Saltar Navegación
inicio > noticias > 2019 > 03 > 08 > investigadoras-botan...

Investigadoras botánicas se abren campo en el estudio de las orquídeas

Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, destacamos la labor de cinco investigadoras del Jardín Botánico Lankester
8 mar 2019Ciencia y Tecnología
Una joven generación de investigadoras es pionera en los estudios de las orquideas de Costa Rica …
Una joven generación de investigadoras es pionera en los estudios de las orquideas de Costa Rica y del Neotrópico en el Jardín Botánico Lankester de la Universidad de Costa Rica.  Foto: Karla Richmond.

La incorporación de las mujeres como parte del personal de investigación científica del Jardín Botánico Lankester (JBL), de la Universidad de Costa Rica (UCR), ha sido un proceso de los últimos siete años.

Este centro de investigación y de conservación de las orquídeas de Costa Rica y del Neotrópico cuenta actualmente con cinco jóvenes mujeres especialistas en botánica, que poco a poco se han ido abriendo paso en el estudio de este grupo de plantas.

Graduadas de la Escuela de Biología de la UCR, Grettel Salguero Hernández, Lisbeth Oses Salas, Noelia Belfort Oconitrillo, Melania Fernández Campos y Melissa Díaz Morales han encontrado en la botánica y en el conocimiento de las orquídeas su verdadera pasión. Durante muchos años, esta área de la biología ha sido desarrollada únicamente por hombres.

Años atrás, la presencia femenina en el JBL se limitaba a la participación de estudiantes como asistentes de investigación, quienes empezaban a familiarizarse y a aprender distintas técnicas y a colaborar en las tareas diarias del Jardín.

Y es que la desigualdad de género continúa presente en las diversas áreas científicas y tecnológicas en Costa Rica y en muchas otras latitudes, a pesar de que las cifras muestran más participación numérica de las mujeres en algunos campos.

En la educación superior pública la brecha se mantiene en disciplinas como las ingenierías y las ciencias básicas. En el 2017, las mujeres representaban un 31,7 % de las matrículas en carreras de estas áreas, mientras que los hombres más del 68 %.

A nivel general, de las casi 1400 investigaciones que se realizaban en la UCR en el 2018, la participación por género estaba muy equiparada: 801 mujeres frente a 952 hombres.

“Todavía hay una brecha de género muy grande en la biología, en general, y en la botánica, en particular. Uno va a los congresos y están completamente dominados por hombres. Hemos tenido malas experiencias, nosotras vamos con nuestros colegas hombres y normalmente piensan que somos sus esposas o sus parejas, que vamos nada más a acompañarlos. No nos toman inmediatamente como pares científicas”, expresó Díaz.

Las investigadoras señalaron que la estructura misma de la Universidad de Costa Rica y el contexto económico del país no está favoreciendo que las mujeres científicas puedan consolidar “una posición femenina”, no solo en el JBL, sino también en otros centros de investigación y departamentos de este centro de educación superior.

Por ejemplo, hay restricciones fuertes para la apertura de nuevas plazas, lo que las beneficiaría enormemente, porque en la actualidad la mayoría de ellas están nombradas a tiempo parcial y en algunos casos de forma temporal.

“Somos jóvenes que están empezando un camino y la brecha de género se mantiene. Nosotras tenemos que dar una gran cantidad de pasos para consolidarnos, el primero es que la Universidad coloque plazas en donde se pueda impulsar la equidad de género”, afirmó Fernández.

Un aspecto en el que la desigualdad entre hombres y mujeres se observa en el ámbito académico es en la toma de decisiones. Al respecto, las investigadoras del JBL comentaron que el consejo científico de este centro está integrado solo por hombres e históricamente nunca a tenido a una mujer entre sus integrantes.

No obstante, según detalló Díaz, “es difícil ingresar al consejo científico, porque para pertenecer a este espacio hay que cumplir con ciertos requisitos que la Universidad pide y que nosotras aún no podemos cumplir, como por ejemplo la antigüedad”.

