Saltar Navegación
inicio > noticias > 2021 > 10 > 08 > la-asamblea-plebisci...

La Asamblea Plebiscitaria escogerá a cuatro nuevos miembros del Consejo Universitario

De las áreas de Artes y Letras, Ingeniería, Salud y Sedes Regionales
8 oct 2021Gestión UCR
La elección para escoger a las y los nuevos representantes del Consejo UNiversitario se realizará …
La elección para escoger a las y los nuevos representantes del Consejo UNiversitario se realizará el miércoles 10 de noviembre, por medio de votación electrónica. Foto: Laura Rodríguez Rodríguez.

El miércoles 10 de noviembre se realizará la elección para escoger a las personas que representarán a las áreas de Artes y Letras, Ingeniería, Salud y Sedes Regionales en el Consejo Universitario (CU) para el periodo que comprende del 1.º de enero del 2022 al 31 de diciembre del 2025.

Según lo establece el artículo 30, inciso a, del Reglamento de Elecciones Universitarias, las personas que cumplieron con los requisitos para postular su nombre fueron la Dra. Patricia Fumero Vargas y el Dr. Leonardo Sancho Dobles, por el área de Artes y Letras; el M.Sc. José Francisco Aguilar Pereira y el Dr. Eduardo Calderón Obaldía, por el área de Ingeniería; el Dr. Jaime Caravaca Morera y la Dra. Desirée Sáenz Campos, por el área de Salud; y el Dr. Carlos Araya Leandro y la Dra. Luz Marina Vásquez Carranza, por el área de Sedes Regionales.

La Asamblea Plebiscitaria es la instancia encargada de elegir estos puesto y está conformada por el rector, los vicerrectores y vicerrectoras, los miembros del Consejo Universitario y las personas miembros titulares del Tribunal Electoral Universitario (TEU). Docentes en Régimen Académico, que tengan al menos un cuarto de tiempo o su equivalente en horas en propiedad, jefaturas de las oficinas administrativas, exrectores y exrectora, profesoras y profesores eméritos y dos representantes por cada colegio profesional. Así como la representación estudiantil en la Asamblea Plebiscitaria de la UCR, de todas las unidades académicas, de acuerdo con lo que establece el artículo 170 del Estatuto Orgánico.

El periodo de propaganda será del 11 de octubre al 9 de noviembre, durante el cual, las personas candidatas tendrán la posibilidad de presentar, por distintos medios, sus ideas y planes de trabajo a la comunidad universitaria.

La elección para escoger a las personas representantes de las áreas de Artes y Letras, Ingeniería, Salud y Sedes Regionales, se llevará a cabo día 10 de noviembre de 2021, de las 8:00 a.m. a las 6:00 p.m.

Al igual que el año pasado, este proceso se realizará en modalidad remota por medios electrónicos.

Conozca a las personas candidatas (dele click a la foto)

Patricia Fumero Vargas

Lugar de trabajo: Escuela de Estudios Generales.

Años de servicio en la UCR: 28 años.

¿Cuál es su motivación para postularse?

Cada momento de la vida tiene un propósito y con ello se acumulan aprendizajes. Desde joven tenía claro que quería laborar en el medio académico y aportar al desarrollo del país desde allí. Obtuve el Bachillerato y la Maestría en Historia en la UCR y una Maestría en Educación en la Universidad de Framingham, Massachussets. En la Universidad de Kansas me gradué con una tesis doctoral sobre la historia de Centroamérica. Laboro en la Escuela de Estudios Generales (Sección de Historia de la Cultura), el posgrado de Artes y el Doctorado en Estudios de la Sociedad y la Cultura (PDESC).

Fui interina entre 1993 y 2007. En este último año, consolidé mi plaza en la Escuela de Estudios Generales y ascendí a catedrática. Además, trabajé en las sedes de Occidente y del Pacífico. Ese periodo me permitió comprender la necesidad de que el trabajo académico se base en los derechos humanos y laborales y conocer las necesidades de estudiantes y docentes de las sedes regionales.

