Saltar Navegación
inicio > noticias > 2020 > 09 > 24 > ocho-personas-estan-...

Ocho personas están postuladas para la elección de la representación administrativa en el Consejo Universitario

Dos mujeres y seis hombres presentaron su candidatura ante el TEU
24 sep 2020Gestión UCR
La persona representante del sector administrativo en el Consejo Universitario se elige cada …
La persona representante del sector administrativo en el Consejo Universitario se elige cada cuatro años. Por las circunstancias actuales de la pandemia, la elección se realizará en la modalidad de voto electrónico (foto con fines ilustrativos) Foto: Laura Rodríguez Rodríguez.

El Tribunal Electoral Universitario (TEU) declaró en firme la candidatura de ocho personas que aspiran a representar al sector administrativo en el Consejo Universitario.

Luego de cumplir con los requisitos que estipula el artículo 30 del Reglamento de Elecciones Universitarias, se oficializó la participación de Hugo Amores Vargas, Marvin Araya Cambronero, Marco Arias Hernández, Stephanie Fallas Navarro, Eugenia Gallardo Allen, Walther González Barrantes, César Augusto Parral y Luis Zárate Montero.

En estos comicios tiene derecho a votar el personal administrativo en propiedad, y por primera vez en la historia de la institución, el proceso se realizará por medio de la modalidad de voto electrónico.

Según lo establecido por el TEU, el periodo de propaganda será del 27 de setiembre al 26 de octubre, durante el cual, las personas candidatas tendrán la posibilidad de presentar, por distintos medios, sus ideas y planes de trabajo a la comunidad universitaria.

La elección para escoger a la persona representante del sector administrativo en el CU se hará el día 27 de octubre de 2020, de las 8:00 a.m. a las 6:00 p.m. Oportunamente el TEU informará acerca del sistema que se estará aplicando para la elección y todos los detalles para su exitosa implementación.

La persona elegida ocupará el cargo del 1 de enero de 2021 al 31 de diciembre de 2024.

Conozca a las personas candidatas (dele click a la foto)

Hugo Amores Vargas

Lugar de trabajo: JAFAP-UCR (Directivo) / Oficina Jurídica (Asesor Legal)

Años de servicio en la UCR: 15 años

¿Cuál es su motivación para postularse?

Soy Hugo Amores Vargas, tengo 48 años, soy hijo de la regionalización, carné 90. Empecé mi primer contacto con nuestra querida UCR en la Sede de Occidente, donde inicié con tímidos pasos mi vida universitaria. Venía de San Carlos y nunca había estado lejos de mi familia.

Me fue fácil adaptarme, y pronto di mis primeras luchas, que luego fueron creciendo hasta llegar a ser representante estudiantil y tuve el honor de participar en una votación de Rector como parte de la representación de la Sede. Luego de graduarme, siempre pensé y me ilusioné en volver a mi Alma Mater; eso fue posible el 4 de abril de 2005.

Ya son más de 15 años de trabajo con esmero en la Universidad de Costa Rica, de los cuales he dedicado casi 3 años (en conjunto con mis labores en la Oficina Jurídica) a la Junta de Ahorro y Préstamo como Directivo, representando al Sector Administrativo.

Ser representante administrativo ante la JAFAP-UCR, me ha permitido estar cerca de los compañeros y compañeras más necesitados, y he podido entender, más a fondo, la problemática que viven muchos universitarios en toda su magnitud. Por lo que mi gestión buscará cómo mejorar la calidad de vida de la familia universitaria.

Tengo las condiciones personales, capacidad, experiencia y trayectoria para hacer frente a las responsabilidades de ser su representante administrativo ante el Consejo Universitario. Conozco al sector y sus necesidades. También conozco con amplitud a la Universidad, lo que me permite tener ese horizonte amplio y visión integral de nuestra institución.

Mi experiencia y perfil profesional, me permiten decir que los representaré dignamente, de manera tal que se dignifique la labor de nuestro sector. Es una de mis metas darle rostro humano a la carrera administrativa, que ha sido duramente golpeada económicamente, tanto por decisiones internas como externas.

El trabajo siempre lo he realizado con dedicación, buscando con ello el bien común y las mejores decisiones para con nuestra querida institución. Mis valores son la trasparencia, respeto, tolerancia, y mi gestión estará impregnada de un alto grado de rendición de cuentas, integridad y responsabilidad en el desempeño del cargo.

