Saltar Navegación
inicio > noticias > 2016 > 06 > 07 > obra-rubendariana-to...

Obra rubendariana toma la escena universitaria

A 100 años de su muerte, la UCR realizará coloquio académico
7 jun 2016Artes y Letras
Desde niño Rubén Darío mostró su talento literario.  Ha pasado un siglo de su deceso y sigue …
Desde niño Rubén Darío mostró su talento literario.  Ha pasado un siglo de su deceso y sigue siendo referencia obligatoria en la historia de la literatura del siglo XX (foto www.rubendario.org).

Fue un 6 de febrero de 1916 cuando Rubén Darío, el padre del modernismo, falleció. Incluso antes de ese suceso, su obra ya era reconocida como señera en la literatura en español del siglo XX.  Con su creación literaria recorrió los continentes americano y europeo, y pese a una convulsa vida personal logró colocarse entre los escritores contemporáneos más importantes. 

El enorme león que se posa sobre su tumba en la Catedral de León, Nicaragua, sigue rugiendo al mundo que esta tierra centroamericana fue la cuna de un grande. Y como parte de los homenajes que se han realizado por varias naciones, la UCR se une a éstos para analizar desde distintas facetas la vida de este escritor durante el Coloquio Internacional. Darío contemporáneo, que se realizará los días miércoles 8 y jueves 9 junio en la Facultad de Letras.

Según la Dra. Ruth Cubillo Paniagua, coorganizadora del coloquio y coordinadora del Programa de Investigaciones en Literatura Comparada, de la Escuela de Lenguas Modernas, este era un encuentro obligatorio por la magnitud de Rubén Darío en la historia de la literatura. 

La inauguración está programada para el miércoles 8 de junio, a las 9:30 a.m. en la Sala Joaquín Gutiérrez Mangel, en el 4º piso de la Facultad de Letras.  Ese día las coorganizadoras María Amoretti Hurtado y Ruth Cubillo darán la bienvenida a los académicos que expondrán durante los dos días. El escritor será abordado desde lo erótico, lo político, el esoterismo y lo afro descendiente, todas distintas miradas a la luz de la teoría literaria contemporánea.

El coloquio se divide en cuatro sesiones y una clausura musical basada en su famosa poesía titulada Sonatina, de la que él escribió en su autobiografía que “otras que han llegado a ser de las más conocidas y repetidas en España y América, como la Sonatina, por ejemplo, que por sus particularidades de ejecución, yo no sé por qué no ha tentado a algún compositor para ponerle música. (...) la musicalidad en este caso, sugiere o ayuda a la concepción de la imagen soñada”.  Y atendiendo a este reclamo en el vestíbulo de la Facultad de Letras, el jueves 9, a las 5 p.m., se realizará el concierto Sonatina, con la voces del tenor Mario Alberto Marín González; de Elena Zelaya, soprano; y Andrés Rodríguez Alfaro, tenor; acompañados al piano por el Dr. Manuel Matarrita Venegas, director de la Escuela de Artes Musicales.

En el perfil de Facebook Coloquio Internacional. Darío contemporáneo se incluye un programa detallado de las ponencias.  La asistencia es abierta al público. Otras entidades vinculadas en la organización son el Centro de Investigaciones Históricas de América Central (CIHAC-UCR) y la Asociación Costarricense de Filólogos. 

El poeta niño

Félix Rubén García Sarmiento nació el 18 de enero de 1867, conocido mundialmente como Rubén Darío, fue un niño precoz que aprendió a leer a corta edad.  En su autobiografía dijo:  "De mí sé decir que a los diez años ya componía versos, y que no cometí nunca una sola falta de ritmo". Se le llamó el poeta niño por su notable talento para la rima.  En contraste con su brillantez, su infancia estuvo marcada por la inestabilidad familiar y un prematuro alcoholismo, mismo que lo afectó hasta su muerte.  Sin embargo, su época escolar en León, Nicaragua, se vio favorecida por la intensa vida cultural de esa ciudad y el entorno político familiar en el que creció. 
Con solo 19 años publicó en Santiago de Chile su libro Azul, atrayendo la atención de la crítica de su época.  Junto a su prolífica creación, también se desempeñó como diplomático, periodista y sobre todo, como embajador literario de Nicaragua en el mundo.  Además de considerarse el padre del modernismo, se llamó también el Príncipe de las Letras Castellanas.  Pese a tener méritos suficientes por su propio trabajo, las comparaciones no se hicieron esperar con otros grandes como Walt Whitman o Luis de Góngora, figura del Siglo de Oro español.
En 1890 se estableció en Costa Rica donde ejerció el periodismo en los diario La Prensa Libre y El Heraldo, bajo la dirección de Pío Víquez.  Durante su estancia costarricense nació su hijo Rubén Darío Contreras.  Tras un largo recorrido por Europa y otras naciones americanas, Rubén Darío regresa a León, Nicaragua, con un deteriorado estado de salud y fallece.  Finalmente, fue enterrado en la Catedral de León, a los pies de la estatua de San Pablo, aunque en vida fue un conocido liberal y escribió muchas líneas contra los poderes eclesiásticos y políticos de su tiempo.  Actualmente, en Ciudad Darío, en Matagalpa, se encuentra la Casa Museo de Rubén Darío que conmemora la vida del escritor.
Regresar Arriba