También he aportado en el servicio a la comunidad nacional y universitaria. Me integré al grupo que administra los exámenes de admisión y como delegada del TEU. Estas experiencias me ayudaron a conocer, desde las bases, la problemática de estudiantes y colegas de diversas zonas vulnerables del país.

Asumí la dirección del Doctorado en Estudios de la Sociedad y la Cultura y luego la del Instituto de Investigaciones en Arte (IIArte), y participo en varias instancias institucionales que promueven el desarrollo de la investigación y la publicación de sus resultados, como el programa UCREA, el programa de Posdoctorado, el COVI y los consejos académicos del PDESC y el Posgrado en Artes. Mi labor como investigadora fue reconocida con el Premio a la Investigación de la UCR en el Área de Artes (2017). Además, he impartido docencia de posgrado en Centroamérica, México y Estados Unidos.

Aspiro al Consejo Universitario porque considero que, desde una perspectiva humanista, puedo aportar en múltiples ámbitos al desarrollo de la UCR: el trabajo digno para interinos desde la perspectiva de los Derechos Humanos y Laborales, la problemática de género y la de las sedes y la sostenibilidad financiera. Todo a partir de la transparencia y el diálogo que me caracteriza.

Conozco la UCR en toda su diversidad, pluralidad y complejidad: fortalezas, debilidades y necesidades. Aspiro porque reconozco las dinámicas universitarias que favorecen la inclusión, pero también las que perpetúan la inequidad; porque he aprendido qué características de la UCR deben ser preservadas y defendidas, pero también cuáles deben ser cambiadas y mejoradas, en especial las tendientes a fortalecer la relación universidad-sociedad y la presencia de mujeres en espacios de toma de decisiones. Considero fundamental reconocer las diferencias para construir proyectos comunes basados en el respeto a las personas. Por una universidad comprometida con el desarrollo del país.

 

Leonardo Sancho Dobles

Lugar de Trabajo: Escuela de Estudios Generales

Años de servicio en la UCR: 24 años y 3 meses.

¿Cuál es su motivación para postularse?

Provengo de un entorno familiar en el cual las artes y las letras han sido principios fundamentales en mi formación, por el lado materno crecí con Las historias de Tata Mundo y por el lado paterno vi nacer los ensamblajes escultóricos en chatarra que dieron pie a la talla en piedra y madera hasta derivar en el Paseo que hoy recibe a quien ingresa al campus universitario. Cuando iba a entrar a la universidad titubeaba si cursar una carrera de artes visuales o de letras, opté por la filología, esa es la disciplina que me ha permitido apropiarme de una visión integral del mundo.

En mi vida académica he tenido oportunidad de desarrollarme como docente de la Escuela de Estudios Generales, a la cual le reconozco el ser la unidad académica a la cual me debo como académico. En los últimos años he tenido la oportunidad de participar en proyectos de carácter transdisciplinario, algunos de ellos he logrado desarrollar en sedes de la Universidad de Costa Rica lo cual me ha permitido forjarme un criterio particular del funcionamiento de los engranajes que movilizan nuestra academia.

En Generales he trabajado en la opción metodológica de Seminarios Participativos, en la cual me he convencido de la riqueza y la fuerza del trabajo transdisciplinario como generador de conocimiento. Esa práctica es la que también ha generado iniciativas como el grupo de estudios transdisciplinarios entre literatura y medicina en el 2015, el congreso internacional sobre la naturaleza amena y agreste y la literatura en el 2017, el proyecto de la Cátedra Humboldt 2019 sobre escritura de viajes, expediciones y naufragios, las dos últimas fueron desarrolladas en la Sede de Occidente y en el Recinto de Golfito, hoy Sede del Sur, respectivamente.

Las experiencias recientes me han permitido vivir las fortalezas y potenciales de la UCR y estoy convencido su futuro debe apuntar hacia una visión transdisciplinaria del trabajo académico que articule de manera armónica las áreas del conocimiento e involucre una regionalización de carácter transnacional.

El Consejo Universitario es la instancia que posee alcances de administración, jurisdicción y normativos, por lo cual la razón fundamental para postularme como quien representa al Área de Artes y Letras ante ese foro es porque desde ahí es posible definir políticas, normas y mecanismos de acción definan el camino de la academia en las próximas décadas que apunten hacia una articulación de la UCR en la cual las humanidades, las artes y las letras se vean representadas de manera integral.