Mi gestión estará impulsada por 6 grandes Ejes de Trabajo que serán explicados durante la campaña: Eje Salarial y Financiero: para procurar mejoras en las condiciones de vida de los miembros de la comunidad universitaria; Eje de seguridad social: para garantizar la defensa de las pensiones de la C.C.S.S y Magisterio Nacional; Eje de calidad de vida y bienestar: impulsar una carrera administrativa con rostro humano; Eje de Sedes Regionales: siempre en favor de la Regionalización y su fortalecimiento; Eje de democracia y participación universitaria: dar participación al sector administrativo en la toma de decisiones y en la votación para la elección del Rector; Eje para la defensa del modelo de Educación Pública: defensa de la autonomía universitaria y lucha por el FEES.

 

Marvin Araya Cambronero

Lugar de trabajo: Sección de Seguridad y Tránsito, Oficina de Servicios Generales.

Años de servicio en la UCR: 19 años

¿Cuál es su motivación para postularse?

Propongo mi nombre con el objetivo de seguir representando los valores democráticos de nuestra institución, constituir ese paradigma de que todos y todas somos útiles en la construcción de nuestra Universidad.

No solo se trata de contribuir a ese modelo de gestión que se desarrolla dentro de nuestro máximo órgano decisor, proponiendo y desarrollando las políticas de dirección, sino también en el identificar dónde se encuentran deficiencias y exponer los cambios necesarios con el fin de seguir fortificando nuestro modelo social, científico y académico de calidad, que constituyen un gran aporte a nuestro país.

Ser un verdadero aliado del sector administrativo escuchando, atendiendo y proponiendo las soluciones necesarias para catapultar la estabilidad laboral y por ende económica de los funcionarios y funcionarias de la Universidad dentro de su vida laboral en nuestra institución.

Las y los funcionarios universitarios somos también U y somos un pilar fundamental de todas las actividades de desarrollo y aporte científico que se gestan desde la Universidad de Costa Rica. Bajo esa línea de identificación, nuestra voz constituye un aporte invaluable hacia el camino de gestión y operatividad para que estas actividades se sigan materializando, junto con aquel personal docente y científico de nuestra institución.

Mi deseo, además, de examinar y evaluar en conjunto con todas y todos los miembros del ConsejoUniversitario aquellos reglamentos que atañen al personal administrativo, que contienen políticas difusas o deletéreas que supongan deban ser reevaluadas para proponer los cambios necesarios, para garantizar una política de armonía y consenso con el sector laboral, que permita una seguridad social y jurídica plena de los funcionarios y funcionarias.

En concordancia con lo anterior, me propongo realizar una revisión integral del Reglamento de nuestra Junta Administradora del Fondo de Ahorro y Préstamo, donde se observa se requieren cambios significativos e importantes para recobrar ese apoyo significativo y sustancial que generó la Ley de la creación de este órgano en apoyo a los funcionarios universitarios y que a través del Consejo Universitario se pueden realizar esos cambios.

Ser un vocero permanente de la masa laboral de nuestra institución ante el Consejo Universitario, donde mi objetivo es mantener un canal de comunicación permanente con la comunidad universitaria, revisando, aportando y proponiendo ideas, más los proyectos para su aprobación; máxime en un momento coyuntural que vivimos como país donde se sugiere que estamos en una etapa donde las políticas del gobierno central pueden desestabilizar a los empleados públicos y se va a requerir de una actitud enérgica ante los embates que eventualmente podamos sufrir en nuestra institución.

Ser un aliado, además, de los otros sectores para apoyar aquellas políticas de mantenimiento y mejora académicas, junto con toda aquella actividad científica, manteniendo nuestro estándar de calidad que nos caracteriza.

Me motiva además de emprender esta tarea, retribuir a mi institución todo ese apoyo que por años me ha permitido para adquirir una formación académica y que ahora es momento de materializar mi esfuerzo permitiéndome ser un aliado y aportar conocimientos, más mi experiencia laboral, en la búsqueda de soluciones para la mejora constante y permanente del sector administrativo, en paralelo a los otros sectores universitarios.

Es precisamente mi experiencia laboral desde un sector particular, el que me ha permitido interrelacionar y recoger con muchos actores de diferentes grupos laborales universitarios preocupaciones, inquietudes y hasta posibles soluciones a diferentes situaciones que se presentan en la actividad cotidiana de nuestra Universidad.

