Saltar Navegación
inicio > noticias > 2011 > 12 > 14 > presentan-libro-en-h...

Presentan libro en honor a Francisco Alvarado Abella

14 dic 2011Vida UCR
La viuda de don Francisco, Edith Yglesias y la hija del artista Gina Alvarado Yglesias asistieron …
La viuda de don Francisco, Edith Yglesias y la hija del artista Gina Alvarado Yglesias asistieron a la presentación del libro junto con varios amigos y familiares. (foto Anel Kenjekeeva).

Francisco Alvarado Abella es el libro que la Rectoría de la Universidad de Costa Rica, la Vicerrectoría de Acción Social, Extensión Cultural y la Escuela de Artes Plásticas, realizan  en homenaje al artista, tras 10 años de su fallecimiento.

La obra que consta de 300 páginas, describe al artista y la fascinación que tenía por los paisajes marinos, el color y la exuberancia. Dicha publicación fue presentada el viernes 9 de diciembre en el Instituto México, ubicado en  Barrio Los Yoses.

Las autoras son la comunicadora y filóloga Dra. María Pérez Yglesias, la curadora Licda. María Enriqueta Guardia y la dramaturga Licda. Flora Marín Guzmán.

“Al conocer la noticia de su muerte lo que más lamenté fue nunca haberle dicho que era un tipo genial, esto lo escribió Juan Antonio Pastor, y con esa frase inicia la autora María Pérez Yglesias  a desarrollar el primer capítulo de  este tributo para el artista.

“Francisco Alvarado era un hombre, un artista, un maestro y un gestor cultural  extraordinario, excepcional con su creatividad, con su exuberante producción y calidad humana. Un volcán en ebullición, un torrente de inventiva y un ojo capaz de penetrar en los misterios de la vida y del arte”, señaló la autora Dra. María Pérez.

Las autoras asistieron a la presentación del libro e hicieron un reconocimiento especial a cada …
Las autoras asistieron a la presentación del libro e hicieron un reconocimiento especial a cada colaborador y colaboradora (foto Anel Kenjekeeva).

La Dra. Pérez Yglesias contextualiza la vida del artista desde el punto de vista familiar, político, social y artístico de su época, desde su niñez hasta su edad madura.

En el segundo capítulo, la autora Licda. María Enriqueta Guardia  se cuestiona si Alvarado Abella es un protegido de las musas. “Para esto no hay respuesta, sin embargo considero que fue a través de un importante esfuerzo personal y su necesidad de experimentación que este productivo artista logra posicionarse en el medio pictórico costarricense y su vez lo esencial es que su lucha por la libertad de creación hace que su pintura se convirtiera en un complemento espiritual como lo soñaba”, afirmó la misma autora.

En el tercer capítulo la Licda. Flora Marín Guzmán asegura que “Conocí el quehacer del artista, pero sobretodo conocí al maestro, al padre, al amigo y su valía en todas las facetas de la vida”.

Dentro del texto hay un apartado de la biobibliografía del artista que reúne todo un esfuerzo editorial de muchas personas, entre ellas la M.Sc. Virginia Borloz Soto, el M.Sc. Luis Paulino Delgado Jiménez, la correctora de estilo, Licda. Rocío Monge, diseñadores y fotógrafos que hicieron posible la realización de la obra,  así como los dueños de las pinturas  pues el libro contiene 200 obras del artista a todo color.

Existencia de Francisco Alvarado

El director de la Escuela de Artes Plásticas Lic. Erick Hidalgo Valverde (derecha) manifestó …
El director de la Escuela de Artes Plásticas Lic. Erick Hidalgo Valverde (derecha) manifestó sentirse complacido con la obra y dio un agradecimiento a cada uno de los colaboradoras (foto Anel Kenjekeeva).

Alvarado Abella nació en Puerto Limón el 2 de octubre de 1929 y falleció en San José el 26 de noviembre de 2001 con más de sesenta años de carrera artística.

Su formación académica en pintura inició a los nueve años, en el anexo a la Escuela de Artes Plásticas en la Universidad de Costa Rica, sin embargo, su pasión por el arte lo llevo a Italia, Cuba y México donde obtuvo más conocimientos.

Don José Francisco ejerció la docencia en la Casa del Artista, en la Escuela de Artes Plásticas y en la Escuela Esempi, ubicada en Zapote la cual fundó en 1955 para la enseñanza del arte.

Don Francisco o Fran, como le llamaban algunas personas era considerado el motor de la escuela y el norte de sus estudiantes.

Sus obras abarcaron varios géneros como paisajismo, bodegones  y desnudos entre otros.

Regresar Arriba