La situación actual es compleja en todos los ámbitos, han surgido problemáticas que es necesario enfrentar con urgencia como la salud mental, la virtualidad y la regionalización entre otras. En la UCR existen diversas iniciativas que buscan solventar y procurar soluciones en cada una de estas problemáticas. Este es el momento preciso para que desde el Consejo Universitario se integren estos y otros proyectos en un fin común, el progreso y el bienestar del país.

 

José Francisco Aguilar Pereira

Lugar de trabajo: Escuela de Ingeniería de Biosistemas

Años de servicio en la UCR: 28 años

¿Cuál es su motivación para postularse?

Mi experiencia en la Institución me ha permitido tener una visión integral de la Universidad y lo hago con sentido crítico y compromiso social. Sé que mis conocimientos y experiencia aportarán desde el Consejo Universitario en una necesaria transformación hacia la mejora de la gestión universitaria para una mayor fluidez y eficacia.

A la vez, reconozco con claridad los retos y desafíos que enfrenta el modelo de Universidad pública, que apelan a una necesaria defensa de los principios orientadores que por décadas han guiado a esta institución Benemérita de la Patria.

Estamos ante un mundo cambiante y complejo, con nuevos modelos que requieren abrir espacios de análisis y discusión, respecto a cuáles deben ser los mecanismos para el fortalecimiento y desarrollo de las políticas públicas, para que estas siempre estén al servicio del bien de la colectividad ¡Un compromiso que podemos atender como comunidad universitaria gracias a nuestra autonomía!.

Una Universidad ágil y flexible, es una que advierta a la sociedad de los escenarios en que nos encontramos como país, que va a la vanguardia para reducir la incertidumbre en los procesos de toma de decisión basados en lo más preciado que generamos: el conocimiento.

Estamos a las puertas de cambios en la conformación del Consejo Universitario, en 4 áreas académicas, a partir de enero del próximo año. Para las discusiones que se desarrollarán en el órgano colegiado es indispensable unir y sumar conocimiento institucional, sustentado en enfoques participativos para la generación de políticas institucionales, reglamentos generales, aprobación del presupuesto institucional, evaluación y seguimiento en procesos de fiscalización, entre otros; garantizando los mejores aportes para la buena marcha de nuestra querida Universidad.

Las y los invito a participar en este proceso democrático universitario, donde tendremos la oportunidad en los diferentes espacios para compartir mis propuestas concretas, trayectoria y experiencia demostrada en gestión universitaria, siempre con compromiso y vocación de servicio a favor de nuestra querida Universidad de Costa Rica y el país.

 

Eduardo Calderón Obaldía

Lugar de Trabajo: Escuela de Ingeniería Mecánica, Facultad de Ingeniería

Años de servicio en la UCR: 15 años

¿Cuál es su motivación para postularse?

La Universidad de Costa Rica es un pilar fundamental de la democracia costarricense y del Estado social de Derecho. Desde mis funciones en el seno del Consejo Universitario, mi tarea será reforzar estos principios y trabajar con la comunidad universitaria, en una actitud de consulta, escucha y consenso así como de diálogo permanente, de cara a los grandes desafíos internos y nacionales que enfrentamos como Institución para fortalecerla.

En efecto, algunos aspectos relevantes en la consecución de estos objetivos son:

- Suplir los vacíos en la normativa en cuanto a las actividades sustantivas en

docencia, investigación y acción social.

- Revisar y adaptar la normativa referente a las políticas y metodologías de

trabajo en materia de virtualidad, presencialidad e hibridez, de manera que podamos asegurar el éxito y la excelencia académica en la calidad de la formación ofrecida al estudantado así como el equilibrio en la salud mental de la población docente y estudiantil.

- En materia presupuestaria, velar por la sostenibilidad financiera de la Institución, mediante una gestión responsable, transparente y acorde con el contexto de crisis actual, pero también facilitando procesos de vínculo externo comprometidos con los fines y propósitos de la Universidad humanista que somos.

