Saltar Navegación
inicio > noticias > 2019 > 03 > 04 > feria-de-salud-llega...

Feria de salud llega al cantón de San Marcos de Tarrazú

Trabajo Comunal Universitario organizó la actividad
4 mar 2019Sociedad
“En las ferias de salud, tratamos aquellos temas que son importantes para la salud ambiental, …
“En las ferias de salud, tratamos aquellos temas que son importantes para la salud ambiental, entendida como un área de la salud pública que se encarga de estudiar las variables ambientales y la forma en la impactan sobre nuestra salud”, indicó Rojas.

Con información sobre el manejo de residuos, ideas para reciclar y reutilizar, recomendaciones para el cuido de la salud auditiva y visual y la recolección de medicamentos, el proyecto de Trabajo Comunal Universitario (TCU) “Promoción y Gestión de la Salud Ambiental” (TC-500) de la Universidad de Costa Rica (UCR) realizó una feria de la salud en el cantón de Dota.

La actividad se realizó en la municipalidad del cantón durante la mañana y la tarde del domingo 17 de febrero y estuvo enfocada en informar a la población acerca de temas relacionados con la salud ambiental por medio de cinco stands informativos sobre residuos orgánicos, envases, residuos ordinarios, audiología y medicamentos.

"Me parece una excelente iniciativa de realizar y muy organizada. Es una manera de acercarnos como comunidad a los estudiantes de la Universidad y además, nos informan sobre la conciencia ambiental y sobre los desechos que el ser humano produce", expresó Eugenia Rodríguez Monge, vecina de la comunidad.

El servicio de recolección de medicamentos se brinda a las comunidades con el propósito de desecharlos de manera correcta, ya que “usualmente las personas no conocen o no tienen al alcance un lugar adecuado para depositarlos, lo que se ha convertido en un gran factor de contaminación ambiental”, indicó Gabriela Padilla Garita, estudiante de la carrera de Farmacia.

También se pretende llevar este servicio a la población para “conocer las razones por las cuales a las personas les están sobrando medicamentos, ya que estos forman parte de un tratamiento que debe ser finalizado, lo que nos permite generar conciencia sobre el adecuado uso de los mismos y ayudar a que se cumpla con el objetivo de ayudar a la salud del paciente”, agregó Padilla.

El TC-500 nace en el año 2002 y busca “generar un impacto positivo en las poblaciones con las que trabaja a través de actividades educativas que permiten sensibilizar a las personas sobre el daño que generan los hábitos individuales y colectivos en la salud ambiental”, indicó Marianela Rojas Rodríguez, coordinadora del TCU.

“En Costa Rica, los residuos orgánicos abarcan cerca del 50% de los desechos totales que se …
“En Costa Rica, los residuos orgánicos abarcan cerca del 50% de los desechos totales que se desechan en el país por lo que hablar sobre su correcta disposición es fundamental para cuidar la salud del ambiente”, Indicó Vargas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud ambiental como aquellos aspectos de la salud humana, incluida la calidad de vida, que son determinados por factores ambientales físicos, químicos, biológicos, sociales y psicosociales. También se refiere a la teoría y práctica de evaluación, corrección, control y prevención de los factores ambientales que pueden afectar de forma adversa la salud de la presente y futuras generaciones.

Este TCU inició trabajando de la mano con el Programa de Atención Integral en Salud de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) para atender los EBAIS en los cantones de Montes de Oca, Curridabat y La Unión. Actualmente, al haber finalizado este convenio, se han generado diversas alianzas con actores sociales, incluyendo la participación de la empresa privada, instituciones públicas, centros educativos y organizaciones comunales.

El trabajo realizado en conjunto con estos actores, “ha permitido responder a las necesidades de las comunidades, incluyendo aquellas que tienen índices de desarrollo menores a la media de otros cantones del país”, indicó Rojas.

Entre los logros alcanzados durante estos 16 años destaca la realización de diagnósticos en el cantón de Montes de Oca sobre el vertido de aguas residuales a los afluentes de los ríos Torres y Ocloro, el trabajo de concientización con niños, niñas y adolescentes de diversos centros educativos del país sobre los efectos a la salud ocasionados por problemas ambientales y los monitoreos de dengue en Montes de Oca a través de la Comisión Integral de Promoción, Prevención y Educación de la Salud.

Actualmente, el TC-500 cuenta con aproximadamente 30 estudiantes matriculados, quienes estarán a cargo de trabajar la temática de gestión ambiental con diversos centros educativos. Para este año se ha coordinado con la Municipalidad de Curridabat y La Unión para apoyar proyectos de diagnóstico, manejo de residuos y desperdicio de alimentos en los comedores escolares. Así como los programas de bandera azul ecológica.

“Para nosotros, la importancia del TCU es que representa una herramienta para poder ayudar y devolver un poco de lo que nos da la universidad por medio de acciones que marquen el bienestar de las comunidades. Además, nos permite aplicar lo aprendido en nuestras carreras al campo social”, expresó Sara vargas Villalobos, estudiante de la carrera de Salud Ambiental.

Regresar Arriba