplios procesos de escucha, diálogo y trabajo conjunto entre las diferentes instancias involucradas, de forma que se puedan alcanzar soluciones concretas.

¿Cuál debe ser el trabajo del Consejo Universitario para fortalecer la regionalización universitaria y equiparar las condiciones entre las distintas sedes?

Desde el Consejo Universitario procuraré dos grandes objetivos en materia de regionalización universitaria. En primer lugar, el incremento en la cobertura de la acción universitaria en las regiones fuera del Gran Área Metropolitana (GAM), para lo cual impulsaré la articulación del Sistema de Educación Superior Pública a fin de promover el desarrollo de las Sedes Interuniversitarias, así como el replanteamiento del mecanismo de negociación del FEES que favorezca el crecimiento de la inversión institucional en el desarrollo regional.

En segundo lugar, la reducción de inequidades que se generan a lo interno de la Institución. En materia de investigación impulsaré la creación de una normativa que permita las pasantías de investigación de las personas docentes de una Sede en otra, de forma que se constituya en un mecanismo propicio para la investigación intersedes e incremente las capacidades de investigación las Unidades Académicas. En docencia, se deben establecer mecanismos que permitan que cuando una carrera de la Sede Rodrigo Facio sea desconcentrada en otra sede, el proceso de acreditación de esa carrera se efectúe a la misma vez en las sedes universitarias donde se imparte, para evitar las desigualdades cualitativas en una misma carrera y la situación de desventaja para el estudiantado. En relación con la vida estudiantil, se debe garantizar que todos los servicios de apoyo que recibe el estudiantado de la Sede Rodrigo Facio, se presten en igualdad de condiciones en las Sedes Regionales, fortaleciendo los equipos básicos de atención estudiantil, la prestación de servicios esenciales y el adecuado acceso a servicios de salud integral.

 

Luz Marina Vásquez Carranza

Área de Sedes Regionales

En los últimos años la UCR ha tenido que enfrentar ataques desde distintos sectores ¿Cuál debe ser la labor desde el Consejo Universitario para fortalecer la defensa de la institución?

En los últimos años, no solo la UCR, sino todas las instituciones públicas, han experimentado fuertes amenazas por parte de diversos sectores, poniendo en peligro la autonomía y los recursos que por Ley les corresponden. El Consejo Universitario debe ser vigilante de esta situación y junto con otras instancias universitaria, propiciar encuentros con diversos sectores para recalcar los aportes que, desde la docencia, la investigación y la acción social, hacemos al país.

Considero que desde el Consejo Universitario se debe definir, revisar, actualizar y aprobar políticas que garanticen un diálogo y un trabajo interuniversitario e intersectorial que nos permita precisar una ruta de trabajo en defensa del Estado Social de Derecho.

Son tiempos difíciles para la educación superior en el país, desde el punto de vista financiero y político. ¿Cuál considera usted que debe ser el la posición de la UCR para enfrentar esta situación?

Desde el punto de vista financiero, es necesario seguir luchando para la asignación de un FEES justo y acorde a las necesidades de las diferentes universidades, el cual nos permitan ampliar el acceso a la educación superior de una manera equitativa, gratuita y universal. También urge garantizar que el FEES sea firmado de manera quinquenal o cada tres años. En el mismo tema, debemos generar políticas que nos permitan extender las fuentes de financiamiento de nuestras universidades públicas, con una visión inclusiva, justa, sostenida y humanista.

El desarrollo académico de la universidad no se logra solo con un presupuesto fuerte o robusto, implica una asignación responsable, creativa y sostenida del presupuesto. Por eso es necesario revisar y fiscalizar la distribución y ejecución presupuestaria de las diversas instancias universitarias.

Desde el punto de vista político, la universidad debe generar diálogos interinstitucionales e intersectoriales para aportar y ser propositiva sobre los diferentes retos. Esto, la universidad lo ha venido haciendo en temas como salud, educación, economía, ambiente, social, etc., pues tenemos vasta experiencia en investigación y acción social, con personas académicas expertas de alto nivel quienes pueden aportar en la definición de políticas nacionales.

Luego de la experiencia que ha tenido la institución en el contexto de la pandemia ¿Qué proyectos o mejoras cree que deben implementarse a lo interno de la Universidad para lograr una institución moderna y ágil en todos sus procesos?

La pandemia ha generado una situación de inestabilidad, cambios y crisis en diversos ámbitos de la sociedad. A lo interno de la universidad, debe fortalecerse la salud integral de las personas docentes, administrativas y estudiantes, pues el trabajo a través de la virtualidad nos ha generado desgaste por la saturación constante de información y contenido, lo cual afecta nuestra salud física y mental. Esto hace necesario nivelar los espacios de trabajo y educativos virtuales, con un proceso gradual y responsable de presencialidad. Resulta pertinente incorporar pausas activas, espacios de diálogo y opciones de recreación institucional para procurar una salud integral.