- Reforzar el papel de consultoría que le otorga el Ordenamiento Jurídico costarricense a la Universidad de Costa Rica sobre los proyectos de ley que se encuentren en la corriente legislativa.

- Fomentar procesos de compromiso ético con la Institución: el deber ser universitario de cara a la sociedad costarricense desde el sector docente, estudiantil y administrativo.

Para estos y otros cometidos, desde el Consejo Universitario buscaré promover nuestro quehacer institucional como generador de cambios sociales significativos y como vector estratégico en la mejora de la calidad de vida de los costarricenses, la Universidad de Costa Rica, consciencia lúcida de la Nación, siendo entendida como receptáculo del conocimiento transformador, ético y comprometido, pero también como motor de la creación, la innovación, la cooperación internacional y del enriquecimiento de la cultura nacional.

Por ello será esencial reforzar los canales de difusión y de divulgación del quehacer universitario tanto a lo interno como a nivel comunitario y nacional, y sobre todo, hacer valer ante las esferas políticas el valor público de nuestra Alma Mater, verdadera Lucem Auspicio de nuestro país, en la búsqueda constante de la verdad, la belleza y el bien social.

Juntos haremos grande a la Universidad de Costa Rica.

 

Jaime Caravaca Morera

Lugar de trabajo: Escuela de Enfermería y Centro de Investigación en Cuidado de Enfermería y Salud. Actual director de la Oficina de Bienestar y Salud

Años de servicio en la UCR: 11 años

¿Cuál es su motivación para postularse?

Como académico en la Universidad de Costa Rica, lidero una serie de iniciativas en investigación, docencia y acción social enfocadas en el cuidado integral de la salud y la atención a seres humanos que viven los devastadores efectos de las violencias, segregaciones, inequidades y distancias sociales. A través de estos proyectos me queda claro que aún hay mucho trabajo por hacer y, que desde la Universidad podemos impulsar y liderar acciones de alto impacto.

Mi convicción de construir una mejor universidad al servicio de la sociedad, aunado a lo anterior, motivan mi aspiración a formar parte del Consejo Universitario en representación del Área de Salud. Desde mis primeros años de formación, entendí a la Universidad como un espacio vivo, que crea las mejores condiciones para que las personas sean auto-reflexivas y tengan la capacidad de conjugar el aprendizaje con el cambio individual y social.

Ante los nuevos desafíos que enfrentamos, ese concepto nos convoca a pensar en una universidad post-pandemia constituida por seres humanos éticos, solidarios, comprometidos con el ambiente y capaces de enfrentar la incertidumbre y el cambio de forma creativa.

Complementariamente, las condiciones críticas que marcaron el 80 Aniversario de nuestra Alma Mater y que aún permanecen, nos invitan a la creación de hojas de ruta que conduzcan hacia la construcción del modelo de universidad para las próximas décadas. Por ello, estoy seguro de que las nuevas realidades nos ofrecen nuevas oportunidades de comprender el sentido de la universidad y de los seres humanos que la integramos. Hablo aquí de oportunidades que nos permiten co-crear futuros distintos desde un presente que aspira a mejores mañanas.

Lo anterior implica revigorizar el lugar de la universidad como productora de conciencia ciudadana, nacional y global. Entiendo además que estas experiencias nos invitan a repensar y replantear prácticas de gestión que obstaculizan el acto académico y eclipsan las acciones excepcionales e innovadoras que debemos realizar hoy y mañana.

Asimismo, nos conducen a reactivar con mayor fuerza el vínculo academia-sociedad, desde la mirada de la pedagogía crítica Latinoamericana, que coloca a la universidad pública como insignia del Estado Social de Derecho, promotora de saberes multiculturales situados históricamente y siguiendo los principios de diversidad, creatividad, innovación y respeto.

Estas realidades me invitan a asumir este nuevo desafío, pero no lo asumo desde la individualidad, sino desde un lugar plural del cual quisiera que todas las personas que integran la Universidad formen parte. Quiero llegar al Consejo Universitario como un sujeto colectivo para construir una universidad sinérgica, diversa, transdisciplinaria, innovadora, ágil y sensible eco-socialmente.