En conclusión, mi motivación para optar a tan honroso cargo lo podría definir “que ningún hombre es tan pequeño, ni ningún hombre es tan grande, todos formamos parte de un todo y así el destino que forjemos nos llevara a todos a alcanzar aquellas metas que nos propongamos; mi voz es tu voz, y tu voz la mía”, de esta forma planteo mi postulación donde mi deseo es ser la voz de todos aquellos compañeros y compañeras que también somos parte de esta gran institución que cada día sigue siendo más grande y emblemática a nivel país y que además goza de un renombre internacional.

 

Marco Arias Hernández

Lugar de trabajo: Centro de Investigación y Estudios para el Desarrollo Sostenible

Años de servicio en la UCR: 35 años

¿Cuál es su motivación para postularse?

Empoderar, visibilizar y dar un rostro humanos a la labor administrativa en la UCR es mi mayor motivación.

Inicié mi labor en la Universidad de Costa Rica, en una U, donde éramos una familia, la gran familia celeste. El que iniciaba en una oficina, se jubilaba en esa oficina. Habían códigos, si se publicaba un concurso interno para una plaza en propiedad, casi sin excepción, nadie se inscribía, pues era un hecho que se le adjudicaba a la persona que venía laborando en el puesto de forma interina. Era una U, en la que uno ingresaba a una oficina sin pedir permiso, sin firmar ingreso o que lo revisaran como si se ingresara a un banco. Esa U, hace mucho desapareció, fue muriendo de a poco. Hoy, somos un cúmulo de servidores, casi un número de empleado, sin rostro común, sin sentimiento y casi que vivimos en medio de la “Ley de la Selva”, primero yo, segundo yo y por último yo.

Hoy, somos colaboradores sin identidad, sin “rostro” y prácticamente invisibles en una institución llamada a ser “Luz del Espíritu”, en la que no se respeta ni tan siquiera nuestro derecho a emitir el voto para elegir Rector o Rectora. El Artículo 1 de nuestro Estatuto Orgánico, establece que:

Artículo 1- “La Universidad de Costa Rica es una institución de educación superior y cultura, autónoma…, constituida por una comunidad de profesores y profesoras, estudiantes, funcionarios y funcionarias administrativos…”, y somos en este momento vergüenza, pues salvo la Universidad de Costa Rica, en todas las Universidades Estatales, la comunidad administrativa participa activamente con el voto para elegir Rector (a).

Sin temor a equivocarme, no hay nada más urgente en este momento, que poder retomar este proyecto donde lo dejamos hace casi 9 años atrás (y digo dejamos, pues trabajé casi dos años en la comisión que preparó el proyecto), para que la comunidad administrativa pueda votar en este proceso político electoral universitario. Mientras cada administrativo no pueda ser parte de esta fiesta democrática, tampoco tendrá posibilidad alguna de sentirse parte viva de la Comunidad Universitaria, tampoco será considerado por ninguna estructura oficial, como merecedor de ser tomado en cuenta para nada relevante y claro, esto último, repercute directamente en el hecho concreto de que tradicionalmente muchos de nuestros derechos laborales, han venido siendo diezmados.

Convencido estoy, que si logramos el voto para elegir a la persona que ocupe la Rectoría, lograríamos en el acto un rostro, una identidad pero sobre todo, un reconocimiento que se nos ha negado porque sí.

Disminuir al máximo el interinazgo en la institución. Equidad de Género para nuestra Representación ante el Consejo Universitario. Hacer vida universitaria. Participar proactivamente en todo y todas aquellas actividades institucionales donde se explique e informe qué se hace, cómo se hace y dónde se hace el trabajo que realiza nuestra querida Alma Mater.

El rescate del ser humano que hay detrás de cada colaborador en la Universidad de Costa Rica, ha sido, es y será siempre mi mayor motivación, al margen de lo que pueda suceder con este gran reto que nos ocupa hoy.

 

Stephanie Fallas Navarro

Lugar de trabajo: Vicerrectoría de Docencia

Años de servicio en la UCR: 16 años

¿Cuál es su motivación para postularse?

Visualización-Integración-Incidencia.

