Saltar Navegación
inicio > noticias > 2017 > 03 > 31 > proyecto-ticosonda-r...

Proyecto TicoSonda reúne a científicos de la UCR y NASA

Analizan atmósfera para generar datos que permitan conocer estado del clima en el mundo
31 mar 2017Ciencia y Tecnología
En las instalaciones del GasLab del Cicanum UCR se preparan y se programan las sondas para llevar …
En las instalaciones del GasLab del Cicanum UCR se preparan y se programan las sondas para llevar a cabo las mediciones de los parámetros atmosféricos; Alfredo Allan Téllez y Jorge Andrés Díaz, funcionarios de dicho centro, preparan una sonda para su lanzamiento (foto Laura Rodríguez).
 

Especialistas del Centro de Investigación en Ciencias Atómicas Nucleares y Moleculares (Cicanum UCR) y de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) recolectan datos de la atmósfera desde Costa Rica para realizar estudios sobre el estado de los gases atmosféricos, el cambio climático y poder calibrar dispositivos satelitales, entre otras tareas.

El pasado 17 de marzo se envió  hacia la atmósfera tres tipos de sondas instaladas en globos meteorológicos, cada una de ellas diseñada para edir diferentes parámetros atmosféricos como la concentración de ozono, vapor de agua, dióxido de azufre, humedad relativa, velocidad del viento, lluvias, temperaturas y presión atmosférica. Los envíos son semanales y se han realizado aproximadamente 2.000 ellos. 

La ubicación geográfica de Costa Rica en el trópico convierte al país en un lugar privilegiado en el mundo para realizar este tipo de investigaciones a la que en este caso se demonima: TicoSonda. 

En el proyecto, además colabora el Centro Nacional de Investigación Atmosférica de EE. UU. (NCAR, por sus siglas en inglés), el Instituto Meteorológico Nacional (IMN), la Universidad de St. Edwards y la Universidad de Valparaiso, ambas de EE. UU.

“El trópico es el mejor lugar para hacer estas mediciones y Costa Rica es a la vez el mejor sitio en el que se pueden lanzar las sondas para obtener la información que queremos; hacemos los estudios desde arriba con satélites y desde abajo con las sondas para obtener datos completos y veraces”, explicó el Dr. Henry Selkirk del Goddard Space Flight Center de la NASA.

¿Para qué sirve TicoSonda?

TicoSonda valida los datos que recaban los dispositivos de análisis atmosférico que están en satélites y en la Estación Espacial Internacional (EEI), pues las y los expertos del Cicanum UCR y de NASA compararan los datos y calibran los instrumentos satelitales.

“Conocer el estado de la humedad en la estratósfera y de la capa de ozono en la región tropical es de suma importancia para el monitoreo del clima en todo el planeta, por eso TicoSonda es único e importante; los datos sirven también para calibrar los sensores que están en satélites de NASA e EEI y pronto se unirá la Agencia Espacial Europea que usará nuestra información para el mismo fin”, reveló el Dr. Jorge Andrés Díaz, coordinador del GasLab del Cicanum UCR, laboratorio a cargo de este proyecto.

Desde el 2004, cuando dio inicio el proyecto TicoSonda, hasta el 2011 las sondas se lanzaron en el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría, ahora se realizan en el Cicanum UCR, que se ubica en la Ciudad de la Investigación. 

Con la labor que se desarrolla en este proyecto se logran mejorar los modelos que estudian el clima global e identificar los cambios y su comportamiento, trabajo que impacta positivamente a nuestro país.

“El beneficio para Costa Rica es que podemos corregir permanentemente la calidad de los radiosondeos y de los modelos numéricos en los que nos basamos para elaborar pronósticos climáticos para que sean más acertados. A partir de esto el IMN aporta alertas más precisas para la Comisión Nacional de Emergencias y conocemos aspectos importantes de la atmósfera como el impacto del polvo del Sahara y la cantidad de radiación solar que recibimos; asimismo, gracias a TicoSonda podemos ofrecer herramientas climáticas útiles para diferentes sectores como el marítimo, construcción y agricultura”, declaró Daniel Poleo Brito, meteorólogo del IMN.

Finalmente resalta una variable más dentro del trabajo de análisis de TicoSonda, que es la medición y monitoreo de la pluma volcánica del volcán Turrialba, estudio para el cual las y los especialistas del Cicanum UCR y NASA utilizan vehículos aéreos no tripulados para recopilan información sobre los niveles de dióxido de azufre y construyen mapas en tercera dimensión para visualizar la concentración de gases en la atmósfera.

Los instrumentos que componen una sonda y que harán las mediciones de los distintos parámetros atmosféricos son introducidos dentro de una caja sellada que será anclada a un globo atmosférico, labor que concluyen Alfredo Elián Téllez y el Lic. Ernesto Corrales (de pie) del Cicanum UCR (foto Laura Rodríguez).
 
La caja que contiene la sonda es etiquetada con la descripción de lo que es y los contactos a dónde se puede dirigir la persona que la encuentre para devolverla, en caso de que se pierda durante su aterrizaje (foto Laura Rodríguez).
 
En un área verde ubicada muy cerca del Cicanum UCR se realizó el respectivo lanzamiento semanal de un globo atmosférico el viernes 17 de marzo, con la variación de que enviaron dos sondas para medir la capa de ozono en la región tropical (foto Laura Rodríguez).
 
