Saltar Navegación
inicio > noticias > 2010 > 05 > 10 > con-fuerza-de-volunt...
Terremoto de Cinchona

Con fuerza de voluntad se impulsa la reconstrucción …

10 may 2010Sociedad
Un grupo interdisciplinario de estudiantes de la UCR han trabajado en Cinchona desde febrero de …
Un grupo interdisciplinario de estudiantes de la UCR han trabajado en Cinchona desde febrero de 2009, el grupo ha ido creciendo según las necesidades de las diferentes comunidades aledañas a la zona más afectada por el terremoto (foto Anel Sancho).

¡Quién podría pensar que a un año de la destrucción que causó el terremoto de Cinchona, uno de los poblados afectados podría estar celebrando entre risas de niños, deliciosas comidas típicas y artesanías hechas por los jóvenes del colegio, con materiales de desecho!

Esto fue lo que vivieron los pobladores de Dulce Nombre de Fraijanes, en Alajuela, durante el primer Festival de Verano de Dulce Nombre, realizado el fin de semana ante pasado.

La celebración posible gracias a un proyecto de Trabajo Comunal Universitario  (TCU) desarrollado por la Escuela de Nutrición de la Universidad de Costa Rica (UCR), el cual se había desarrollado solamente en Talamanca.

Sin embargo a raíz del terremoto que sacudió Cinchona y los poblados aledaños el año pasado, se extendió a esta zona afectada.

Yeimy Flores, Coordinadora del TCU 504 en Alajuela comentó que empezaron con la comunidad de Dulce Nombre, identificando algunos de los problemas.

Uno de los datos más interesantes para el trabajo que realizaron posteriormente fue determinar que en la zona no había ningún tipo de recreación para sus pobladores. Por eso comenzaron con actividades para todas las edades.

Estas son algunas de las coloridas artesanías que los jóvenes de Dulce Nombre han elaborado con …
Estas son algunas de las coloridas artesanías que los jóvenes de Dulce Nombre han elaborado con la guía de los estudiantes del TCU. Están hechas con botellas de plástico recicladas (foto Anel Sancho).

Actividades para todas las edades

Para las señoras de la comunidad, el TCU ofrece orientación sobre manipulación de alimentos y estilos de vida saludable.

También, a los padres y madres de familia les han dado charlas acerca del manejo del presupuesto familiar, lo cual ha sido de gran ayuda, sobre todo en estos tiempos en que la crisis para ellos es aún mayor.

En el caso de los niños y niñas, se les ha instruido en expresión corporal.

El proyecto con los jóvenes es aún más ambicioso, ya que actualmente están creando artesanías con materiales de desechos, tales como billeteras de cajas de leche, flores y mariposas con botellas plásticas y muchos otros materiales.

Los jóvenes han logrado integrarse socialmente y por el momento valoran la posibilidad de crear una micro empresa para ayudar a sus familias con la venta de artesanías. Todo esto sin dejar de lado su educación secundaria.

Los jóvenes de la Comunidad de Dulce Nombre de Fraijanes actualmente trabajan en su tiempo libre …
Los jóvenes de la Comunidad de Dulce Nombre de Fraijanes actualmente trabajan en su tiempo libre creando artesanías y valoran crear una microempresa para ayudar a sus padres con los gastos de la casa (foto Anel Sancho).

Con ellos también se han trabajado temas importantes para su desarrollo profesional, como el liderazgo, trabajo en equipo, autoestima, conservación ambiental, reciclaje y calentamiento global, entre otros.

Este TCU es interdisciplinario e involucra a la Escuela de Geografía y a la Finca Experimental Fraijanes, entre otros.

El festival

En la actividad participaron más de 150 personas de las zonas cercanas, como Laguna, Fraijanes, Sabanilla y de algunos lugares lejanos como San José, y Miramar de Puntarenas.

Las señoras vendieron sus comidas, muy bien preparadas, de acuerdo con las técnicas sobre manipulación de alimentos.

Mientras tanto, los niños y las niñas disfrutaron jugando con los globos de colores, de  formas diferentes, y con los pinta caritas. Estas diversiones fueron posibles gracias a la colaboración de personas que voluntariamente ofrecieron su trabajo por los niños.

Los jóvenes de la comunidad vendieron muchas de sus artesanías y ahora tienen una mejor idea de cómo comercializar su mercadería. Esperan estar organizados en un futuro cercano, y lograr algún día tener una condición de vida similar o mejor de la que tenían antes del terremoto. 
Regresar Arriba