Somos complemento activo del desarrollo institucional

Soy Stephanie Fallas Navarro. Estoy orgullosa de ser parte activa de nuestra Universidad. Mi trayectoria laboral se caracteriza por experiencias de trabajo muy gratificantes, han sido 16 años de crecimiento profesional como licenciada en administración y como máster en tecnologías educativas aplicadas a la capacitación organizacional. Mi experiencia laboral la he desarrollado principalmente en la Vicerrectoría de Docencia, desde recepcionista, secretaria y como técnico especializado, que es mi puesto actual.

Me caracteriza mi firmeza, me mueve la búsqueda del bienestar común en los espacios donde participo. He trabajado responsablemente, distinguiéndome por mi liderazgo, la capacidad de diálogo, coordinación y colaboración orientada a resultados.

Con altas convicciones por la equidad, el respeto y un interés legítimo por el sector administrativo, más allá de una coyuntura electoral, he sido promotora en distintos espacios de diálogo institucional. Participé como dirigente de plenarias y representante del sector en el directorio del VII Congreso Universitario en el año 2014. Gracias a la unión de un grupo de personas administrativas, presentamos ante la plenaria dos propuestas: una para participar en la elección de Rectoría y otra para promover el desarrollo del personal universitario. Ambas fueron aprobadas por voto de mayoría.

En concordancia con mi formación profesional y mi trabajo cercano con personas en cargos directivos y decanaturas, en las capacitaciones de Direcciona UCR de la VD -trabajo que me apasiona-, han forjado en mi diversos aprendizajes y visiones, que me motivan indudablemente a asumir el reto de ser representante del sector Administrativo en el Consejo Universitario, donde aportaré con ímpetu acciones relacionadas con la visualización, integración e incidencia de nuestro sector, como son:

Visualización del sector administrativo como plataforma de acción que contribuye activamente a la excelencia académica. En esta línea es necesario que se puedan impulsar las políticas institucionales 2021-2025 del eje 6: Gestión del talento humano, que son iniciativas que contribuyen a nuestro desarrollo en las labores operativas, técnicas y profesionales, como en las habilidades propias del siglo XXI.

Integración del sector en las acciones que nos impulsen como institución. En esta línea propongo abrir espacios colectivos, accesibles, de discusión y análisis, que permitan la comunicación cercana e inmediata y la rendición de cuentas con el sector administrativo, con el fin de fortalecer los vínculos como personas colaboradoras de la institución. Seguir impulsando que durante y post pandemia se fomente una relación laboral de trabajo por objetivos y teletrabajo, y así lograr el cumplimiento responsable de las actividades laborales, que a su vez concilien con la situación familiar o particular de cada persona funcionaria.

Luchar por la participación del sector administrativo en los espacios colegiados de toma de decisiones institucionales, donde logremos que al menos una parte del sector pueda representarse en estos espacios de elección. Dar seguimiento a las decisiones que tome la administración en la disminución del interinato. Promover una mayor información del trabajo que realiza la Junta de Ahorro y apoyar las decisiones que nos beneficien como personas afiliadas. Incidencia del sector significa que podemos ser agentes activos que proponemos y ejecutamos acciones orientadas al beneficio de la comunidad universitaria y del país. Por ejemplo: incentivar los aportes del sector administrativo en la solución de problemas institucionales, por medio del uso de tecnologías digitales que fomenten la participación de manera inclusiva y desde las distintas sedes regionales. Apoyar las iniciativas institucionales en defensa del FEES y aportar las ideas que nos permitan reconstruir procesos institucionales en busca de mantener la excelencia académica que nos distingue. Promover y crear sinergias e identidad del sector administrativo con su aporte al país con la apropiación de espacios públicos y cantonales que incentiven la participación comunitaria y la identidad UCR en los cantones donde habitan las personas administrativas.

Todo lo anterior, promueve una cultura de constante actualización y capacitación en función de una academia de alto nivel como la nuestra. La Universidad de Costa Rica requiere de nuestra excelencia administrativa que debe ser flexible, ágil, dispuesta a integrarse a procesos de innovación y cambios propios de la nueva realidad que vivimos, por esto somos el complemento activo que facilita las actividades sustantivas de nuestra Universidad para que se distingan con excelencia en nuestro país y el mundo.

 

Eugenia Gallardo Allen

Lugar de trabajo: Centro de Evaluación Académica

Años de servicio en la UCR: 13 años

¿Cuál es su motivación para postularse?

