Saltar Navegación
inicio > noticias > 2018 > 07 > 13 > desde-el-2016-estudi...

Desde el 2016 estudiantes de Economía ofrecen capacitación en habilidades blandas a colegiales

Proyecto de Trabajo Social acompaña y apoya a estudiantes y a Juntas Administrativas de colegios públicos que tienen baja aprobación en pruebas de ingreso a la UCR
13 jul 2018Sociedad
 El TCU trabajó de forma interdisciplinaria con docentes de otras escuelas, para adaptar el …

El TCU trabajó de forma interdisciplinaria con docentes de otras escuelas, para adaptar el programa de Habilidades para la Vida a la realidad de colegios de la GAM (foto cortesía del TC-668).

La educación es una de las áreas en donde es necesario mejorar la eficacia y la participación ciudadana en la política social. Esto fue lo que motivó a un equipo de la Escuela de Economía de la Universidad de Costa Rica (UCR) a plantear el proyecto de Trabajo Comunal Universitario (TCU) “Apoyo a la gestión local de programas públicos”, el cual opera desde el 2016.

La Lic. Sirlen Rivera Serrano, coordinadora de esta iniciativa, considera que es fundamental la generación de espacios desde la Escuela de Economía que acerquen a los estudiantes de la UCR a la realidad de las comunidades fuera de la universidad.

El proyecto tiene como propósito contribuir al fortalecimiento de la educación pública mediante el desarrollo de dos objetivos principales. Por un lado, capacitar y asistir técnicamente a las juntas administrativas de centros educativos de secundaria, y por otro, acompañar a estudiantes de los dos últimos años de secundaria por medio del fortalecimiento de las habilidades comunicativas y de razonamiento cuantitativo, a través del programa Habilidades para la Vida de la Vicerrectoría de Vida Estudiantil.

LEER MÁS: Estudiantes de secundaria en Nicoya y Sarapiquí se preparan en habilidades para la vida

Para la licenciada Rivera, es de suma importancia apoyar la capacitación de las Juntas Administrativas debido a que son las que gestionan los recursos para infraestructura y equipamiento que el Ministerio de Educación Pública (MEP) asigna a los colegios.

Hasta la fecha, el proyecto ha trabajado con el Colegio Técnico Profesional de Purral, el Liceo …
Hasta la fecha, el proyecto ha trabajado con el Colegio Técnico Profesional de Purral, el Liceo Castro Madriz, el Colegio Técnico Profesional de San Sebastián y el Liceo Rodrigo Facio (foto cortesía del TC-668).

“Muchas personas no poseen conocimientos y el MEP no tiene la posibilidad para capacitar a las     5 000 juntas que hay alrededor del país. Yo creo que está bien que en Costa Rica exista la alternativa de darle poder a la sociedad civil de gestión local, pero también el país tiene que asegurarse de tener los instrumentos necesarios para que estas personas puedan hacer su trabajo de la mejor manera. Yo he encontrado gente con muy buena voluntad que trabaja en las juntas con todas las ganas, pero no tienen los conocimientos y tampoco hay algo institucional que los capacite”, afirmó Rivera.

Este proyecto trabaja con instituciones en las que apenas el 15 %, o menos, de estudiantes que hacen la prueba resultan admitidos en la fase ordinaria de concurso a carrera de la UCR, de ahí la relevancia de aplicar el programa de Habilidades para la Vida.

El aporte de este proyecto, que yo pienso más importante para el estudiantado del colegio, es que los hace creer en sí mismos. Este TCU más allá de cualquier habilidad que les estemos fomentando, lo que más hace, desde mi punto de vista, es enseñarles a los estudiantes que ellos pueden”, indicó la coordinadora.

Para Rivera, la parte administrativa y el apoyo al alumnado son dos áreas que no se pueden contemplar por separado si se pretende contribuir al mejoramiento de la eficacia de la educación pública en el país. El trabajo con jóvenes estudiantes y, por otro lado, con las Juntas Administrativas, permite entender de una manera más integral la realidad de cada centro educativo.

Ian Espejo Campos, estudiante de Economía que participó en el TCU, destaca que uno de los aspectos más relevantes del TCU es poder tener un espacio de trabajo interdisciplinario con alumnos de otras carreras de la Universidad, así como un aprendizaje lleno de retos que obligan al estudiantado a repensar la manera en que se están formando y a entender que el aprendizaje no está solo en las aulas.

Es mucho salirte de esa burbuja académica y darte cuenta de que lo que estudiaste sirve para muchas cosas. Uno no puede encerrarse en su individualismo, sin darse cuenta de que hay un montón de personas que se están quedando rezagadas, y no podemos movernos solos, tenemos que movernos como país, como sociedad para salir adelante, porque no debemos dejar a nadie atrás”.

Desde el año de su creación, en el 2016, el TCU ha tenido que evolucionar para adaptarse a las necesidades que se van identificando en los mismos centros educativos. Ha sido una suma de alianzas, entre entes privados como la Fundación Gente, unidades de la Universidad y entidades públicas como los diferentes centros educativos.

Regresar Arriba