Saltar Navegación
inicio > noticias > 2018 > 11 > 29 > el-centro-infantil-l...
Centro posee una metodología pedagógica única en el país basada en los derechos humanos

El Centro Infantil Laboratorio bajará el costo de la mensualidad

La medida de la Universidad de Costa Rica genera nuevas oportunidades para las familias
29 nov 2018Gestión UCR
El principal objetivo del CIL-UCR es brindar apoyo a las familias de la comunidad universitaria y …

El principal objetivo del CIL-UCR es brindar apoyo a las familias de la comunidad universitaria y extra universitaria. Con esto, se procura que los padres y las madres puedan llevar a cabo sus actividades laborales, mientras sus hijos e hijas están en un lugar que promueve sus habilidades y potencialidades.

Foto: Karla Richmond.

A partir del 2019, el Centro Infantil Laboratorio (CIL), de la Universidad de Costa Rica, abrirá sus puertas para recibir a 76 niños y niñas con un nuevo beneficio: la disminución en el precio de la mensualidad.

Aunque la cifra aún está por concretarse, la nueva medida incrementará las oportunidades para que las personas trabajadoras, especialmente aquellas que se encuentran en desventaja social y económica, logren sobrellevar sus actividades laborales y mejoren así el ingreso de sus hogares. Lo anterior, mientras sus hijos e hijas se encuentran en un lugar seguro lleno de aprendizaje.

Algunas familias, incluso, podrán contar con exoneraciones de hasta un 40% de comprobarse que su situación socioeconómica así lo amerita.

El ajuste se da como resultado de una restructuración que inició la UCR para mejorar el funcionamiento del CIL y tomar nuevas medidas orientadas a maximizar el acceso justo, equitativo y democrático que reciben los hijos e hijas de estudiantes y funcionarios de la universidad, así como de la población costarricense.

La decisión consistirá en eliminar la categoría de empresa auxiliar administrada por la Oficina de Asuntos Financieros (OAF), y el proyecto 2510-01 gestionado por la Fundación UCR. El cierre de ambos conllevará la no renovación de ocho contratos laborales.

En su momento, cada uno de esos proyectos se originó para hacer frente a una creciente población y darle contenido presupuestario al entonces llamado prenivel (niños entre los 18 y 29 meses de edad). Hoy, el prenivel se ha modificado y el CIL-UCR ha consolidado su capacidad máxima de aceptación con un total de 76 niños y niñas.

“El proyecto nació para atender a los hijos e hijas de funcionarios de la UCR, estudiantes y de la comunidad externa a la institución. Se hizo una revisión de todo el proyecto y se valoró que debíamos darle más oportunidad a sectores menos favorecidos. La mejora bajará los costos de matrícula, cubrirá la misma población y subsanará los tiempos de alimentación de los niños y las niñas”, afirmó la vicerrectora de Acción Social, la M.Sc. Marjorie Jiménez Castro.

Época de transformación

De acuerdo con la Lic. Mónica Garro Sancho, directora del CIL-UCR, el cambio beneficia directamente a la niñez y a las familias. Dichos proyectos (el de la empresa auxiliar y el de la Fundación UCR) no son sostenibles en el tiempo. “Si los proyectos se mantienen, se tendría que cobrar más a las familias. Esto es incongruente al provenir de una institución como lo es la UCR, que se caracteriza por su fuerte compromiso con la ciudadanía” destacó.

Con esta propuesta, agregó la M.Sc. Jiménez, “el CIL-UCR también podrá fortalecerse como modelo solidario y educativo para la atención de los menores, en el que pronto estarán involucradas unidades académicas especializadas”.

Como parte de esa restructuración, al trabajo cotidiano del CIL-UCR se incorporará la Facultad de Educación, la cual posee la Escuela de Formación Docente donde está la carrera de Educación Preescolar. También, se estrecharán relaciones con otras unidades académicas como: Psicología, Trabajo Social, Medicina, Odontología, entre otros. Las uniones incentivarán que el proyecto refuerce la atención en salud y la formación integral que ha venido aportando en los últimos 34 años.

“El CIL-UCR parte de una visión holística; es decir, que somos respetuosos de los procesos de los niños y las niñas, que marchamos al ritmo de ellos y no el de las personas adultas. Usamos modelos pedagógicos acordes a las particularidades de cada niño o niña como: curriculum integral, educación personalizada y lenguaje integral”, señaló Garro.

De cara a otros cambios que se avecinan, el CIL-UCR no va a modificar su estructura, incluso, está próximo a acreditarse por el Ministerio de Educación Pública.

Actualmente, la población del CIL-UCR se conforma de la siguiente manera: cerca del 47% de los niños y de las niñas proviene de la comunidad externa a la institución; por su parte, casi el 54% son hijos de funcionarios y estudiantes de la UCR.

A los padres y madres que han demostrado requerir asistencia económica debido a su condición de vulnerabilidad, se les ha dado exoneraciones parciales de hasta un 40% como parte del compromiso UCR para promover el desarrollo social y económico del país. En total, 151 niños y niñas han recibido este beneficio en los últimos 18 años.

Jenniffer Jiménez Córdoba
Jenniffer Jiménez Córdoba
Periodista Oficina de Divulgación e Información.
Destacada en:ciencias de la salud
jenniffer.jiowvhmenezcordoba@ucr.gljiac.cr
Regresar Arriba