¡Avancemos hacia un protagonismo inclusivo!

Deseo postularme al CU motivada por mi firme creencia en la educación pública universitaria. Desde niña las fincas de la UCR fueron mi parque favorito, cómplice de juegos y risas. Más tarde la UCR fue un lugar para tejer mis aspiraciones de superación personal. En medio de condiciones adversas, para mi familia, la UCR fue una oportunidad para poder acceder a una educación de calidad. La universidad es una institución educativa, pero desde sus inicios fue también algo más: un lugar donde se reúnen personas a exponer y debatir ideas. Creo en la institución universitaria como un espacio en el que hombres y mujeres pueden compartir estas ideas en igualdad de condiciones con independencia de sus creencias, procedencias y particularidades personales.

Mi relación laboral con la institución inició en el año 2007 e incluye una amplia experiencia en oficinas administrativas: Oficina de Becas y Atención Socioeconómica (OBAS), Sistema de Estudios de Posgrado (SEP), Vicerrectoría de Acción Social (VAS) y el Centro de Evaluación Académica (CEA). En estas oficinas he realizado funciones relacionadas con mi profesión como estadística y en el ámbito de la gestión universitaria.

A partir de mi experiencia de trabajo en la gestión universitaria en la VAS y de mis funciones de asesoría académica en el CEA, tomé la decisión de cursar estudios doctorales en Gobierno y Políticas Públicas. Durante esta etapa me dediqué a estudiar la organización y las estructuras universitarias, así como las políticas educativas en el ámbito universitario.

Mis estudios y mi experiencia laboral me han convencido de la necesidad de mejorar la estructura normativa y las políticas universitarias de nuestra institución. Pretendo poner al servicio del sector administrativo y de la comunidad universitaria mi experiencia laboral y profesional, caracterizada por una constante negociación con los diversos sectores que componen la comunidad universitaria. Espero así contribuir al protagonismo de la totalidad del sector administrativo en la construcción y participación de estructuras universitarias inclusivas, a través del desarrollo de espacios de comunicación y acción satisfactorios. Todo esto dentro de un marco de garantía de los derechos laborales, proponiendo normativa institucional para un trato justo, respetuoso y equitativo con el sector administrativo.

Una tercera motivación para presentar mi candidatura es mi convicción de que represento el caso de muchas mujeres UCR que con esfuerzo hemos logrado compaginar la vida familiar, los estudios y el trabajo y que deseamos retribuir las oportunidades que nos ha brindado nuestra querida institución. Contamos con un sector administrativo compuesto en casi un 50% por mujeres con alto grado de preparación. La Universidad de Costa Rica, y en particular el Consejo Universitario, merecen beneficiase de nuestra experiencia y capacidades y ya es hora de hacer esto una realidad.

Considero que la vida es un devenir constante en cuanto a retos. El contexto de la pandemia que estamos viviendo, augura que el mundo entero, en particular nuestro país, nuestra universidad, nosotros y nosotras mismas, estemos a las puertas de cambios inmensos. Más que un panorama amenazante es este un momento lleno de oportunidades, donde hombres y mujeres podemos construir mejores opciones de desarrollo. La universidad y el sector administrativo deben ser protagonistas de estos tiempos.

 

Walther González Barrantes

Lugar de trabajo: Oficina de Planificación Universitaria

Años de servicio en la UCR: 36 años

¿Cuál es su motivación para postularse?

El Consejo Universitario (CU), tiene dos responsabilidades esenciales: definir las políticas institucionales y fiscalizar la gestión de la administración universitaria. Por consiguiente, la mesa del CU es por antonomasia: Cuna para construir opinión, desde la formación de las discusiones, que no son privadas y que emergen de un debate público.

Es el foro por excelencia para construir la universidad humanista a la que aspira nuestro Estatuto Orgánico (EO), por medio de la política universitaria enmarca en el contexto de nuestro país.

En la actualidad la Universidad de Costa Rica (UCR), se encuentra inmersa en una situación muy compleja, aquejada por la situación financiera que vive nuestro país, por la declaración de emergencia nacional, debido a la aparición de la pandemia del COVID-19. No obstante, a lo interno de la UCR se presentan situaciones bastantes desiguales y disimiles que aquejan a la Comunidad Administrativa.