Estoy convencido que poseo las capacidades de ocupar un espacio de representación colectiva en este órgano colegiado y de proponer acciones concretas de flexibilidad curricular, modernización de procesos, actualización de la gestión académica, y, así, construir una universidad con sello de excelencia y eficiencia en sus diferentes áreas sustantivas en todo el país a través de sus sedes.

 

Desirée Sáenz Campos

Lugar de trabajo: Escuela de Medicina

Años de servicio en la UCR: 32 años

¿Cuál es su motivación para postularse?

Querida comunidad universitaria, mi postulación al Consejo Universitario, representando al sector Salud, procura brindar un aporte más sustantivo a nuestra Universidad, poniendo a disposición los conocimientos y habilidades desarrolladas durante más de 30 años de actividad profesional.

Como médica me gradué aquí en 1985 y como docente, inicié en el año 1987, concluí el doctorado en 1995, alcancé la categoría de Catedrática en el año 2002 y participo en cursos para medicina y otras carreras de la salud, así como en diversos posgrados.  Además, de nuevo, ocupo la Dirección del Dpto de Farmacología y Toxicología Clínica de la Escuela de Medicina y tuve la oportunidad de participar en la formulación del Plan Estratégico Institucional 2021-2025. 

He desarrollado una amplia experiencia en la función pública, ocupando por más de 25 años diversos puestos técnico-administrativos relacionados con la gestión de los medicamentos en el nivel central de la CCSS y contar con una maestría en el área administrativa. 

Entre mis esfuerzos como investigadora en el área de la salud, he trabajado diversos temas relacionados con medicamentos, además de lograr la certificación como investigadora intervencionista por el CONIS. 

La experiencia adquirida me ha brindado una amplia visión de la situación interna y externa de nuestra Alma Máter, entendiendo que somos parte de la administración pública donde enfrentamos una situación muy complicada con las dificultades financieras; sin embargo, estamos ante momentos muy oportunos para diversas oportunidades de mejora y la prioridad en la continuidad del fortalecimiento del bienestar biopsicosocial de toda la comunidad universitaria, con estrategias para mejorar nuestra salud mental.  

Formo parte de los docentes universitarios a los que nos correspondió la transición a la virtualidad con una de las subpoblaciones estudiantiles más fuertemente afectadas por la pandemia, al ver interrumpido y atrasado su proyecto de vida por las características inherentes a la formación clínica. Es mucho lo aprendido de las personas en su rol de estudiantes, docentes y administrativos, en este complejo proceso que ha puesto a prueba nuestra capacidad de supervivencia rescatando la solidaridad y la procura del bien común.

Como representante del Área de Salud, me interesa el aseguramiento de los campos clínicos para el estudiantado de las carreras de salud y el convenio marco con la CCSS, mientras se logre valorar la alternativa de un hospital universitario sostenible y amigable con el ambiente. Pero es necesario atender otros asuntos pendientes, tales como el fortalecimiento de la formación docente en grado y posgrado, y la integración equitativa y solidaria de las sedes y recintos universitarios, porque la U es una sola.

Somos UCR y somos personas. Entre todos podemos estar mejor. Por eso, se procura un liderazgo conciliador y respetuoso, a favor de una comunidad universitaria saludable, inclusiva, sostenible y solidaria.

 

Carlos Eduardo Araya Leandro

Lugar de trabajo: Sede del Atlántico

Años de servicio en la UCR: 25 años

¿Cuál es su motivación para postularse?

Al tomar la decisión de postularme como candidato a la elección de miembro del Consejo Universitario por el Área de Sedes Regionales, lo hago consciente de las dificultades y retos que enfrenta nuestra Institución y el país, producto de la delicada situación social y económica de los últimos años, además de los factores políticos e ideológicos que se han agudizado con la pandemia de COVID-19. Estas dificultades ponen en riesgo hoy más que nunca, al Estado Social de Derecho, del que como Nación nos enorgullecemos, incluyendo a la Educación Superior Pública, baluartes indiscutibles en la democracia costarricense. En tal contexto de crisis, la Universidad de Costa Rica, desde cada una de sus instancias y órganos debe ser eslabón medular para construir una salida digna y visionaria.

