Saltar Navegación
inicio > noticias > 2019 > 01 > 25 > estudiantes-de-ginec...

Estudiantes de ginecobstetricia de la UCR sobresalen como los mejores de Latinoamérica

Los alumnos sobrepasaron las calificaciones de otros nueve países en el examen formulado por el Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología de los Estados Unidos
25 ene 2019Salud

"Si hay mejores especialistas, mejores formados y con mejores conocimientos, el …

"Si hay mejores especialistas, mejores formados y con mejores conocimientos, el beneficiado final va a ser el paciente, que es la razón de lo que nosotros hacemos", enfatizó el Dr. Carlos Adrián Vindas Morera, quien cursa el tercer año de la especialidad y es el mejor promedio en la prueba de residentes. Foto: Karla Richmond.

Un total de 29 estudiantes de ginecología y obstetricia de la Universidad de Costa Rica (UCR) sobresalió en una de las más prestigiosas pruebas médicas que valida, bajo estándares internacionales, el conocimiento de los futuros ginecobstetras que pronto ejercerán en el país.

Se trata del examen aplicado por el reconocido Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología (ACOG), de los Estados Unidos, el cual es un referente mundial de calidad académica en este campo de especialización y permite conocer si el desempeño de los estudiantes es capaz de responder a las más estrictas exigencias de la materia.

En dicha evaluación, los jóvenes costarricenses destacaron con el porcentaje más alto de aprobación al compararlos con las otras nueve naciones participantes. El grupo logró que el 80 % de sus integrantes pasara exitosamente; es decir, de los 36 residentes que hicieron el examen, 29 alumnos superaron la calificación mínima de 70. De ese porcentaje, un 25 % se distinguió con notas cercanas o superiores a 80.

Dichos resultados posicionan a los residentes de la UCR muy por encima de los 412 evaluados en Argentina, Ecuador, Perú, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá.

Según se constata en la información enviada por el Comité de Acreditación Fecasog-ACOG (CAFA), de los 26 médicos argentinos que tomaron la prueba, únicamente tres lograron aprobar. En Ecuador pasaron cuatro; en República Dominicana, dos; en El Salvador, cinco; en Panamá, tres y en Guatemala, uno. Por su parte, Honduras y Nicaragua no obtuvieron ningún aprobado.

Después de Costa Rica, Perú logró conseguir la segunda mayor cantidad de alumnos que superaron la nota mínima, con un total de 21 estudiantes de los 44 que realizaron el examen.

El éxito alcanzado es un reflejo de un programa de muchos años que cumple con todas las normas internacionales y que trata de mantener la calidad a través del tiempo. También, de que se le da a los muchachos todas las oportunidades posibles, lo cual es parte del compromiso de mantener siempre la excelencia al máximo”, destacó la Dra. Flory Morera González, coordinadora de la especialidad en la UCR.

El mismo examen de la ACOG se aplica con dos propósitos. El primero es para que los residentes, entre primer y tercer año de la especialidad, se autoevalúen y conozcan qué tanto los conocimientos adquiridos han calado a lo largo de la carrera. El otro motivo es para lograr la certificación ante la organización internacional, que solo los residentes de último año lo pueden solicitar.

En esta oportunidad, un total de 30 residentes costarricenses entre primer y tercer año tomaron el examen y 23 lo aprobaron. El promedio nacional fue 75, mayor que el internacional que estuvo en 60. Por su parte, los seis residentes de la UCR de último año que pronto se graduarán y que hicieron la evaluación para obtener la certificación de la ACOG alcanzaron la promoción total, con un promedio nacional de 81, superior al establecido a nivel internacional que fue 62.

Los resultados demuestran que las capacidades de análisis, así como las competencias técnicas de los ginecobstetras están acordes con las exigencias que se demandan a nivel mundial. De igual manera, se garantiza que cada profesional, al momento de superar el mínimo, es apto para responder a los desafíos de salud pública que se presenten en el ámbito nacional.