Los datos del proyecto TicoSonda son especialmente valiosos para comprender el cambio climático, validar la información que envían algunos satélites, caracterizar el clima tropical y monitorear la pluma volcánica del volcán Turrialba (foto Laura Rodríguez).
 
Un equipo compuesto por expertas y expertos del Cicanum UCR es el encargado de preparar y lanzar la sonda en un globo atmosférico, el cual es inflado con helio, un gas noble incoloro e inodoro y más ligero que el aire (foto Laura Rodríguez).
 
Antes de realizar el lanzamiento del globo atmosférico con la sonda, se mide la velocidad y dirección del viento tal y como lo demuestra Alfredo Elián Téllez del Cicanum UCR (foto Laura Rodríguez).
 
Los tres tipos de sonda que se utilizan en el proyecto TicoSonda son la ECC para medir la concentración de ozono y otros parámetros atmosféricos, la sonda CFH que es dirigida a medir el vapor de agua y la sonda Dual que se usa para medir el dióxido de azufre (foto Laura Rodríguez).
 
Actualmente los dispositivos espaciales de medición de parámetros atmosféricos que reciben calibración continua gracias a la información generada por este proyecto son el satélite Aura de la NASA y el SAGE III que está abordo de la Estación Espacial Internacional (foto Laura Rodríguez).
 
Hasta este año 2017 el Cicanum UCR han hecho cerca de 2 000 lanzamientos de globos atmosféricos que alcanzan una altura promedio de 33 000 metros sobre el nivel del mar (foto Laura Rodríguez).
 
La continuidad de este proyecto permite validar, caracterizar y recolectar datos que ofrecen un mejor modelo de lo que está sucediendo en la atmósfera de la Tierra, en cuanto a los niveles de gases y condiciones climáticas, información que también se aprovecha en el ámbito local (foto Laura Rodríguez).
 
Algunos de los investigadores que conforman el equipo TicoSonda (de izq. a der.): Alfredo Elián Téllez, Gary Morris de St. Edwards University, Lic. Ernesto Corrales, Dr. Holger Vomel de NCAR, Dra. Anne Thompson de NASA, Dr. Henry Selkirk de NASA, y Dr. Jorge Andrés Díaz (foto Laura Rodríguez).
 
Los instrumentos que componen una sonda y que harán las mediciones de los distintos parámetros atmosféricos son introducidos dentro de una caja sellada que será anclada a un globo atmosférico, labor que concluyen Alfredo Elián Téllez y el Lic. Ernesto Corrales (de pie) del Cicanum UCR (foto Laura Rodríguez).
 
La caja que contiene la sonda es etiquetada con la descripción de lo que es y los contactos a dónde se puede dirigir la persona que la encuentre para devolverla, en caso de que se pierda durante su aterrizaje (foto Laura Rodríguez).
 
En un área verde ubicada muy cerca del Cicanum UCR se realizó el respectivo lanzamiento semanal de un globo atmosférico el viernes 17 de marzo, con la variación de que enviaron dos sondas para medir la capa de ozono en la región tropical (foto Laura Rodríguez).
 
Los datos del proyecto TicoSonda son especialmente valiosos para comprender el cambio climático, validar la información que envían algunos satélites, caracterizar el clima tropical y monitorear la pluma volcánica del volcán Turrialba (foto Laura Rodríguez).
 
Un equipo compuesto por expertas y expertos del Cicanum UCR es el encargado de preparar y lanzar la sonda en un globo atmosférico, el cual es inflado con helio, un gas noble incoloro e inodoro y más ligero que el aire (foto Laura Rodríguez).
 
Antes de realizar el lanzamiento del globo atmosférico con la sonda, se mide la velocidad y dirección del viento tal y como lo demuestra Alfredo Elián Téllez del Cicanum UCR (foto Laura Rodríguez).
 
Los tres tipos de sonda que se utilizan en el proyecto TicoSonda son la ECC para medir la concentración de ozono y otros parámetros atmosféricos, la sonda CFH que es dirigida a medir el vapor de agua y la sonda Dual que se usa para medir el dióxido de azufre (foto Laura Rodríguez).
 
Actualmente los dispositivos espaciales de medición de parámetros atmosféricos que reciben calibración continua gracias a la información generada por este proyecto son el satélite Aura de la NASA y el SAGE III que está abordo de la Estación Espacial Internacional (foto Laura Rodríguez).
 
Hasta este año 2017 el Cicanum UCR han hecho cerca de 2 000 lanzamientos de globos atmosféricos que alcanzan una altura promedio de 33 000 metros sobre el nivel del mar (foto Laura Rodríguez).
 
La continuidad de este proyecto permite validar, caracterizar y recolectar datos que ofrecen un mejor modelo de lo que está sucediendo en la atmósfera de la Tierra, en cuanto a los niveles de gases y condiciones climáticas, información que también se aprovecha en el ámbito local (foto Laura Rodríguez).
 
Algunos de los investigadores que conforman el equipo TicoSonda (de izq. a der.): Alfredo Elián Téllez, Gary Morris de St. Edwards University, Lic. Ernesto Corrales, Dr. Holger Vomel de NCAR, Dra. Anne Thompson de NASA, Dr. Henry Selkirk de NASA, y Dr. Jorge Andrés Díaz (foto Laura Rodríguez).
 
Regresar Arriba