Saltar Navegación
X
inicio > noticias > 2017 > 07 > 14 > oit-olvido-a-13-mill...

OIT olvidó a 1,3 millones de personas afiliadas al régimen de pensiones de la Caja

Investigadores responden a observaciones del Organismo Internacional del Trabajo (OIT) sobre estudio actuarial del IVM
Patricia Blanco Picado, Periodista Oficina de Divulgación e Información
Gabriela Mayorga López, Periodista, Oficina de Divulgación e Información
Categoría: Ciencias Económicas - 14 de julio de 2017.
El grupo de investigadores de la UCR conformado por –de izquierda a derecha–: Luis Barboza Chinchilla, Rodrigo Arias López y Alexander Ramírez González, actuarios encargados de realizar el estudio sobre la sostenibilidad del IVM.  
El grupo de investigadores de la UCR conformado por –de izquierda a derecha–: Luis Barboza Chinchilla, Rodrigo Arias López y Alexander Ramírez González, actuarios encargados de realizar el estudio sobre la sostenibilidad del IVM.  
La Escuela de Matemática de la Universidad de Costa Rica (UCR), encargada de realizar el estudio actuarial del régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), afirma que el modelo empleado en el análisis no infla la población afiliada, así como tampoco la acumulación de derechos; la modelización demográfica es adecuada y no genera una sobreestimación de la población afiliada y jubilada y la modelización de los salarios de referencia y las fórmulas de cálculo de las pensiones se apegan a lo establecido en el reglamento del IVM.
 
Los tres investigadores que estuvieron a cargo del estudio, explicaron que las estimaciones sobre el gasto futuro en pensiones debe contemplar a toda la población que tiene derecho a pensionarse, porque están cotizando o han cotizado en algún momento para el IVM. La población que actualmente cotiza (activos) son 1,5 millones de cotizantes, pero hay 1,3 millones más de afiliados, que han dejado de cotizar pero que tienen derechos adquiridos, porque sus aportes no vencen. 
 
Ese 1,3 millones de afilicados al régimen, tienen nombre y apellidos, no son una sobreestimación del estudio de la UCR, son personas reales con derechos adquiridos. 
 
"Yo tengo un amigo que trabajó en la UCR dos años, él cotizo para la Caja esos dos años y luego salió del país, pero volvió por tres años más, ahora vive en el extranjero, él tiene derecho a pensión y él debe estar contemplado como un posible futuro pensionado  y hay que considerarlos en las estadísticas", comentó uno de los actuarios de la UCR, Alexander Ramírez González.
 
Los académicos advierten que al ser el IVM de vital importancia para el futuro de la población costarricense, el bienestar de las familias y las personas, la politización de los aspectos técnicos significa un gran riesgo de distorsión de los datos que no beneficiará a nuestro país ni a sus habitantes.
 
El investigador Rodrigo Arias López, explicó que se comete un grave error y se afecta el futuro del IVM al hacer cuestionamientos, "sin sustento", que afectan la credibilidad de los datos. Explicó que fueron los sindicatos participantes de la mesa de diálogo, los que solicitaron criterio a la OIT.
 
"La OIT opina porque los sindicatos así lo pidieron, yo en mi situación personal si fuese empleado de la OIT no hubiera participado porque la organización tiene conflicto de intrerés, ya que en años pasados habían dado información errada sobre el régimen"  señaló Arias. 

El grupo de investigadores responsables del estudio fue conformado por Rodrigo Arias López, Luis Barboza Chinchilla y Alexander Ramírez González, estos actuarios realizaron el estudio sobre el cual se deberían tomar las decisiones necesarias para garantizar la sostenibilidad del régimen de pensiones más importante de Costa Rica.

 

