Saltar Navegación
> noticias > 2019 > 01 > 15 > matilde-una-maquina-...

Matilde: una máquina con historia propia

Mario Feoli relata la historia del primer computador electrónico de la UCR en su libro ‘Matilde, un ícono’
15 ene 2019Sociedad

 

 Mario A. Feoli Escalante, autor del libro Matilde, un ícono, recuerda que pensar cómo …

Mario A. Feoli Escalante, autor del libro Matilde, un ícono, recuerda que pensar cómo desarrollar una máquina que resolviera un problema fue un gran reto para él y sus compañeros de clase, en el primer curso de programación que se impartía en la UCR.
Una máquina suele ser solo un aparato que cumple una función y, luego, tras algún tiempo de uso, se desecha. El caso de la computadora Matilde, por suerte, es distinto. Su llegada al país marcó un cambio trascendental para la Universidad de Costa Rica (UCR) y para el avance de la computación en Costa Rica. Por esto, se convirtió en un verdadero ícono de la historia universitaria. 

La trayectoria de esta particular computadora, que se conserva en exhibición gracias al Museo+UCR en la Biblioteca Carlos Monge Alfaro, quedó plasmada en el libro Matilde, un ícono, escrito por el Ing. Mario Feoli Escalante, con el apoyo del Centro de Investigación en Identidad y Cultura Latinoamericanas (CIICLA) y bajo el sello de la Editorial UCR.

Desde una perspectiva personal, el autor cuenta la historia de la IBM-1620 mod. I 40k, la primera computadora en Costa Rica y Centroamérica, que permitió el procesamiento de programas científicos desde 1968 hasta 1981. Su obra se nutre de datos interesantes y experiencias que vivió junto con sus colegas en el Centro de Cálculo Electrónico de la Facultad de Ingeniería y, posteriormente, en el Centro de Informática de la UCR.

 La computadora Matilde en 1978. En la imagen, el Ing. Luis Chaves. Foto: Archivo ODI-UCR.

La computadora Matilde en 1978. En la imagen, el Ing. Luis Chaves. Foto: Archivo ODI-UCR.

A través de la historia de la computadora, el libro evoca una época de profundos cambios para la Universidad de Costa Rica, la cual coincide con el desarrollo del III Congreso Universitario, donde Matilde jugó un papel de importancia. Por ende, el texto resulta de interés para personas estudiosas de la historia universitaria y para aquellas interesadas en conocer los inicios de la computación en el país.

Eugenia Zavaleta Ochoa, directora del Museo+UCR, destacó que el libro es un testimonio de primera mano sobre el proceso para adoptar la tecnología y la computación en Costa Rica, así como una enseñanza de cómo se debe conservar el patrimonio, pues Matilde fue rescatada de la intemperie y del olvido. Además, recalcó que los bienes históricos culturales y patrimoniales como este ordenador son frágiles; por tanto, deben ser protegidos y conservados.

Para Alonso Castro Mattei, actual director del Centro de Informática de la UCR, este libro no es una historia lineal sobre Matilde, es la historia de la Universidad y de cómo llegó la tecnología. El texto permite a los jóvenes conocer la estrategia y visión de la tecnología que tuvieron sus antecesores y cómo impulsaron lo que llegamos a ser hoy, cuando casi todos los procesos se realizan en las computadoras.

La obra Matilde, un ícono. Testimonios de la historia del primer computador electrónico de la Universidad de Costa Rica, del autor Mario A. Feoli, está dedicada a Don Rodrigo Orozco Saborío, quien impulsó la obtención de este aparato y fue un guía en el desarrollo de la informática en la alma mater y el país.

Sobre el autor

Mario A. Feoli Escalante es Ingeniero Mecánico y obtuvo el posgrado en Computer Management Studies, en la Universidad de Londres. Se desempeñó como programador y jefe del Centro de Cálculo Electrónico de la Universidad de Costa Rica. Igualmente, propuso la creación del Centro de Informática al III Congreso Universitario y se convirtió en el primer director de esta unidad.

 

Katzy O`neal Coto
Katzy O`neal Coto
Periodista, Oficina de Divulgación e Información
Destacada en ciencias agroalimentarias y medio ambiente
katzyokte.oneal@ucr.ktqbac.cr
Regresar Arriba