Tengo 36 años de laborar en la Universidad de Costa, inicié como personal extraordinario en el año 1984, he trabajado en la Oficina de Suministros, Oficina de Administración Financiera, Oficina de Planificación Universitaria, Consejo Universitario y la Vicerrectoría de Administración, desempeñando diversidad de responsabilidades, funciones y puestos.

¿Por qué quiero volver?

Algunas personas me han consultado, por qué aspiro volver a integrar el CU, la respuesta es muy sencilla, la experiencia generada solamente se obtiene conformando el Órgano Colegiado, y en los tiempos de incertidumbre y ambigüedad que estamos viviendo, esa vivencia es vital para alcanzar los acometidos que he enumerado con anterioridad.

Por lo que el compromiso es: crrear puentes y vasos comunicantes entre el sector administrativo, el sector docente, la población estudiantil y la dirección superior.

Alcanzar el reconocimiento y respeto para nuestro sector por parte de los docentes, estudiantes, los colegios profesionales y la administración superior.

A manera de narración de lo que es la experiencia y del valor agregado que se debe aprovechar, les comparto la siguiente historia: "Si usted tiene un pan y yo tengo un euro, y yo voy y le compro el pan, yo tendré un pan y usted un euro, y verá un equilibrio en ese intercambio, esto es, A tiene un euro y B tiene pan, y a la inversa, B tiene el pan y A el euro. Este es, pues, un equilibrio perfecto. Pero si usted tiene un soneto de Verlaine, o el teorema de Pitágoras, y yo no tengo nada, y usted me los enseña, al final de ese intercambio yo tendré el soneto y el teorema, pero usted los habrá conservado. En el primer caso, hay equilibrio. Eso es mercancía. En el segundo, hay crecimiento. Eso es cultura." -Michel Serres.

Compañeras y compañeros solo unidos podemos alcanzar las aspiraciones que como Comunidad administrativa tenemos, por lo que les invito a que aportemos lo mejor de cada persona para dar más del 100% en mejora de la gestión universitaria.

 

César Augusto Parral

Lugar de trabajo: Vicerrectoría de Investigación

Años de servicio en la UCR: 25 años

¿Cuál es su motivación para postularse?

La participación administrativa en instancias decisorias fortalece la democracia universitaria

Soy César A. Parral y provengo de una familia humilde de una zona rural. A pesar de las múltiples dificultades, logré cursar los estudios secundarios en el Liceo de Costa Rica Nocturno e ingresar a la Universidad de Costa Rica (UCR) por medio de una beca de atención socioeconómica completa. Gracias a ese apoyo y a mi esfuerzo personal, pude concluir mi carrera universitaria, realizarme como profesional y contribuir a la sociedad.

La opción de ser parte del Consejo Universitario es una forma de devolverle a nuestra institución y al país los beneficios recibidos, al tiempo que contribuyo al logro de las principales demandas y necesidades de la comunidad administrativa de la UCR.

Me respalda una amplia trayectoria de más de tres décadas de lucha y logros en diferentes ámbitos de acción, tanto universitario, como profesional, comunal, e incluso nacional.

Mi experiencia laboral y activa participación política en el ámbito universitario me ha permitido acumular un amplio conocimiento sobre la UCR en general, y en particular sobre la forma en que funcionan las principales instancias institucionales, pues he tenido la oportunidad de ser parte o promover propuestas sobre ellas en diferentes períodos de mi vida [Federación de Estudiantes, Congreso Estudiantil Universitario, Asamblea Colegiada (representativa y plebiscitaria), Congresos Universitarios, Consejo Universitario, Fundación UCR, Vicerrectorías, Unidades Administrativas, Sindicato de Empleados de la UCR, etc.].

Como funcionario universitario he participado en la organización y creación de numerosas instancias y grupos universitarios por la defensa de la educación superior pública y el Estado Social de Derecho.

La coyuntura difícil actual requiere un liderazgo capaz de comprender las diferentes sensibilidades y necesidades de la comunidad administrativa, desarrollar medios de comunicación profesionales y formas de organización inclusivas que permitan generar una transformación institucional que incluya la participación y el aporte de todos los sectores que conformamos la comunidad universitaria.

Desde el Consejo Universitario impulsaremos una serie de reformas estatutarias, reglamentarias y políticas que permitan la participación administrativa y contribuyan a fortalecer el compromiso de la UCR con la sociedad costarricense para poder enfrentar los grandes desafíos actuales y futuros.