Para Melania Fernández, el reto futuro para la generación actual de mujeres investigadoras consiste en demostrar la capacidad y la fortaleza femenina. “Nosotras, con nuestro trabajo, tenemos que ser fuertes para mantenernos y servir de ejemplo de que podemos hacer un trabajo completo, igual de bien o mejor”, aseguró.

Grettel Salguero Hernández

Tiene 26 años, es bachiller en Biología y estudiante de la Licenciatura en Botánica de la Universidad de Costa Rica.

Le interesa la documentación de las orquídeas para entender sus variaciones y diversidad por medio del estudio de sus estructuras de polinización. El objetivo es presentar al público no especializado esta información para que la pueda utilizar.

“Desde el inicio de mi carrera supe que lo que me gusta es la botánica. Las plantas son organismos con los que la gente convive e interactúa. Además, las plantas son importantísimas para el ambiente”. Foto: Karla Richmond.

Lisbeth Oses Salas

Tiene 30 años. Obtuvo la licenciatura en biología con énfasis en biología molecular y biotecnología en la Universidad de Costa Rica. Su tesis trató sobre la filogenia molecular de un género de orquídeas miniatura.

Su área de interés es la genética y el análisis molecular de las plantas para lograr clasificarlas por medio de la morfología y la información que proporcionan los genes.

También le interesa la bioinformática para poder analizar esa información de manera global y responder muchas de las preguntas sobre especies que son difíciles de determinar por medio de la morfología.

“Me interesa el estudio de lo que no vemos, pero que se expresa en lo que vemos”. Foto: Karla Richmond.

Noelia Belfort Oconitrillo

Tiene 27 años, es bachiller en biología y estudiante de la Licenciatura en Botánica en la Escuela de Biología de la Universidad de Costa Rica.

Le interesa la ecología de la polinización de las orquídeas para conocer cuáles insectos y otros organismos polinizan estas plantas, así como los estudios florísticos, que consisten en determinar cuál flora se encuentra en determinados lugares.

“Desde que inicié mi carrera tenía un interés muy fuerte por la botánica. Toda la vida he tenido un amor muy grande por los bosques, los árboles y las flores. Hay una amplia variedad de colores y de olores que desde siempre me han llamado la atención”. Foto: Karla Richmond.

Melania Fernández Campos

Tiene 35 años, es licenciada en biología con énfasis en botánica de la Universidad de Costa Rica y actualmente realiza un doctorado en la Universidad de Texas Tech, Estados Unidos.

Le gusta hacerse preguntas sobre la diversidad de las plantas y responderlas para acercar ese conocimiento a las personas. En su carrera profesional ha realizado distintas labores de documentación, morfología, sistemática, taxonomía y biogeografía de las orquídeas. En este momento está enfocada en el estudio de los microorganismos para entender cómo estos permiten la coexistencia y supervivencia de estas plantas.

“Las orquídeas están en todos los lugares, son uno de los grupos de plantas más exitosos del mundo. Además, son muy carismáticas y podemos llegarle a muchos grupos sociales por medio de ellas”. Foto: Karla Richmond.

Melissa Díaz Morales

Con 28 años de edad, obtuvo la licenciatura en biología con énfasis en botánica en la Universidad de Costa Rica.

Se ha centrado en el estudio de la biología reproductiva y la polinización en dos grupos de orquídeas: las miniatura y las zapatilla, con el objetivo de explicar la influencia de las señales que emiten las flores, como los olores, en la reproducción, evolución y diversificación de estas plantas.

“En la universidad tuve un muy buen mentor, el profesor Jorge Gómez Laurito, quien me transmitió la pasión por la botánica. Fue aquí en el Jardín Botánico Lankester donde me convertí en una profesional y empecé a canalizar esa pasión y a crecer”. Foto: Karla Richmond.

Patricia Blanco Picado
Patricia Blanco Picado
Periodista Oficina de Divulgación e Información.
Destacada en: ciencias básicas
patricia.bwohulancopicado@ucr.wgreac.cr
Regresar Arriba