Saltar Navegación
inicio > noticias > 2009 > 07 > 01 > veinte-anos-de-pasio...

Veinte años de pasión por la estampa

1 jul 2009
Cromoxilografía “Viaje infinito”, de Alberto Murillo (Imagen cortesía Alberto Murillo).
Cromoxilografía “Viaje infinito”, de Alberto Murillo (Imagen cortesía Alberto Murillo).

Xilografías, litografías, grabados en metal, serigrafías, monotipias, libro arte y estampas digitales conforman la exposición retrospectiva de grabados 20 años de Estampasión (1989/2009), del artista Alberto Murillo Herrera, que se inauguró el miércoles 1 de julio, a las 7:00 p.m., en el Instituto de México.

En ella están presentes sus figuras de animales, sus plantas, sus paisajes, sus retratos familiares y hasta sus autorretratos.

Esta exposición recoge la historia gráfica de la carrera de Alberto y una muestra de su amplia producción, presente tanto en el arte costarricense como latinoamericano.

Estampasión permite al espectador recorrer y recordar los Retratos de Julia, su primera exposición individual, continuar con Los Cuervos, Las corridas, El bosque nuboso, Emiliano y los peces, Los Autorretratos, hasta concluir con un ballet en Tárcoles en sus estampas digitales.

Estampa digital “Atardecer”, de Alberto Murillo H. (Imagen cortesía Alberto Murillo).
Estampa digital “Atardecer”, de Alberto Murillo H. (Imagen cortesía Alberto Murillo).

Esta retrospectiva de Alberto Murillo es auspiciada por la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad de Costa Rica, la Embajada y el Instituto de México y permanecerá abierta, de lunes a viernes, de 8:00 a 5:00 p.m., hasta el 28 de julio.

Figura destacada del grabado

Para el Lic. Pedro González Olvera, director del Instituto de México, en todas las facetas Alberto Murillo “muestra su talento, el manejo experto de la técnica y su don de gentes; desde luego, son las primeras de estas cualidades las que lo han hecho situarse como una de las más destacadas figuras en el firmamento de las artes plásticas de Costa Rica y de América Latina”.

A él en particular le impresionan sus retratos y autorretratos, porque “son verdaderos espejos del alma que transmiten con profundidad estados de ánimo y hasta sentimientos, pero no puedo dejar de lado sus paisajes o las figuras de diferentes animales que constituyen fieles representaciones de la naturaleza en todo su esplendor o en la versión que lleva una carga destructiva que el ser humano difícilmente puede evitar”.

Punta seca “Autorretrato”, del artista Alberto Murillo Herrera (Imagen cortesía Alberto Murillo).
Punta seca “Autorretrato”, del artista Alberto Murillo Herrera (Imagen cortesía Alberto Murillo).

“Ahora Alberto conmemora veinte años de trabajo continuo y fecundo. Son dos décadas de “Estam-pasión”, es decir de desarrollar su pasión por la estampa, por el grabado, por el dibujo, por el color, por el binomio blanco-negro, por la madera, por el libro artesanal, ese libro arte que todos quisiéramos elaborar, pero que solo se les da a los grandes maestros, a los apasionados, a los espíritus favorecidos con la potencia del alma”, recalca el Lic. González Olvera.

Por su parte, el pintor y grabador Luis Paulino Delgado Jiménez, expresa que en esta retrospectiva Alberto “reafirma, en su corta y sólida carrera, su constancia en el trabajo, lo que le ubica como maestro del grabado. Su pasión por la gráfica lo ha llevado a investigar y a experimentar en múltiples técnicas: xilografía, punta seca, aguafuerte, aguatinta, mesotinta, litografía, monotipia, y las más contemporáneas, que incluyen las técnicas mixtas y las digitales”.

Considera que “la obra gráfica de Alberto Murillo es una combinación perfecta de lo que debe ser la convivencia humana: experiencia y juventud; rescata los valores que el tiempo no borra y asimila las nuevas tendencias que enriquecen ese pasado presente. Logra, por la diversidad de técnicas que ha estudiado y experimentado, ser respetado como grabador”.

Para Delgado la exhibición retrospectiva de veinte años de labor ininterrumpida de Murillo Herrera, “es digna de ser expuesta en cualquier latitud y lo reafirma como referente contemporáneo del grabado nacional”.

Punta seca “Marea baja”, de Alberto Murillo (Imagen cortesía Alberto Murillo).
Punta seca “Marea baja”, de Alberto Murillo (Imagen cortesía Alberto Murillo).

El artista

Alberto Murillo Herrera obtuvo su Bachillerato en Artes Plásticas con énfasis en Grabado en la Universidad de Costa Rica, y su Maestría en Bellas Artes con énfasis en Grabado y una subespecialidad en Dibujo, en la Universidad de Iowa, Estados Unidos.

Entre los premios que ha recibido figuran el Gran Premio y Medalla Goya de Oro en la “X Bienal Iberoamericana de Arte”, en 1996, y el Premio Nacional de Cultura “Aquileo J. Echeverría en Artes Plásticas 1999”, en Grabado.

Alberto ha realizado numerosas exposiciones individuales y colectivas en galerías nacionales y extranjeras, como la Galería Joaquín García Monge, la Galería Nacional de Arte Contemporáneo, la Galería de Bellas Artes, el Museo Nacional de la Estampa en México, la McAuley Gallery del MountMercy College en Iowa, Estados Unidos; el Museo de Arte Contemporáneo de Santiago de Chile, la Casa Sperlari en Cremona, Italia; y el Centro Cultural Oboé en Fortaleza, Brasil.

Sus obras figuran en importantes colecciones en Costa Rica, Estados Unidos, México, Alemania e Italia.

También ha realizado diversas publicaciones, entre ellas, “Del grabado tradicional a la alquimia del grabado no tóxico”, “La peor crítica es la que no se hace” y “Francisco Amighetti, artesano grabador”.

Alberto Murillo, además, ha sido curador de diversas exposiciones, miembro de varios jurados, y profesor e investigador de la UCR. Desde el 2006 ocupa el cargo de director de la Escuela de Artes Plásticas de la UCR.

María Eugenia Fonseca Calvo.
Periodista Oficina de Divulgación e Información
maria.fontlwksecacalvo@ucr.pomxac.cr
Regresar Arriba