Saltar Navegación
inicio > noticias > 2010 > 09 > 22 > estudiantes-de-chira

Estudiantes de Chira

realizaron por primera vez prueba de admisión en la isla
22 sep 2010Vida UCR
Por primera vez la UCR aplicó en la isla de Chira, la prueba de admisión, para brindar a estos …
Por primera vez la UCR aplicó en la isla de Chira, la prueba de admisión, para brindar a estos estudiantes mayores oportunidades de acceso a la educación superior pública. Foto: Laura Rodríguez Rodríguez.

Por tierra y por mar viajó la prueba de admisión de la Universidad de Costa Rica (UCR) hasta la isla de Chira, localizada en el golfo de Nicoya, en donde un grupo de jóvenes esperan ver cumplido su sueño de ingresar el próximo año a este centro de educación superior y convertirse en profesionales.

“Me gustaría estudiar Inglés para dar clases en la escuela de Palito”, dijo muy decidido Daniel Medina Cruz, estudiante de último año del Liceo Isla de Chira, en donde el pasado 18 de setiembre se aplicó por primera vez la Prueba de Aptitud Académica (PAA) de la UCR a 18 estudiantes, 14 hombres y cuatro mujeres, que de un total de 25 alumnos de undécimo año realizaron la prueba.

La UCR realizó este año por primera vez la prueba en cuatro sitios de la provincia de Puntarenas, entre ellos la Isla de Chira, con el objetivo de garantizar más equidad en el acceso a la educación superior y de brindar mayores oportunidades a estudiantes de zonas rurales de difícil acceso.

En el Liceo de Isla de Chira, 18 estudiantes que están finalizando la secundaria realizaron la …
En el Liceo de Isla de Chira, 18 estudiantes que están finalizando la secundaria realizaron la prueba de admisión de la UCR, con la esperanza de ingresar el próximo año a esta Institución (foto Laura Rodríguez).

El Vicerrector de Vida Estudiantil, Magister Carlos Villalobos Villalobos, viajó a la isla, y junto con la coordinadora del Programa de Voluntariado de esta Vicerrectoría, Magistra Ligia Delgadillo Solano, tuvieron a su cargo la aplicación de la PAA.

Daniel Medina es un buen ejemplo de las aspiraciones de superación de los jóvenes de Chira y su deseo de volver como profesionales para contribuir con el desarrollo de su comunidad.

Sin embargo, las oportunidades educativas de esta población están fuera de la isla. “La mayoría de jóvenes que terminan el colegio se quedan aquí rezagados, otros salen de la isla y no regresan”, expresó este hijo de pescadores de 19 años y con cinco hermanos.

El Vicerrector  Carlos Villalobos, y  Ligia Delgadillo, aplicaron la Prueba de Aptitud Académica …
El Vicerrector Carlos Villalobos, y Ligia Delgadillo, aplicaron la Prueba de Aptitud Académica en la isla de Chira (foto Laura Rodríguez).

El Liceo de Isla de Chira fue fundado hace 14 años y cuenta con alrededor de 180 alumnos. Además, en la isla hay tres escuelas distribuidas en los principales centros de población: Palito, San Antonio y Jícaro.

Anteriormente, los estudiantes interesados en realizar la prueba de admisión de la UCR tenían que trasladarse a la ciudad de Puntarenas, lo que representaba una limitación geográfica y económica. Si bien Chira se encuentra a 45 minutos en lancha desde ese puerto, el costo solo en pasajes es de ¢8 800.

“Esta es una oportunidad única, nosotros fuimos los afortunados al ser los primeros en realizar este examen aquí, ya que en los años anteriores muchos chicos no podían salir a hacerlo por cuestiones económicas”, manifestó muy entusiasmada Marilyn Gómez Vargas, otra de las estudiantes de Chira, que tiene como meta estudiar Psicología y, como segunda opción, Administración de Negocios.

Marilyn Gómez Vargas, de 20 años, está dispuesta a dejar la isla para alcanzar su sueño: llegar a …
Marilyn Gómez Vargas, de 20 años, está dispuesta a dejar la isla para alcanzar su sueño: llegar a ser psicóloga (foto Laura Rodríguez).

Esta joven padece una discapacidad física como consecuencia de una enfermedad genética que afecta la movilidad de las extremidades.

No obstante, para ella el estudio es primordial. “Me gustaría ingresar a la UCR, no importa a cuál sede, me encanta estudiar, mi tiempo se lo dedico al estudio”, dijo Marilyn, calificada por sus compañeros y su madre, Vianey Vargas, como “una estudiante muy aplicada, inteligente y responsable”.

Chira tiene una extensión de 43 kilómetros cuadrados y una población de más de 3 000 habitantes. Cuenta con los principales servicios públicos, tales como electricidad, Internet, agua y un moderno Ebais de la Caja Costarricense de Seguro Social; si embargo, todavía no hay acceso a servicios bancarios dentro de la isla.