Por otra parte, es necesario seguir fortaleciendo las medidas de accesibilidad tecnológica a la población estudiantil, docente y administrativa, la cual se ve afectada por situaciones personales, familiares, habitacionales y económicas. Por ejemplo, asegurar la conectividad y acceso de recursos tecnológicos en las diversas instancias universitarias, principalmente las sedes ubicas fuera del área metropolitana.

Por último, se deben fomentar proyectos para que la población estudiantil, docente y administrativa amplíe sus conocimientos, habilidades, destrezas y aptitudes en el uso de las TIC, con una real apropiación de estas y con un criterio humanista.

¿Cuáles son las principales líneas de trabajo que pretende llevar al CU si es elegida?

Propongo una revisión, actualización y promoción de políticas universitarias que permitan lo siguiente:

Fortalecimiento de los territorios a través de la presencia de la universidad en las sedes regionales en sus tres áreas sustantivas.

Repensar y fortalecer el quehacer de nuestra universidad ante los retos de la coyuntura actual.

Participación equitativa y digna de la mujer administrativa, docente y estudiante en la UCR.

Gestión de mejora y dignificación de las condiciones laborales.

Compromiso universitario para el desarrollo sostenible y sustentable.

¿Cuál es su propuesta para fortalecer la relación de la UCR con las comunidades y el trabajo de la acción social como agente de cambio en la sociedad costarricense?

He realizado mi gestión docente-administrativa en una sede regional por más de dieciséis años y soy testigo de las desventajas y disparidades que viven las comunidades y sedes fuera del área metropolitana.

El aporte que brindan las universidades públicas, en especial la Universidad de Costa Rica, no se limita a los proyectos de acción social, sino incluye investigación de punta y acertada, así como una oferta académica pertinente. El principal reto es enlazar el aporte desde las tres áreas sustantivas de la UCR en las diversas comunidades, territorios, grupos sectoriales, de tal manera que nuestro quehacer universitario responda a las prioridades de la sociedad. Se requiere definir políticas que permitan volver la mirada de la universidad hacia los territorios y comunidades, pues no solamente se debe hacer universidad en las aulas y laboratorios.

¿Qué propuestas llevará usted al Consejo Universitario en temas de interinazgo y contrataciones temporales?

Los datos y diagnósticos realizados en los últimos años demuestran que en nuestra universidad existe un índice altísimo de interinato. Esta realidad nos exige definir políticas a corto y mediano plazo, que permitan su disminución. Por ejemplo, podría hacerse uso de los recursos que se han liberado por la jubilación de personas trabajadoras en los últimos años. Además, urge incentivar procesos de formación continua para generar la excelencia del personal e instar a las unidades académicas a fortalecer la consolidación de plazas.

Con relación a las contrataciones temporales, es una situación que no solo se presenta en la UCR, sino que es producto de las actuales formas y reconfiguraciones del mundo del trabajo. Es necesario que nuestra universidad tenga claro qué significa, sus implicaciones y los contextos en los cuales es pertinente efectuar contrataciones temporales.

En caso de que la administración universitaria deba recurrir a ello, es necesario revisar en qué tipo de funciones y procesos se puede implementar la contratación temporal, pero acompañado de políticas que orienten y direccionen tales nombramientos en favor de los derechos de las personas trabajadoras, de manera que no se pierda nuestro carácter humanista y de responsabilidad social.

¿Cuál debe ser el trabajo del Consejo Universitario para fortalecer la regionalización universitaria y equiparar las condiciones entre las distintas sedes?

La regionalización es una forma de democratización y expansión de la educación superior. Con iniciativa del Consejo Universitario, estamos llamados a reconceptualizar lo que entendemos por regionalización de la educación superior, pues es algo que nos están exigiendo diferentes sectores políticos y sociales. Es necesario fortalecer la presencia que ya tiene la UCR en los diversos territorios al resaltar la labor de cada sede regional en y con las comunidades.

Por otra parte, se ha pretendido homogenizar las normativas institucionales con la realidad de las diversas sedes regionales, labor que no es pertinente dado que cada sede regional tiene una realidad particular. En tal sentido, el Consejo Universitario está llamado a revisar y actualizar las normativas que integran y definen el tema de regionalización, para que responda al contexto de cada sede. Por otro lado, deben definirse políticas para que las tres áreas sustantivas de la universidad pública estén presentes en cada sede, con los mismos criterios de excelencia académica, condiciones y recursos institucionales.

 

Andrea Marín Castro
Andrea Marín Castro
Periodista, Oficina de Divulgación e Información
Áreas de cobertura: administración universitaria y artes
andrea.maaetprincastro@ucr.gdymac.cr

Comentarios:

1

  • DIDIER JIMÈNEZ VALVERDE 06/11/2021 02:38pm
    Quienes pueden votar y donde???

Nombre:

E-Mail:

Comentario:

Le quedan: 2500 caracteres.

Ver reglamento
Regresar Arriba