Saltar Navegación
inicio > noticias > 2013 > 02 > 19 > curso-del-observator...

Curso del Observatorio Jacques Cousteau

Istmo se prepara en manejo de información sobre mares y costas
19 feb 2013Sociedad
La gestión integrada de información sobre los mares y las costas de Costa Rica y el resto de …
La gestión integrada de información sobre los mares y las costas de Costa Rica y el resto de Centroamérica es una de las tareas urgentes frente al cambio climático (foto archivo ODI).

Centroamérica es una de las zonas del mundo más vulnerables frente al cambio climático. Tener datos disponibles sobre este fenómeno y saberlos manejar es imprescindible para la búsqueda de soluciones frente a este y otros problemas que están afectando a los mares y costas de la región.

Con este llamado se inició este lunes 18 de febrero el curso regional Gestión integrada de la información marino-costera, que durante la presente semana se desarrolla en la Escuela de Biología de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Cerca de 20 representantes de universidades e instituciones de todos los países centroamericanos reciben una capacitación sobre el tema de la gestión de la información, el manejo de paquetes estadísticos y de sistemas de información geográfica para la generación de bases de datos.

El curso es impartido por los profesores extranjeros M.Sc. Sergio Larios, especialista en oceanografía costera de la Universidad Autónoma de Baja California de Ensenada, México, y Dr. Olivier Gauthier, biólogo marino de la Universidad de Brest, Francia.

El Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD) financió las misiones de ambos profesores para impartir este curso y recientemente gracias a un convenio con la UCR, aportará 10 mil euros para el proyecto. Tanto el curso como el Observatorio cuentan con el apoyo técnico y financiero del IRD y del Institut Français d'Amérique Centrale (IFAC).

El M.Sc. Roberto Salom, Vicerrector de Acción Social; Frabrice Delloye, embajador de Francia y el …
El M.Sc. Roberto Salom, Vicerrector de Acción Social; Frabrice Delloye, embajador de Francia y el Dr. Álvaro Morales, director del Cimar, durante la inauguración del curso regional Gestión integrada de la información marino-costera (foto Rafael León).

También colabora el costarricense M.Sc. Agustín Gómez Meléndez, investigador del Observatorio del Desarrollo, de la UCR.

Esta es la segunda actividad regional del Observatorio Jacques Cousteau para las Costas de Costa Rica y Centroamérica, creado en 2011 con el apoyo del Gobierno de Francia y del Observatorio Cousteau de México.

“Entendemos este curso como parte de las iniciativas para dinamizar la apropiación del territorio marino-costero y para desarrollar una cultura sobre el manejo y la preservación de sus recursos”, aseguró el Vicerrector de Acción Social de la UCR, M.Sc. Roberto Salom Echeverría.

El curso se inauguró también con la presencia del Embajador de Francia, Fabrice Delloye y del Viceministro de Aguas y Mares, José Lino Chávez.

Tareas prioritarias

El Observatorio Cousteau “es un esfuerzo regional que pretende servir de plataforma en los procesos de integración de la información que se genera en nuestros países en todo sentido, desde el punto de vista ambiental, biológico, social y económico”, afirmó el Dr. Álvaro Morales, director del Centro de Investigaciones en Ciencias del Mar y Limnología (Cimar), de la UCR.

El curso lo imparten los profesores M.Sc. Sergio Larios, de la Universidad Autónoma de Baja …
El curso lo imparten los profesores M.Sc. Sergio Larios, de la Universidad Autónoma de Baja California de Ensenada, México, y el Dr. Olivier Gauthier, de la Universidad de Brest, Francia (foto Rafael León).

Al anunciar que el cambio climático será uno de los ejes fundamentales de trabajo, enfatizó que una de las tareas prioritarias es el establecimiento de estrategias de mitigación y de adaptabilidad ante dicho fenómeno.

El científico señaló que “vivimos en la era de la información y la globalización en un área con problemas costeros muy complejos”, entre las que mencionó la erosión de los litorales, el crecimiento desordenado, la pérdida de diversidad marina y de hábitats muy importantes para el desarrollo de especies.

Asimismo, destacó el aumento de la brecha social y económica entre las poblaciones costeras y de otras áreas del país y la implementación de estrategias poco amigables con el ambiente.

No obstante, dijo, esa es una tarea conjunta que ningún país puede llevar a cabo en forma individual, sino con la participación de toda la región.

El Observatorio Jacques Cousteau está ligado a proyecto de creación de la Cátedra Cousteau en la UCR, con el apoyo de la Unesco.

Jean Luc Belmonte, agregado de Cooperación Regional de la Embajada de Francia en Costa Rica …
Jean Luc Belmonte, agregado de Cooperación Regional de la Embajada de Francia en Costa Rica (izq.) participó en la inauguración del curso, en el que participan representantes de universidades e instituciones públicas de Centroamérica (foto Rafael León).

De espaldas al mar

A pesar de que Costa Rica tiene un territorio marino de 584 000 km2 con una gran riqueza natural, el país ha vivido de espaldas al mar.

Así lo reconoció el Viceministro de Aguas y Mares del Ministerio del Ambiente, quien aseguró que desde su despacho se está impulsando una política de desarrollo costero sostenible que involucre a las poblaciones que habitan estas zonas.

Chávez puso como ejemplo la situación que están viviendo más de 500 pescadores del golfo de Nicoya, quienes están pidiendo que se declare una veda a la pesca porque los recursos marinos en esa área del Pacífico son cada vez más escasos.

“Históricamente hemos descuidado los mares y costas y nos parece que esta realidad tenemos que revertirla”, aseveró Chávez.

Por su parte, el embajador francés alabó los esfuerzos que realiza el país en el ámbito internacional para avanzar en materia ambiental; sin embargo, agregó, internamente el Estado debe hacer mayores esfuerzos con políticas de largo plazo que orienten su accionar.

 “No es posible que un país que recibe más de dos millones de turistas al año, que viajan dentro del territorio y tienen la oportunidad de observar la fauna y la flora, vaya poco a poco a morir porque sus cuencas están totalmente dañadas”, aseguró Delloye, al referirse al problema de las aguas residuales, que en su mayoría van a parar a los ríos sin haber sido tratadas.

El diplomático instó a los científicos y representantes de instituciones públicas a buscar soluciones conjuntas e indicar a los políticos lo que hay que hacer para no seguir por el camino del deterioro de los recursos naturales.

 

Regresar Arriba