Este no es un proyecto político personal, formo parte de un movimiento universitario que cree firmemente en la participación democrática; y parte de nuestra agenda es fortalecer la organización administrativa mediante la creación de órganos deliberativos que integren las representaciones administrativas de todas las instancias de la UCR que hasta ahora tiene el sector.

Asumimos este compromiso con la mayor seriedad y responsabilidad, pensando sobre todo en que la UCR cumpla con la misión para la que fue creada y se garanticen a lo interno los derechos de las personas trabajadoras.

Las personas administrativas somos parte de todas las actividades sustantivas de la institución y estamos convencidos de que nuestra participación en las instancias decisorias puede contribuir a que esta sea mucho mejor de lo que es hoy día.

En los próximos meses y años, como consecuencia de la pandemia que asola nuestro país y el mundo, la UCR enfrentará grandes retos: Reforma del Estado, “negociación” con el Fondo Monetario Internacional, nuevas cargas tributarias, cambios en leyes de empleo público y pensiones, disminución del FEES, Convención Colectiva de Trabajo, solución del problema del interinazgo y otros temas de gran importancia, tanto para nuestro sector, como para la institución como un todo.

 

Luis Zárate Montero

Lugar de trabajo: Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas

Años de servicio en la UCR: 24 años

¿Cuál es su motivación para postularse?

Estimado personal administrativo UCR, mi postulación es una forma de redefinir nuestro espacio administrativo dentro del proceso de cambio que está comenzando a enfrentar la Universidad debido al actual contexto nacional y mundial.

Dentro de la UCR he sido un administrativo que participa en la investigación desde el Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas. Mi formación académica comienza en la carrera de Economía en la UCR y concluye en el exterior con un Doctorado Internacional en Emprendimiento y Estrategia empresarial.

Como coordinador de proyectos he trabajado con contrapartes institucionales del sector público costarricense, como el Banco Central, Banco Nacional, Promotora de Comercio Exterior o Ministerio de Obras Públicas y Transportes. Como investigador he ocupado puestos de investigación en diferentes países: como por ejemplo Israel (NISPED), Reino Unido (Universidad de Glasgow), España (Universidad Autónoma de Barcelona) y Suecia (Universidad de Linnaeus), formando equipos de investigación de diferentes disciplinas y nacionalidades. He tenido la oportunidad de representar a la UCR en los grupos de trabajo para la promulgación de la Ley PYME y su Reglamento. Actualmente, y por varios años, he sido fiscal de la Fundación UCR. Dentro de la Fundación se desarrollan labores como por ejemplo de promulgación y revisión de reglamentos, aprobación de presupuestos, análisis y recomendación sobre el desempeño financiero de proyectos o de la misma Fundación. También se emiten informes y recomendaciones a diferentes niveles, entre otras funciones.

En la actualidad, y mucho debido a la pandemia, nuestro panorama universitario, así como el de muchas otras universidades alrededor del mundo, ha cambiado. Y junto con los cambios en nuestra universidad, tenemos cambios, todavía más profundos, que están por venir en nuestra sociedad. Algunos de estos cambios serán temporales y algunos otros, permanentes. Desde la perspectiva administrativa universitaria, es indispensable reconfigurar nuestro papel y nuestra perspectiva, para que las propuestas que presentaremos a la comunidad universitaria tengan mucho sentido en este nuevo contexto. Saber anticipar los cambios, saber encajar nuestras necesidades como sector administrativo en lo que será la nueva UCR, y la nueva sociedad costarricense post pandemia, es lo que lleva postularme al Consejo Universitario.

El programa de trabajo y sus propuestas para el sector administrativo se enmarcarán desde la visión humanística que distingue y resalta a la UCR. Todos en la comunidad universitaria somos importantes y en tiempos tan excepcionales, no debemos permitir que nadie se sienta solo o abandonado a su suerte dentro de nuestra universidad. Por tanto, espero que mi experiencia dentro de la universidad y fuera de ella, me convierta en el ser humano idóneo para representar al sector administrativo.

Agradezco la oportunidad de presentar mi candidatura.

 

 

 

Andrea Marín Castro
Andrea Marín Castro
Periodista, Oficina de Divulgación e Información
Áreas de cobertura: administración universitaria y artes
andrea.macapqrincastro@ucr.qkpzac.cr
Regresar Arriba