Saltar Navegación
inicio > noticias > 2014 > 02 > 20 > quiza-nunca-aprendem...
Dr. Manuel Solís Avendaño

“Quizá nunca aprendemos realmente del pasado”

El investigador universitario nuevamente fue reconocido con un Premio Nacional
20 feb 2014Vida UCR
El Dr. Manuel Solís Avendaño, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales, ganó el …
El Dr. Manuel Solís Avendaño, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales, ganó el Premio Aquileo J. Echeverría en Historia por su libro Memoria descartada y sufrimiento invisibilizado: la violencia política de los años 40 vista desde el Hospital Psiquiátrico. Él analizó los costos emocionales del conflicto de 1948 y los acuerdos políticos tácitos para ocultar los aspectos más sombríos de ese periodo (foto Laura Rodríguez).

El reciente Premio Aquileo J. Echeverría en Historia otorgado al Dr. Manuel Solís Avendaño, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UCR (IIS-UCR), puso de nuevo en el tapete la violencia política vivida en la década de años 40 del siglo pasado y que incidió en la conformación de la Costa Rica contemporánea.

Con el libro “Memoria descartada y sufrimiento invisibilizado: la violencia política de los años 40 vista desde el Hospital Psiquiátrico”, el Dr. Solís continúa con la temática investigativa que ha desarrollado en últimos años relacionada con la institucionalidad costarricense y los procesos identitarios de las décadas posteriores al conflicto armado de 1948. 
Precisamente, este nuevo premio se suma a otro recibido en el año 2006 en la rama de Ensayo, por la obra titulada “La institucionalidad ajena. Los años cuarenta y el fin de siglo”, también editada por el sello Editorial Universidad de Costa Rica.

Este año el premio en la rama de Historia también reconoció a la Dra. Mercedes Flores González, quien también exploró el concepto de la enfermedad psiquiátrica en Costa Rica. Para ello recopiló testimonios de personas internadas y sus familiares, entre los años 1910 y 1950.

El profesor Solís Avendaño se doctoró en Filosofía y Ciencias Sociales en la Universidad Libre de Berlín, en Alemania.  Actualmente es coordinador del  Programa Cultura, instituciones y subjetividades del IIS, y profesor de la Escuela de Sociología.  El nuevo libro del Dr. Solís puede ser adquirido en la Librería Universitaria.

Este año la Editorial Universidad de Costa Rica fue galardonada con varios premios nacionales de …
Este año la Editorial Universidad de Costa Rica fue galardonada con varios premios nacionales de cultura, entre ellos el obtenido por el libro Memoria descartada y sufrimiento invisibilizado: la violencia política de los años 40 vista desde el Hospital Psiquiátrico (foto cortesía EUCR).

La Costa Rica imaginaria

A criterio del jurado del Premio Aquileo J. Echeverría en Historia la obra del Dr. Solís es un “trabajo erúdito, interdisciplinario, sumamente imaginativo en sus preguntas y temática”.

Y efectivamente, con un texto amplio el Dr. Solís sigue desmenuzando la imagen de la Costa Rica mítica construida por la clase política del siglo pasado.  Uno de los puntos destacados es el estudio de las fuentes testimoniales que revelan las fracturas familiares durante el conflicto.  Su obra revela como los problemas familiares escalonaron a enfrentamientos políticos, finalmente teñidos con sangre en muchas ocasiones.  Fue una época en la que el vecino se convirtió en enemigo y las familias se dividieron en bandos. 

A criterio del Dr. Solís Avendaño las razones del conflicto de 1948 no fueron solamente ideológicas.  De hecho, apunta, en el plano político las coincidencias entre un grupo y otro pudieron tener otra salida.  Prueba de ello es que las reformas impulsadas por el bando perdedor se mantuvieron y fortalecieron en las siguientes décadas.  

Solís cuestiona que el conflicto de 1948 haya sido un descarrilamiento excepcional en la historia del país. La socióloga, Dra. Monserrat Sagot Rodríguez considera que el Dr. Solís Avendaño presenta una “Costa Rica no tan luminosa, ni tan ingenua, ni tan transparente, -que se ha tratado de ocultar con tanta fuerza por medio de los mitos del excepcionalismo, la paz intrínseca y la democracia más acabada de la región”.

“Cada día resulta más aventurado apoyarnos desprevenidamente en la creencia de cuanto hemos sido, …
“Cada día resulta más aventurado apoyarnos desprevenidamente en la creencia de cuanto hemos sido, somos y seguiremos siendo”, dijo el Dr. Solís al referirse al proyecto político costarricense (foto Laura Rodríguez).

Uno de los puntos destacados en la obra de Solís es el hallazgo de la poca atención médica institucional en el periodo de postguerra. “Habría que pensar que un problema político y de cultura mayor, atinente a nuestras dificultades para enfrentarlos con este periodo de nuestra historia.  En la documentación hospitalaria se percibe una negación del 48, como si se quisiera pasar aquella página rápidamente”, aseguró el Dr. Solís.

El autor lo atribuye al hecho de que gran parte de los médicos pertenecieran a las familias que dominaron el panorama, lo cual incidió en el ocultamiento de los problemas en la salud mental de los excombatientes remitidos al hospital psiquiátrico.  Además, de que en esa época el concepto de enfermedad mental se limitaba a lo hereditario o biológico.

Luego de 1955 en el país se contuvo la violencia política para redirigir los esfuerzos hacia los nuevos enemigos del entorno internacional. “Como resultado, el periodo violento fue reinterpretado y sus lados más sombríos fueron limitados”, concluye el Dr. Solís.

“Algunas certezas deben ser puestas entre signos de pregunta. La conciencia de las vulnerabilidades de nuestro orden social parece ser una condición para una acción profiláctica que nos ahorre sufrimientos evitables o, en el peor de los casos, nos prepare para ellos”.

En su frase final el libro llama a una reflexión necesaria en el actual contexto electoral, en el que se ha demostrado lo fácil que resulta incentivar el odio contra algún grupo, idea o persona: “quizá nunca aprendemos realmente del pasado, o no en la medida deseable, pero al menos podemos intentarlo”.

Más universitarios premiados

Los premios nacionales Aquileo J. Echeverría reconocieron el aporte de varios investigadores de la Universidad de Costa Rica.   Sus libros pueden ser adquiridos en la Librería Universitaria:

 

Crimen con sonrisa

Mirta González Suárez

Premio Aquileo J. Echeverría, Novela

¢7.500

 

Memoria descartada

Manuel Solís Avendaño

Premio Aquileo J. Echeverría, Historia (compartido)

¢12.000

 

Locura y género en Costa Rica 1910-1950

Mercedes Flores González

Premio Aquileo J. Echeverría, Historia (compartido)

¢6.500


Escrituras del yo femenino

Teresita Fallas Arias

Premio Aquileo J. Echeverría, Ensayo

¢8.500

Regresar Arriba