Para Yordi Vega, los jóvenes de Chira no tienen las mismas oportunidades de superación que los de …
Para Yordi Vega, los jóvenes de Chira no tienen las mismas oportunidades de superación que los de otras zonas del país (foto Laura Rodríguez).

La principal fuente de empleo para los isleños es la pesca, pero en los últimos años este recurso ha disminuido y en época de veda las familias reciben un subsidio del Estado.

Esta situación restringe mucho las posibilidades de desarrollo de la población joven, opinó Fabiola Martínez, para quien el empleo es clave para evitar la emigración de Chira. “Nos faltan más fuentes de empleo. La pesca ya no da y el turismo está poco desarrollado, por eso hay que empezar a estudiar para poder superarse”, comentó Fabiola, también estudiante del Liceo de Chira que quiere llegar a ser médica y regresar a la isla a trabajar. “En este momento no hay personas de Chira graduadas en Medicina, solo en Enfermería”, añadió.

Yordi Vega Masís, de 17 años, también siente que Chira está excluida de algunas oportunidades que sí tienen los jóvenes en otras zonas del país. “Aquí tenemos muchos jóvenes con talentos para la música y el fútbol, y como vivimos en una isla olvidada por los políticos, entonces no tenemos oportunidades”, afirmó.

Yordi desea estudiar Ingeniería en Sistemas y ve como una opción realista ingresar a la Sede de Puntarenas, no solo por la cercanía a Chira, sino porque allí es donde tiene familia para hospedarse.

Pese a las dificultades que tienen que sortear, estos jóvenes son optimistas y ven en la educación superior una herramienta de superación personal y una forma de aportar al mejoramiento de las condiciones sociales y económicas de sus comunidades

La presencia de la UCR en la isla de Chira en esta oportunidad, permitió a la delegación conocer un poco más de cerca las diferentes facetas de esta región del país. Algunas de sus escenas características las plasmó Laura Rodríguez con su cámara, y pueden ser observadas en esta galería de fotos.


Un puente con Chira


Carlos VillalobosEl Vicerrector de Vida Estudiantil de la UCR, Magister Carlos Villalobos Villalobos, relató su experiencia como coordinador de la prueba de admisión en la isla de Chira.

“Confieso que escogí, a propósito, fungir como coordinador de esta experiencia. Sabía que era un momento histórico, pues esta aplicación marcaba el inicio de un puente de oportunidades para un grupo de estudiantes que, de acuerdo con nuestros propios estudios, teníamos claro que para ellos era muy difícil salir a realizar la prueba.

No era la primera vez que la UCR llegaba a la isla, pues son varios los proyectos que se desarrollan en esta porción de tierra del golfo de Nicoya. Pero esta vez había una expectativa diferente: un grupo de estudiantes de quinto año se preparaba para aplicar, por primera vez en su propio colegio, el examen de admisión.

Esta prueba se aplica en 185 sedes en todo el territorio nacional, pero cada año se valoran nuevos sitios y, esta vez, justo en el marco del aniversario 50 de la Prueba de Aptitud Académica, le correspondió a cuatro lugares nuevos alejados de San José: Jicaral, Cóbano, Puerto Jiménez e isla de Chira, de la provincia de Puntarenas.

Llegamos a la isla muy temprano el día viernes 17 de setiembre. Durante el recorrido fue posible advertir la dinámica social de un poco más 3 000 habitantes que intentan sobrevivir entre las vicisitudes de la pesca artesanal, el turismo y algunas incipientes actividades comerciales. La gente habituada a sus propios rostros se saludan desde los cajones de los vehículos de carga, sus bicicletas que se dejan en cualquier parte sin candado y las infaltables motocicletas en las que hasta cuatro miembros de la familia recorren el camino de piedra que une Bocana, Jícaro, San Antonio, Pochote, Montero y Palito.

Es una dinámica apacible, pero de reto: las oportunidades de trabajo son escasas y muchos jóvenes se ven obligados a abandonar la isla. El colegio ofrece una alternativa de formación y muchos aspiran a continuar sus estudios en la Universidad. Y aunque algunos lo han logrado, es difícil para las familias siquiera enviarlos a Puntarenas a aplicar la prueba.

Esta vez el grupo entero, salvo un solo estudiante, pudo realizar el examen. La oportunidad se abre. La Universidad tiene ahora el reto. Los que logren entrar posiblemente requieran de beca, residencia y demás beneficios.

Cuando salí con la caja de pruebas y me despedí de estos muchachos y muchachas, pensé en Chirá, el cacique que libró batallas, y que según la leyenda le heredó el nombre a este lugar. Hoy sus habitantes siguen enfrentando nuevas luchas. Este refugio de miradas antiguas es, al mismo tiempo, un lugar llamado a promover el desarrollo integral de sus habitantes. Estoy seguro que, en lo que a su función compete, la Universidad bien puede y debe contribuir con esta tarea”.
 

 

Patricia Blanco Picado
Patricia Blanco Picado
Periodista Oficina de Divulgación e Información
patricia.byqmclancopicado@ucr.jhqnac.cr
Regresar Arriba