UCR aclara varios aspectos planteados por la OIT

  1. El uso de la base completa de 2,8 millones de afiliados del IVM, en lugar de utilizar solamente 1,5 millones de cotizantes, fue una decisión ampliamente analizado entre los actuarios de la UCR y de la CCSS.
  2. Se hicieron dos estudios actuariales separados: uno con los afiliados, (que se incluyó en el estudio actuarial) y otro con los cotizantes. Los costos sobre salarios, los años en que se agotarán los ingresos totales y la reserva, resultaron bastante similares en ambas situaciones.
  3. Un total de 62.537 afiliados de IVM no cotizaron en el año 2015 y al 31 de diciembre del 2015 estaban vivos y no pensionados, con 15 o más años cotizados. Estas personas bien pueden no volver a cotizar; sin embargo, en caso de invalidez, vejez o muerte, se consolida el derecho a los beneficios, sin aparecer como Población Económicamente Activa (PEA). Incluso, alguna parte de ellos podría estar fuera de Costa Rica, por lo que tampoco aparecería en la población nacional. Pueden seguir cotizando y tendrán mayores beneficios. Los que tienen menos de 15 años cotizados y no cotizaron en 2015 pueden aportar nuevas cuotas y pensionarse si llegan a cumplir los requisitos. Por lo tanto, no se pueden dejar de incluir en el modelo, pues si se excluyen se tendría una subestimación de la cantidad de pensiones.
  4. En el estudio actuarial realizado por la UCR se indicó que las migraciones, las nuevas modalidades de pensión aprobadas en 2005 y 2007, la informalidad laboral, la posibilidad de acceder a más de una pensión y la no prescripción de las cuotas, ocasionarán un aumento en la cantidad de pensiones, principalmente en el caso de vejez, lo cual causará que los 6,4 cotizantes por pensionado que se tenían en 2015 se reduzcan a 1,4 en el largo plazo. En países como Finlandia el número de cotizantes por pensionado es 1,6 y bajará hasta niveles de 1,3 y 1,4 en el largo plazo.
  5. El estudio actuarial realizado por la UCR aclara que la cantidad de afiliados de IVM no debe compararse con la Población Económicamente Activa, precisamente para evitar las confusiones que tiene la OIT.

Lo anterior permite afirmar que lo observado por la OIT sobre el modelo demográfico que utilizó la UCR, no aporta nada novedoso a lo que ya se había analizado en el año 2016.

Sobre otras afirmaciones de la nota técnica de la OIT, los investigadores creen que no se hizo una lectura completa del estudio, pues señalan carencias que sí estaban contempladas.  Por ejemplo, la OIT señala que: “La fórmula de cálculo de la pensión empleada por el modelo, utiliza solo el último salario cotizado como referencia, y no el promedio actualizado de los últimos veinte años según establece la ley”. Esta afirmación es falsa y temeraria, aseguraron los investigadores.
 
El estudio elaborado para evaluar la salud financiera del régimen del IVM recomienda elevar la edad de jubilación de los trabajadores, de 65 años a 70 años, para dar sostenibilidad al sistema y advierte que la reserva del fondo se agotaría en el 2030, 10 años antes de las proyecciones de la Caja. El tema está en discusión en la mesa de diálogo Integrada por representantes de patronos, Estado y trabajadores.
 

Errores de la OIT 

Las proyecciones de la OIT subestiman significativamente la cantidad de afiliados y los gastos del IVM.  Según análisis de algunos estudios actuariales realizados por la CCSS y contratados a la OIT con corte al año 2008, comparando las proyecciones realizadas con los datos estadísticos observados en el año 2015, se obtienen resultados que causan preocupación.

Por ejemplo, la OIT supuso que la tasa de cobertura sobre la PEA sería de un 71 % en 2015, pero el dato real observado fue de un 62%; a partir de 2029 la OIT supuso inexplicablemente, que la tasa de cobertura contributiva sería de un 82% sobre la PEA. Para el año 2015 la OIT estimó 62.282 pensiones de vejez, pero el dato real que se observó fue de ¢108.085, cifra que es un 74% mayor que la estimada por la OIT.

Según los cálculos de la OIT, en 2015 se tendrían nueve cotizantes por pensionado, pero el dato real fue 6,4. También explica los motivos por los cuales la OIT estimó que en 2015 el IVM tendría un superávit de ¢529.040 millones, cuando en realidad solo sobraron ¢101.587 millones y aún más delicado en 2015 la OIT estimó que los costos de IVM serían 6,5% sobre los salarios; sin embargo, el dato real fue 9,0%.
 
Según los cálculos de la OIT del 2009, el faltante de contribuciones en IVM se presentaría a partir del año 2028; pero el déficit se presentó desde el año 2012.
 
Por el bien del mayor régimen de pensiones de Costa Rica, los investigadores de la UCRse manfiestaron anuentes a seguir aportando criterio técnico y a responder a todas las preguntas. 

El Dr. José Alexander Ramírez González, uno de los matemáticos que participó en la elaboración del estudio actuarial sobre el régimen de Invalidez, Vejez y Muerte de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), explica la posición de a UCR en torno a las observaciones hechas por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

© 2017 Universidad de Costa Rica - Tel. 2511-0000.