“El objetivo de la prueba es medir la calidad del conocimiento que tiene el residente y futuro especialista. Ella o él es quien al final va a impactar la salud de la mujer en cada uno de los países donde este profesional trabaje”, afirmó el Dr. Andrés Díaz Araya, médico asistente especialista en Ginecología y Obstetricia del Hospital México.

Para aprobar la evaluación con éxito, los estudiantes debían contestar correctamente un mínimo de 168 preguntas, de las 240 formuladas, en cuatro horas. Todos los países aplicaron la prueba de forma simultánea y en total se evaluaron cinco temáticas: el área de medicina básica, la obstetricia, la ginecología, el aspecto clínico y las áreas especiales.

La comprobación se efectuó en el mes de octubre del 2018 y los resultados se entregaron en diciembre de ese mismo año.

Los rostros de la excelencia

 

El Dr. Edwin Salas Jiménez es el mejor promedio en la prueba de certificación con un 86. Él cursa el último año de la especialidad y actualmente realiza una pasantía en el Instituto Nacional de Perinatología, ubicado en México. El Dr. Salas salió a realizar el examen después de 24 horas de guardia hospitalaria continua. “Obtener el promedio más alto significa un orgullo que representa a la Universidad y al sistema de posgrados que me han dado la formación. También, es una motivación para continuar esforzándose en dar lo mejor. El ginecobstetra es el que se encarga de traer vida al mundo, algo que no es lo más usual en la medicina”, manifestó.

Él es el Dr. Carlos Adrián Vindas Morera, el mejor promedio en la prueba de residentes, cuya nota fue cercana a 85. Para él, la calificación lograda se debe a un esfuerzo continuo que se desprende de años atrás. “En una prueba como esta usted no puede estudiar. No se puede abordar todos los temas en un mes o dos, es imposible, es lo que usted traiga desde antes y cómo se ha venido formando”, dijo.

 

Calidad continua

Esta no sería la primera vez que los costarricenses se destacan internacionalmente en la evaluación. La prueba de la ACOG se aplica desde años anteriores en seis países de Centroamérica. La última vez que se realizó en Costa Rica fue en el 2016 y, en esa ocasión, todos los alumnos consiguieron las notas más altas de la región.

En esta nueva oportunidad, y por primera vez, la prueba se extendió a América del Sur. Sin embargo, a diferencia de los residentes centroamericanos, aquellos que tomaron la prueba en Suramérica eran médicos ya especialistas en el área. Esto hace que el logro obtenido por Costa Rica sea aún más significativo, pues los médicos, para graduarse como especialistas, aún requieren concluir su formación. Este hecho les permitirá fortalecer sus habilidades en las áreas que se mostraron débiles.

“El logro de Costa Rica es un indicador de que estamos haciendo bien las cosas en la formación y en la enseñanza de nuestros residentes y futuros especialistas. La buena labor implica bajas tasas de mortalidad materna en el país. De igual forma, da lugar a mejorar el plan de estudio a lo interno de cada hospital, según los resultados que tengan cada uno de los directores del programa”, aseguró el Dr. Díaz.

La aprobación les permite a los estudiantes convertirse en miembros jóvenes (junior fellows) del Colegio Americano. Esto significa amplias ventajas como tener acceso a información especial y revistas, ir a congresos a Estados Unidos y también a otros países. Asimismo, les brinda el beneficio de pertenecer a una entidad de alto prestigio internacional y les da un importante estatus académico.

La Especialidad de Ginecología y Obstetricia de la UCR se ha destacado anteriormente por su excelencia. En el 2016, se convirtió en la primera de Latinoamérica en ser acreditada por la ACOG por un período de cuatro años.

Jenniffer Jiménez Córdoba
Jenniffer Jiménez Córdoba
Periodista, Oficina de Divulgación e Información
Destacada en ciencias de la salud
jenniffer.jiqwrrmenezcordoba@ucr.dbiiac.cr
Regresar Arriba