A quienes hemos tenido la oportunidad de acceder a un sistema de educación pública que nos ha permito crecer intelectual y académicamente, mejorar las condiciones de vida de nuestras familias, y ser ciudadanos comprometidos con el bienestar de la mayoría, nos corresponde la defensa de ese Estado Social de Derecho. Por ello, mi compromiso con la Universidad de Costa Rica me mueve a emprender este nuevo reto, en procura de su bienestar y desarrollo, coadyuvando en la adecuada toma de decisiones desde el Consejo Universitario, como representante de Sedes Regionales. Como lo he hecho en otros momentos, me pongo al servicio de una de las más nobles instituciones del país.

Lo hago con la firme convicción de que la experiencia que he adquirido a lo largo de los años como estudiante, miembro del movimiento estudiantil, funcionario administrativo y docente de la Sede del Atlántico -- en la que he ocupado, entre otros, los puestos de Coordinador de Docencia, de Administración, de Asuntos Internacionales y Director--, aunado a la experiencia de los últimos años como Vicerrector de Administración y Rector de Transición, me ayudarán a enfrentar, desde el Consejo Universitario, la compleja coyuntura que vivimos, y potenciar desde allí políticas y normativas que fortalezcan la regionalización de la Educación Superior Pública Estatal, como mecanismo fundamental en la democratización del acceso a la educación superior y motor de oportunidades para la juventud.

Los retos de la Universidad, y por ende del Consejo Universitario, en los próximos meses y años son trascendentales y algunos de ellos de impostergable análisis y decisión. Además de los mencionados anteriormente, se hace urgente abordar la planificación de la Universidad post-pandemia, con la respectiva regulación de la virtualización de actividades institucionales específicas, para aprovechar su potencial para el fortalecimiento de la misma; ampliar y mejorar la presencia de la Universidad de Costa Rica en las regiones; la sostenibilidad financiera institucional; y la atención de temas coyunturales e importantes como es el caso de la Salud Mental de estudiantes, docentes y personal administrativo y las regulaciones al sistema salarial producto de la eventual aprobación del proyecto de Ley de Empleo Público, en procura de salvaguardar la calidad y dignidad de la Academia.

El diálogo, la comunicación, el respeto, la eficiencia, el trabajo colegiado y el sentido de responsabilidad, guiarán mis pasos para alcanzar esos y otros retos a través de mi labor en el Consejo Universitario.

 

Luz Marina Vásquez Carranza

Lugar de trabajo: Sede de Occidente

Años de servicio en la UCR: 16 años

¿Cuál es su motivación para postularse?

Una voz nueva en la gestión universitaria

La Universidad de Costa Rica es la Institución Benemérita de la Educación y la Cultura Costarricense que, en sus 81 años de existencia, se ha constituido en un pilar fundamental para mantener, defender y fortalecer nuestro Estado Social de Derecho.

Es pionera en la formación de profesionales humanistas con excelencia académica y generación de conocimiento pertinente mediante procesos de investigación y de acción social, los cuales impactan diversos territorios y comunidades a lo largo y ancho del país, con una proyección internacional.

A fin de seguir contribuyendo con las transformaciones que la sociedad necesita hacia el logro del bien común, ante los retos y desafíos actuales, me motiva ser la representante de Sedes Regionales en el Consejo Universitario, para promover una gestión política institucional que responda al sentir de los diferentes sectores de la comunidad universitaria, orientados a través de procesos dialógicos y éticos.

Este propósito nace a partir de los aprendizajes como estudiante de sedes regionales y a la trayectoria como docente, investigadora y responsable de procesos de acción social en la Sede de Occidente por más de 16 años, aunado a la dirección del Centro de Investigación de Diversidad Cultural y Estudios Regionales (CIDICER), primer y único centro de investigaciones en una sede regional.

Soy Luz Vásquez, “una LUZ comprometida con la diversidad y el futuro de nuestra universidad”.

 

Andrea Marín Castro
Andrea Marín Castro
Periodista, Oficina de Divulgación e Información
Áreas de cobertura: administración universitaria y artes
andrea.maiuswrincastro@ucr.uemaac.cr
Regresar Arriba