Saltar Navegación
> noticias > 2017 > 12 > 04 > diversidad-social-su...

Diversidad social supera barreras estructurales

Docente de origen chino y residente en Estados Unidos, analiza similitudes entre la Gran Muralla China y el llamado muro de Trump.
4 dic 2017Sociedad
La diversidad cultural actual evidencia el fracaso de cualquier esfuerzo tangible o intagible por mantener la pureza de un grupo social. 
La diversidad cultural actual evidencia el fracaso de cualquier esfuerzo tangible o intagible por mantener la pureza de un grupo social. 

Pese a la distancia geográfica que separa a Estados Unidos y China, ambas naciones retratan esfuerzos fallidos por mantener una pureza cultural y por el contrario, se enfrentan a una sociedad globalizada y cada día más diversa.

Así lo señaló la Ph.D. Mimi Yang, profesora de lenguas Modernas en Carthage College, Estados Unidos, quien recientemente visitó la Universidad de Costa Rica (UCR) para impartir la conferencia “Cruzando entre la Gran Muralla China y el Gran Muro de Trump”.

Según la académica, la humanidad ha sido testigo de esfuerzos en diversas latitudes por construir muros para definir un territorio, los cuales evidencian la “necesidad imperial” de ciertos grupos por crear una identidad cultural y defender la pureza de la sangre.

En China, la construcción de la Gran Muralla dio inicio durante la dinastía Qin, pero fue el emperador Qin Shi Huang quien consolidó la obra como un esfuerzo por proteger el territorio de la invasión de los pobladores del norte del país, que definía como bárbaros nómadas.

Por su parte, la construcción de un muro fronterizo entre Estados Unidos y México ha sido apoyada por diversas administraciones a lo largo de la historia y ahora es el mandatario Donald Trump quien impulsa su consolidación.

La Ph.D. Mimi Yang afirmó que tanto la Muralla China como el Muro de Trump son divisiones geográficas, que también evidencian barreras mentales. 
La Ph.D. Mimi Yang afirmó que tanto la Muralla China como el Muro de Trump son divisiones geográficas, que también evidencian barreras mentales.  - foto Cristian Araya Badilla.

A criterio de la experta, tanto la Gran Muralla como el ahora llamado Muro de Trump, muestran las formas en que se intentan materializar barreras mentales, que como lo hacen los ladrillos, unen principios intangibles como la supremacía y la antimigración.

“Estas no son solo divisiones geográficas, son también culturales, de la mente y del alma” afirmó la experta, quien detalló que ambos esfuerzos han sido liderados por hombres autoritarios cuya psicología de triunfador afecta la calidad de vida de otros ciudadanos.

Yang señaló que tales figuras se consolidan como representantes de grupos de la sociedad que además de tener miedo, se sienten amenazados y por ello necesitan el liderazgo de alguien que proteja sus intereses.

La profesora afirmó que, pese a este tipo de esfuerzos de protección de territorios e incluso, de la consolidación de barreras estructurales, se ha evidenciado que responden a un pensamiento incoherente con la dinámica social actual.

La presencia de 45 millones de hispanohablantes residentes en Estados Unidos, así como la diversidad cultural y étnica que caracteriza a China actualmente, evidencian el fracaso de cualquier nación o grupo social por mantenerse aislado.

Yang, quien nació en China, creció en España y actualmente es residente en Estados Unidos lamentó la forma en que políticas y mentalidades como las que reflejan estos proyectos estructurales, convierten a los ciudadanos en “extranjeros en su propia casa”.

Andrea Méndez Montero
Andrea Méndez Montero
Periodista, Oficina de Divulgación e Información
andreamendez.ucr@gmail.com